martes, 09 de agosto de 2022
El tiempo - Tutiempo.net

Las raíces de la sostenibilidad: 5 razones por las que las ciudades necesitan árboles

¿Tenemos que pensar a los árboles como un servicio?
En esta edición transcribimos el artículo original publicado en WEForum: “Las raíces de la sostenibilidad: 5 razones por las que las ciudades necesitan árboles”, de los autores Shefali Rai y Abhilash Verma.
 
A medida que la mayoría de las ciudades continúan reportando días de verano cada vez más calurosos, el aire acondicionado ofrece apenas un pequeño respiro, además de estar disponible solo para unos pocos privilegiados. La mayoría continuamos luchando contra el calor, encontrando refugio a la sombra de los árboles. Sin embargo, los árboles están siendo desplazados por la infraestructura urbana: edificios, carreteras, puentes, pasos elevados. Para un desarrollo sostenible e inclusivo, es necesario proteger los árboles urbanos.
 
Si continúa la tendencia actual de desarrollo urbano, es posible que los edificios y las personas pronto desplacen a la mayoría de los árboles existentes. La mala planificación urbana a menudo conduce a la tala indiscriminada y a veces ilegal. Otra razón clave por la que las ciudades están perdiendo su cubierta arbórea radica en cómo se ven los árboles: en el mejor de los casos, como un servicio y, en el peor, como un recurso que se puede entregar fácilmente.
 
A diferencia del aire y el agua, las ciudades prestan relativamente poca atención a cómo se tratan y protegen los árboles. Esto es evidente a partir de una disminución constante de la cubierta forestal urbana. Durante un periodo de cinco años, la cobertura arbórea urbana global promedio disminuyó en casi 40 000 hectáreas (400 km2) por año.
 
Sin embargo, ciudades como Oslo, Sídney y Vancouver continúan manteniendo una cubierta forestal mínima, y otras como Seattle están a punto de alcanzar con éxito su objetivo de aumentar la cubierta forestal. Una cubierta arbórea saludable y en crecimiento dota de beneficios ambientales, sociales, para la salud, biodiversidad y economía.
 
1. La cubierta arbórea actúa como control natural del clima
 
Los árboles actúan como enfriadores naturales en el entorno construido, aliviando el efecto de isla de calor y disminuyendo el consumo de energía para una mejor mitigación del cambio climático.
 
La infraestructura física absorbe el calor ambiental, liberándolo lentamente hacia el medio ambiente, elevando aún más la temperatura ambiente y creando un "efecto de isla de calor urbano". Las ciudades densamente pobladas experimentan este efecto con mayor severidad. Los mapas de calor indican que las temperaturas generales en las grandes ciudades pueden ser de al menos 1 a 3°C más altas que las temperaturas rurales.
 
Mapa de islas de calor en las zonas urbanas. Imagen Lawrence Berkeley National Lab, 2019.
 
Con árboles, serían mayores las áreas con sombra, la humedad total en el ambiente, el enfriamiento del aire por evapotranspiración y la radiación solar desviada. Esto es crucial en los veranos, cuando las superficies sombreadas pueden estar más frías que las superficies sin sombra entre 11 y 25 °C , y la evapotranspiración puede reducir las temperaturas máximas entre 5 y 10 °C.
 
Combatir el efecto isla de calor puede reducir la demanda de refrigeración. La refrigeración de espacios en días extremadamente calurosos en Estados Unidos y Oriente Medio puede contribuir al 70 % de la demanda eléctrica residencial máxima. Un aumento en la demanda de refrigeración sobrecarga la red eléctrica, lo que a menudo provoca cortes de energía y un aumento en las facturas de energía.
 
Con la capacidad de mejorar el microclima en las ciudades, un solo árbol dentro de los cinco años posteriores a su plantación puede generar un ahorro de energía del 3% para un hogar y del 12% dentro de los 15 años. Multiplicado por millones de hogares, los ahorros de energía de esta magnitud se reflejarán en una reducción en el consumo total de energía y las emisiones de GEI relacionadas.
 
 
Muchas ciudades están comenzando a priorizar la cobertura de árboles urbanos. Imagen: Índice de Ambiente Urbano e Inclusión Social.
 
2. Aspiradoras de dióxido de carbono
 
Los árboles son aspiradoras de dióxido de carbono (CO2) que aportan equilibrio al sistema ecológico.
 
Los árboles utilizan el dióxido de carbono del medio ambiente para la fotosíntesis. Los árboles también pueden almacenar dióxido de carbono para un crecimiento inmediato y a largo plazo. Según el tipo y la edad, un solo árbol puede almacenar entre una y 22 toneladas de CO2 a lo largo de su vida; mucho dióxido de carbono. (Como contexto, un vehículo de pasajeros típico libera alrededor de 50 toneladas de CO2 en 10 años). Una vez que se corta un árbol, este CO2 almacenado se libera nuevamente al medio ambiente, lo que aumenta la cantidad total de CO2 y afecta negativamente la calidad del aire. Los árboles que capturan y almacenan CO2 contribuyen a las emisiones negativas y eliminan dos tercios de todas las emisiones relacionadas con los humanos en la atmósfera.
 
3. Indicadores generales de salud
 
Una cubierta de árboles saludable protege a los residentes de enfermedades relacionadas con la contaminación, muerte prematura y mejora la calidad general de la salud.
 
Los árboles pueden reducir, bloquear o amortiguar la contaminación del aire, el ruido y el agua, que son considerablemente mayores en las ciudades. La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que: “La población mundial (99%) respira aire que excede los límites de las pautas de la OMS y contiene altos niveles de contaminantes”. Para 2060, las muertes prematuras debidas a la contaminación del aire podrían ser de 6 a 9 millones de muertes al año. Además, los días de incapacidad, los gastos médicos y la disminución de la producción agrícola resultante de la contaminación del aire podrían costar el 1% del PIB mundial o $2,6 trillones anuales.
 
La OMS afirma que hacer que las ciudades sean más verdes a través de la planificación urbana puede combatir la contaminación del aire, la forma más mortal de contaminación. Cubrir al menos el 30% del área total de suelo urbano puede prevenir 400 muertes prematuras al año.
 
Además de la contaminación del aire, los árboles urbanos reducen el ruido y la contaminación del agua. Al actuar como barreras físicas, amortiguan el ruido y filtran las aguas pluviales para mejorar la calidad del agua en las vías fluviales locales. Asimismo, las personas que viven en ciudades con una gran cantidad de árboles poseen una mejor inmunidad para la salud. Los árboles aumentan la circulación sanguínea, los niveles de oxígeno y disminuyen la presión arterial y la ansiedad; los bioquímicos liberados de los árboles en forma de aerosol contienen propiedades antibióticas, antifúngicas y antirreumáticas.
 
 
4. Constructores de comunidades locales
 
Los árboles urbanos pueden promover la calidad de vida, la igualdad social y la inclusión en las ciudades.
 
Los ciudadanos con un acceso más fácil a los espacios verdes o la naturaleza reportan un mejor estado de ánimo y una mayor motivación para hacer ejercicio al aire libre y socializar dentro de sus comunidades. Posteriormente, esto mejora la calidad de vida que, a su vez, puede atraer mayores oportunidades comerciales e incluso aumentar los precios de los bienes raíces en un 3 a 15%.
 
Es importante destacar que los árboles pueden ayudar a abordar la igualdad social y la inclusión. Las poblaciones de bajos ingresos a menudo residen en partes que experimentan niveles de calor y contaminación desproporcionadamente más altos. La cobertura de árboles aquí puede ser menor en al menos un 30% en comparación con los vecindarios ricos. Al abordar la equidad de los árboles, los beneficios ambientales, de salud y socioeconómicos que ofrecen los árboles se ponen a disposición de los grupos de bajos ingresos, elevando así la igualdad y la inclusión social.
 
5. Una buena cubierta arbórea promueve la biodiversidad urbana
 
Los árboles protegen a todos los que viven alrededor y en ellos, y mejoran la biodiversidad urbana.
 
Una cubierta arbórea diversa protege la biodiversidad general (animales, insectos y vegetación natural) y apoya aún más la salud de los árboles urbanos. Los árboles también son un refugio para la vida silvestre y las plantas nativas, amenazadas o en peligro de extinción. Por ejemplo, más del 20% de la biodiversidad aviar del mundo reside en las ciudades. Las aves viven de los insectos, la savia, las nueces y las frutas de los árboles y, a cambio, esparcen las semillas de los árboles.
 
La preservación de una alta diversidad funcional puede proporcionar recursos esenciales a los habitantes de las ciudades. Por ejemplo, el 88% de las especies de árboles en la ciudad de Nueva York son forrajeros de medicinas y alimentos. Finalmente, los árboles bien mantenidos pueden minimizar la erosión del suelo durante las fuertes lluvias, lo que previene el daño al entorno natural construido. La prevención de la erosión del suelo asegura que este retenga los minerales necesarios que aumentan el crecimiento de los árboles.
 
Dados estos beneficios, no sorprende que los árboles urbanos puedan ayudar a las ciudades a alcanzar 15 de los 17 ODS de la ONU. Si bien las ciudades y los países han emprendido iniciativas para plantar árboles, se requieren esfuerzos continuos para garantizar que los árboles urbanos alcancen la madurez y la vida plena.
 
Las ciudades pueden comenzar por enmendar las leyes para aumentar el área mínima de cubierta de árboles urbanos, evitar la concretización del espacio público que permita que florezcan los árboles jóvenes y reubicar árboles maduros en espacios abiertos en lugar de talarlos.
 
El futuro de las ciudades sostenibles e inclusivas seguramente dependerá de cómo cuidemos y protejamos nuestros árboles urbanos. 

Mas Noticias

Te Recomendamos

Volver