miércoles, 27 de enero de 2021
El tiempo - Tutiempo.net

Ciudades capitales por el impulso a la cultura

Cultura y desarrollo económico van de la mano.

La XXXV Reunión del Comité Sectorial de Cultura, tuvo su sede en la Ciudad de Buenos Aires y contó con la participación de 21 ciudades miembro de la Unión de Ciudades Capitales Iberoamericanas (UCCI).

Durante el encuentro, en que la ciudad de Buenos Aires recibió el Galardón “Capital Iberoamericana de las Culturas 2020”, se resaltó las excepcionales gestiones que han llevado a cabo cada una de las ciudades en sus territorios en un momento difícil atravesado por la pandemia COVID 19.

En este marco, a partir de los aportes realizados por las ciudades participantes en las mesas temáticas desarrolladas durante las dos jornadas, se llevó a cabo la redacción y la aprobación del Acta de la XXXV Reunión del Comité Sectorial de Cultura de UCCI. Es así que las ciudades acordaron y recomendaron:

• Ante la lectura de esta situación de crisis sanitaria y social donde impera una lógica de supervivencia en múltiples sentidos, tenemos el desafío de repensar la cultura en su dimensión de cohesión social y servicio esencial para acompañar a las personas a atravesar el hacinamiento, el agotamiento, los miedos y la incertidumbre propios de este contexto, considerando el valor de la cultura como derecho necesario para el mantenimiento de la paz social.

• Se destaca el rol de los gobiernos locales y sus organismos específicos para dar el impulso a la cultura y generar políticas concretas de apoyo al sector considerando el aporte de la cultura en sentido amplio (industrias culturales, turismo, gastronomía, entre otros aspectos) al desarrollo económico de las ciudades.

• Se reconoce la importancia de la existencia de organismos culturales en los gobiernos locales. Sólo la existencia de estas instituciones permitió poder hacer un diagnóstico certero de las necesidades y demandas de cada sector para poder acompañar a las comunidades artísticas y culturales desde un lugar de compromiso y conocimiento de sus realidades.

• La necesidad de programar contenidos digitales ha puesto de manifiesto el problema de la brecha tecnológica. Sin embargo, también ha implicado la oportunidad para que todas las ciudades activen mecanismos y herramientas veloces para tratar este tema y generar acciones concretas para democratizar el acceso a la cultura.

• Se manifiesta la necesidad de generar y mejorar los sistemas de recolección de información que recaben la situación real de los diferentes actores del sistema cultural. Esto no sólo nos permite realizar diagnósticos certeros, sino también posicionar temas hacia el interior de las estructuras de gobiernos que se ven acuciados por la crisis presupuestaria.

• Impulsar estrategias digitales para dar solidez a los sistemas de información de artistas en pos de idear eficazmente sistemas de gestión de conocimiento.

• Se destaca la capacidad de adaptación y corresponsabilidad tanto de los organismos culturales públicos como del sector privado e independiente que en la mayor parte de los casos mostraron apertura para buscar estrategias conjuntas y lograr alternativas colaborativas para un rediseño de las actividades culturales.

• Impulsar mecanismos concretos que promuevan la participación ciudadana en la planificación cultural de las ciudades.

• Se recomienda abogar por la consolidación del espacio público para el desarrollo de actividades culturales, como el lugar ideal donde podemos reencontrarnos.

• Promover fondos y programas de financiamiento específicos destinados al sector cultural que permitan generar incentivos concretos y mejores oportunidades para el desarrollo sostenible de las comunidades artísticas.

• Recuperar los aprendizajes y las oportunidades del contexto de pandemia para promover mecanismos de diplomacia cultural que permitan y multipliquen el intercambio de ideas y garanticen el acceso de las audiencias iberoamericanas a distintas expresiones artísticas y culturales de la región y que, de este modo, se continúen tendiendo puentes entre las naciones y sus pueblos para fomentar el entendimiento mutuo.

• Trabajar colaborativamente en la consolidación de un banco de buenas prácticas que mantenga en diálogo las diversas experiencias promovidas por todas las ciudades que componen esta red para garantizar un intercambio más directo y brindarnos ayuda respecto a las políticas específicas que cada ciudad ha elaborado en el contexto de pandemia.

• La cuarentena y el confinamiento nos mostraron la importancia que tienen la digitalización de los procesos que permiten la continuidad y desarrollo intensivo del programa cultural y artístico. Es un desafío de nuestras organizaciones generar estrategias para garantizar el acceso democrático a estas herramientas promoviendo el reconocimiento a la diversidad cultural de las comunidades.

• Necesidad de consolidar a la cultura como un pilar transversal del Desarrollo sostenible que considere la promoción de acciones que contribuyan a la reducción de desigualdades, para construir la paz y trabajar alineados con los objetivos de la Agenda 21.

• Considerar las posibilidades de garantizar el acceso libre y gratuito de todas las comunidades a expresiones, manifestaciones y contenidos culturales y artísticos, haciendo énfasis en aquellas poblaciones más vulneradas.

• Compromiso del ejercicio de los derechos culturales en perspectiva de ejercicio de los derechos humanos a través de acciones concretas como la garantía al acceso de recursos digitales y de conectividad.

Fuente: Unión de Ciudades Capitales Iberoamericanas (UCCI)
 

Mas Noticias

Te Recomendamos

Volver