jueves, 28 de mayo de 2020
El tiempo - Tutiempo.net

Gustavo Torres

Ingeniero Electricista. Especialista en Administración del Mercado Eléctrico. Instituto Tecnológi

Alumbrado público: desarrollo de áreas técnicas en los municipios y plan director

Los municipios deben tener un plan director de alumbrado público.

¿Qué está pasando en los municipios con el tema de ahorro energético en alumbrado público? ¿Cómo se está avanzando en este sentido?
Los gobiernos locales están tomando en cuenta del impacto que provocan las tarifas tanto en el consumo de energía eléctrica, gas y combustible en las distintas dependencias y áreas operativas de los municipios. El ahorro energético y el uso de tecnologías más eficientes debe ser una política central para la administración local a los fines de optimizar el uso de los recursos disponibles y no incurrir en aumentos de tasas y contribuciones por no aplicar planes y tecnologías hoy disponibles. Los ciudadanos, además, cuentan con información y exigen a los gobernantes que se apliquen estas prácticas de la buena administración sin perder calidad en las distintas prestaciones.

Los Municipios, mayoritariamente, tienen instalaciones de alumbrado que utilizan lámparas de sodio de alta presión; un poco por las razones antes enunciadas de uso eficiente o reducción de costos y también por razones electorales se están llevando a cabo en muchos municipios del país obras de recambio a luminarias con LEDs como así también iniciando nuevas obras con esta tecnología.

¿Se puede hablar hoy de alumbrado público inteligente? ¿Cómo lo definirías?
Hoy contamos con la capacidad de gestionar, actuar y controlar los objetos distribuidos en las ciudades en tiempo real; las herramientas tecnológicas desarrolladas entran en el concepto general de Internet de las cosas (IoT). En el diseño de la gestión de alumbrado público, además de proporcionar un control de la iluminación, se desarrollaron sistemas llamados de iluminación inteligente, de manera de lograr una mayor eficiencia de funcionamiento, reducir los costos y tiempos de mantenimiento y de propender a una mejor calidad del servicio para dotar de mayor seguridad y calidad de iluminación a nuestro espacio urbano.

Hoy tenemos la posibilidad de implementar una nueva manera de operar el servicio del alumbrado, que la denominamos inteligente, que permite la gestión a través de una plataforma de administración integrada, que opera sobre luminarias con la tecnología LED, interconectadas en forma inalámbrica, de manera de gestionar punto a punto su situación o estado de conexión. También permite adecuar su nivel de funcionamiento y la adquisición remota de datos para lograr el objetivo de iluminación urbana eficiente, para llevar a cabo el mantenimiento en tiempo real y a menores costos, de acuerdo con la localización de la luminaria, optimizando el consumo de energía y su coste de funcionamiento. Además de proporcionar información para el mantenimiento preventivo los nuevos sistemas nos permiten la gestión integral de los activos, basándonos en principios como la planificación y la gestión integrada para optimizar el rendimiento y minimizar los costos sin perder el objetivo de una determinada calidad de servicio.

¿Qué medidas recomendarías a los municipios implementar para un buen alumbrado público?
En primer lugar los Municipios deben contar con áreas técnicas específicas que cuenten con equipos de personal técnico- profesional capacitado tanto en la elaboración de proyectos, en la planificación del servicio de mantenimiento y en las tareas de supervisión de obras. Hay que evitar comprar cualquier artefacto por la simple razón del precio o por la influencia de los vendedores. Hay una gran oferta de marcas y modelos inundando el mercado con equipos nacionales e importados y se debe tener la precaución de diseñar y seleccionar con criterios técnicos profesionales de acuerdo a las normas vigentes.

Es muy importante que los municipios elaboren un plan director, que definan para cada sector y calle que instalaciones son las más apropiadas, y que elaboren los proyectos presupuestados para llevar adelante las obras e intervenciones. En ese plan deben especificarse el programa de reemplazo como así también las necesidades futuras de ampliación. El objetivo es brindar un servicio de calidad y seguro, que se ajuste a las normas de diseño vigente, con tecnologías y materiales que no sólo miren el precio de la inversión sino que además, insisto, cumplan las normas luminotécnicas y eléctricas vigentes y exigidas en nuestro país.

Hoy estamos presenciando la entrada de tecnología LED como fuente de iluminación artificial eficiente, desplazando a los sistemas de lámparas de descarga (tengamos en cuenta que en este aspecto la tecnología aún está en fase de desarrollo y se esperan mayores rendimientos lum./watt). Recomiendo diseñar las nuevas obras con nuevas luminarias de tecnología LED y comenzar el reemplazo de las instalaciones existentes en las avenidas y calles principales adonde se encuentren las luminarias convencionales de mayor potencia. Si bien se espera que el reemplazo de las lámparas de sodio sea rápido, no deberíamos desconectar obras nuevas recientes, sobre todo en las calles residenciales barriales que cuentan con luminarias de baja potencia de 100 w y 150 w de sodio de alta presión, que aún tienen buen estado de conservación y funcionamiento. Sí deberíamos poner el acento en aquellas de mayor consumo (sodio 250 W y 400W) ubicadas en rutas, accesos principales, zonas céntricas y comerciales.

¿Qué variables hay que tener en cuenta para planificar e implementar un sistema de alumbrado público sustentable y que satisfaga a la comunidad?
Se diseña, planifica y hacen obras de alumbrado pensando este servicio desde el concepto de satisfacción de los ciudadanos; quienes por otra parte, pagan con sus tasas y contribuciones para tener y acceder a servicios de calidad, eficientes y seguros.

Cada ciudad tiene una estructura que debe ser analizada tanto en su plano físico- urbano como en su carácter social y cultural. Se debe elaborar un concepto integral de qué y cómo se quiere iluminar de manera de lograr con el uso de las nuevas tecnologías mejorar los entornos de manera creativa, haciendo más agradable, atractivas y seguras las vías de tránsito.

Se debe pensar y diseñar el alumbrado urbano con eficiencia energética y con calidad de luz, con seguridad en las instalaciones para las personas, en mejorar la reproducción de los colores, en reducir los costos de mantenimiento, poner el acento en el control y monitoreo de las luminarias e instalaciones asociadas, en embellecer las plazas, monumentos e hitos históricos de la ciudad y en acentuar la identidad de nuestras ciudades descubriendo y embelleciendo zonas en horarios nocturnos para el paseo y el disfrute.

¿Es lo mismo ahorro energético que eficiencia energética? ¿Por qué?
La eficiencia energética de una instalación de alumbrado determina la cantidad de energía que habría que consumir para mantener en su funcionamiento normal unas condiciones de calidad de servicio preestablecida y deseada. La mejora de la eficiencia energética implica una demanda de energía menor para mantener o mejorar las mismas condiciones de satisfacción sin que se produzca ningún cambio en los hábitos de consumo.

El ahorro de energía o ahorro energético se consigue, generalmente, mediante un cambio en el consumo de las instalaciones. Esto puede suceder, bien porque a partir de un proyecto o un plan correctamente diseñado podamos llegar a las mismas o mejores condiciones de iluminación consumiendo menos energía, o bien porque seamos capaces de poder ajustar con mucha precisión el funcionamiento de las instalaciones a nuestras necesidades concretas.

La reconversión del alumbrado público busca mantener o mejorar los niveles y la calidad de iluminación ahorrando energía y reduciendo los costos de mantenimiento utilizando luminarias de mayor eficiencia o rendimiento en lúmenes/watt.

¿Existe un avance en los municipios sobre la tecnología LED?
Existe una importante actividad en obras de reconversión de alumbrado en todo el país con recambio e instalación de luminarias de tecnología LED. Estas obras se llevan adelante en los municipios por el uso de recursos propios en algunos casos y, en otros, por el financiamiento otorgado tanto por el Estado Nacional con el Programa de Alumbrado Público Eficiente del Ministerio de Energía y Minería y por fondos provenientes del Plan Nacional de Hábitat del Ministerio del Interior, como así también por el Estado de la provincia de Buenos Aires, a través del Fondo de Obras de Infraestructura (FIM 2016 y 2017) y con Fondos específicos para Seguridad Urbana, por mencionar algunos de los programas importantes. Hay una fuerte predisposición por parte de los municipios a adoptar luminarias con LED.

¿Cuáles son las tendencias actuales en alumbrado público?
Las tendencias en general son las de proceder al recambio sobre columnas existentes con luminarias de 64, 96 y 128 LEDs de acuerdo al tipo de calzada y a la altura y disposición de las columnas existentes, con vida útil promedio de 50.000 horas e índice de reproducción cromático CRI>70 y rendimientos superiores a 100lm/W. Las obras principalmente se están desarrollando en los accesos principales, avenidas y centros urbanos y también en el caso de obras nuevas.

¿Cuáles consideras que son los principales retos que tienen que resolver hoy los municipios de nuestro país en materia energética?
El principal desafío es contar en cada municipio con un plan integral de obras y de gestión del servicio, elaborado por un equipo técnico profesional competente y capacitado. De esta manera los gobernantes le estarán garantizando que las instalaciones de alumbrado público cumplan con los objetivos de calidad y la vez cumplan las normas de seguridad y performance, logrando en forma mantenida, a lo largo de la vida útil de las instalaciones, un alumbrado eficiente energéticamente, que brinde confort y satisfacción a los ciudadanos.
 

Volver