jueves, 01 de octubre de 2020
El tiempo - Tutiempo.net

Leonardo Assaf

Investigador del Departamento de Luminotecnia, Luz y Visión de la Universidad Nacional de Tucumán.

Encrucijada presente y oportunidades del alumbrado público en la gestión municipal

No es lo mismo ahorro que eficiencia energética.

¿Qué está pasando en los municipios con el tema de ahorro energético? ¿Cómo se está avanzando en este sentido?
Creo que en forma creciente los municipios están enfrentando problemas serios de costo de la energía vinculados principalmente al alumbrado público y también a todos los puntos de consumo que tienen. En alumbrado público involucro calles, paseos, monumentos, parques, plazas, etc., y ese es un costo que se ha ido incrementando a partir del sinceramiento de las tarifas y que promete ser más grande todavía.

¿Se puede hablar hoy de alumbrado público inteligente? ¿Cómo lo definiría?
El alumbrado público inteligente está basado en una nueva tecnología que se conoce como SSL (luz de estado sólido), en donde todo el equipo de control de las luminarias se hace por un dispositivo que tiene dirección de IP y que puede dialogar con una central y conectarse con la red. Esto se está extendiendo cada vez más, pronto llegará a ser común en la Argentina. Yo creo que los municipios tienen que empezar a preparar al personal para que se familiaricen con este tipo de tecnología porque es lo que se viene.

¿Qué ventajas tiene?
Primero se basa en tecnología LED lo cual tiene una esperanza de mayor duración, mejor reproducción de colores y mayo eficiencia; pero la tecnología LED brinda la posibilidad de hacer iluminación inteligente en el sentido de que los drivers que controlan la potencia de las luminarias tienen la facultad de aumentar o disminuir la iluminación y de dialogar con la base. El municipio puede tener, minuto a minuto, online, la situación de cada una de las luminarias porque el mismo equipo reporta su propia falla y reporta inclusive la potencia que está entregando. Esto implica también una mejora del servicio en el sentido que la gestión del reclamo, que ahora se hace del usuario con la central, sería en forma automática. Tal vez el sistema de reclamos -tal como se hace actualmente- se siga haciendo para dar una satisfacción al vecino que ve una luminaria apagada, pero el municipio va a recibir mucho antes esa información, porque el reporte es inmediato. Además de tener la ubicación precisa de la falla, ya que a veces el usuario no sabe las calles o la altura de donde debe intervenir la cuadrilla de mantenimiento municipal. El actual "sistema de reclamo" implica mucho más personal, con el nuevo sistema se simplifica, se ahorra en personal y se responde mucho más rápido.

Y segundo, normalmente los sistemas de alumbrado se sobredimensionan porque hay una depreciación de la cantidad de luz con el tiempo; cuando es nuevo, el sistema está sobreiluminado. Esto con el sistema de iluminación inteligente se va evitar porque esa sobrepotencia puede ser regulada. El sistema va a estar siempre entregando las condiciones de servicio, nunca de más, hasta que llegue el momento donde no pueda hacerlo, momento que corresponderá al mantenimiento de la instalación.

¿Qué variables hay que tener en cuenta para planificar e implementar un sistema de alumbrado público sustentable y que satisfaga a la comunidad?
Este tema entra dentro del concepto de diseño. El diseño es el procedimiento para obtener un alumbrado público que satisfaga a una serie de requisitos, donde interviene la visión, la estética, el sentimiento de seguridad, el plan urbanístico, la eficiencia energética, y eso es cuestión de especialistas. El especialista es la persona que entiende de alumbrado público y que puede hacer un buen diseño. Se puede hacer una enumeración de las variables que hay que tener en cuenta, pero es el diseñador de alumbrado el que sabe cómo hacerlo en cada caso. Por ello es importante que los municipios capaciten a su personal; dentro de la gestión municipal, el alumbrado público ocupa un lugar importante, en el sentido de que tiene un costo de instalación, de explotación, de mantenimiento y además tiene una percepción en la comunidad. De lo que más se quejan los ciudadanos es del alumbrado público, porque lo pueden percibir. No hay otras gestiones municipales tan sensibles para el contribuyente, para el ciudadano, como lo es el alumbrado público. Con el alumbrado público el contribuyente es muy crítico, entonces la gestión municipal y el diseño de los sistemas tienen que estar hechos por especialistas para que tengamos eficiencia y para que la gente esté satisfecha.

¿Es lo mismo ahorro energético que eficiencia energética? ¿Por qué?
Yo creo que la salida para esta situación es la eficiencia energética, el objetivo es el ahorro energético pero obtenido mediante la eficiencia, no mediante el retroceso de las condiciones del servicio. A veces se suele simplificar el tema y el ahorro energético se hace por una disminución de condiciones de servicio. Los municipios están preocupados por el tema del sinceramiento de la tarifa de electricidad e intentan hacer ahorro energético, pero si con eso perjudican las condiciones de servicio, a la larga se perjudican también, involucra una falta en la percepción de los usuarios sobre la gestión municipal. No es lo mismo eficiencia que ahorro energético, a pesar de que la eficiencia energética implica el ahorro, pero el ahorro uno lo puede hacer dañando las condiciones de servicio, como se hacía hace algunos año apagando una de cada dos luminarias.

Seguramente muchos municipios saben que está en vigencia el PRONURE impulsado por la Secretaría de Energía de la Nación, con el cual se otorgan las luminarias de LED a los municipios para que se haga el recambio de sodio por la tecnología nueva. Las luminarias que se entregan deben estar calificadas por unos ensayos simplificados, lo cual asegura un cierto nivel de calidad. Hay una gran expectativa dentro de los municipios sobre lo que la tecnología LED puede brindar, pero aquí también hay que ser cauteloso, porque no hay evaluación independiente de la tecnología LED, ni hay todavía una capacidad metrológica bien desarrollada sobre este tema, todavía no hay normas nacionales. Hay productos de mercado que no satisfacen las promesas que hacen o lo que se espera de ellos. Si bien es cierto que la Secretaría de Energía ha impulsado los requisitos que deben cumplir las luminarias LEDs, mediante pruebas simples en laboratorios de ensayo nacionales, las pruebas completas de luminarias LED no se pueden aún hacer en la Argentina, y en ese contexto es difícil predecir el cumplimiento de las especificaciones de los productos.

¿Existe un avance en los municipios sobre la tecnología LED?
Los municipios tienen una gran expectativa sobre la tecnología LED y ya hay muchas instalaciones que se están haciendo, sobre todo en los núcleos centrales de las grandes ciudades, se está cambiando de sodio hacia el LED. El sodio tiene una reproducción de colores de inferior calidad al LED; el efecto del cambio de luz amarilla a luz blanca es impactante y produce gran satisfacción en los ciudadanos. Pero no se puede generalizar una receta: "cambien sodio por LED", hay que ser cuidadosos en seleccionar productos; hay productos LED que en materia energética todavía no compiten con el sodio. Otros que no compiten en duración, hasta algunos que no compiten ni en eficiencia ni en duración, esto por no hablar de precio.

¿Cuáles son las tendencias actuales en alumbrado público?
Es la migración de tecnología de sodios a LED, de luz cálida a luz fría. Es un salto de eficiencia de los 80 lúmenes por vatio hasta los 140 y más lúmenes por vatio y desde las 20.000 horas a las 30.000 y más horas de duración de la luminaria. Esa es la tendencia. Los LEDs tienen mayor respuesta de color, más eficiencia y más duración. Siempre y cuando se trate de productos de buena calidad, porque también en los municipios que no han atendido ese rubro y han experimentado con LED, han sufrido en carne propia pagar un producto que es bastante caro y que no les ha dado el resultado que esperaban. He visto propagandas que salen en las revistas especializadas y que aparecen en internet de luminarias LED que dicen que tienen rendimientos que es imposible de lograr. O sea se está engañando, y por eso hay que tener cuidado y debe ser una cuestión que resuelvan los especialistas. Si el municipio no tiene especialistas, gente capacitada en ese tema, está expuesto a sufrir lo que están sufriendo muchos municipios que ponen productos que prometen una cosa y resulta que en la instalación son otra.

¿Cuáles consideras que son los principales retos que tienen que resolver hoy los municipios de nuestro país en materia energética?
En materia energética el alumbrado público representa un 3% de todo el consumo de electricidad de la Argentina, pero en el presupuesto operativo municipal es uno de los mayores gastos, también uno de los que más puede reducirse. En consecuencia, para responder la pregunta, creo que los principales retos que deberían resolver los municipios es la eficiencia energética sin menoscabo de las condiciones de servicio que la iluminación brinda a la ciudad.

Mas Noticias

Te Recomendamos

Volver