martes, 09 de agosto de 2022
El tiempo - Tutiempo.net

¿Mejoran la asistencia escolar los programas de mejoramiento de barrios?

Evidencia sobre el impacto positivo de los programas de mejora de barrios sobre la asistencia a clases.

En esta publicación transcribimos el artículo “¿Mejoran la asistencia escolar los programas de mejoramiento de barrios?”, del Blog Ciudades Sostenibles del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Por: Paloma Acevedo, Wladimir Zanoni Lopez, Veronica Adler y Marcelo Pérez Alfaro.

Cada 24 de enero conmemoramos el Día Internacional de la Educación. Esta celebración nos ofrece una excelente oportunidad para poner de manifiesto la importancia que tiene la educación de calidad para que los países lograren romper el ciclo de pobreza que deja rezagados a millones de niños, jóvenes y adultos. Por este motivo publicamos un reciente estudio que ha encontrado evidencia sobre el impacto positivo que tienen los programas de mejoramiento de barrio financiados por el BID, en favorecer la asistencia a clase de niños de primaria.  

Barrios marginales y educación: una trampa para la pobreza intergeneracional
El rápido crecimiento de las ciudades de América Latina y el Caribe (ALC) ha generado que muchos barrios crezcan de forma descontrolada, dando paso a los conocidos como barrios informales, villas, asentamientos, campamentos favelas dependiendo del país donde estemos. Según datos del Banco Mundial, en 2018 casi el 21% de la población urbana de la región vivía en barrios informales.
 
Estos barrios se caracterizan por la baja calidad de los materiales de sus casas, condiciones de hacinamiento de las personas, falta de servicios como agua o saneamiento, ni seguridad de tenencia. También sus vecinos se encuentran en desventaja socioeconómica: son más pobres y menos educados que los residentes en la ciudad formal, y también es más probable que sean objeto de discriminación. Combinados, estos elementos de precariedad llevan a los hogares de los barrios marginales a caer en trampas de pobreza intergeneracional.
 
La educación es un instrumento clave para fomentar la movilidad social ascendente de las personas. A mayor formación, más posibilidades de obtener un empleo mejor remunerado. Por ende, la educación y la formación son la mejor alternativa para prosperar y conseguir un empleo de calidad. Sin embargo, los estudiantes pertenecientes a poblaciones vulnerables que viven en barrios marginales presentan altos índices de ausentismo y deserción escolar. Estos dos factores amenazan sus oportunidades de romper el ciclo vicioso de la pobreza, condenándoles a empleos de baja calidad para los que no se requiere educación formal.
 
Programas de mejoramiento de barrios marginales: una herramienta para la integración social
Para conseguir integrar los barrios marginales al tejido social y urbano de las áreas formales de las ciudades, durante las últimas cinco décadas, los gobiernos de ALC han llevado a cabo programas de mejoramiento de barrios marginales (PMB). El Banco Interamericano de Desarrollo (BID), ha estado muy presente durante este tiempo ayudando a los países a conseguir este objetivo. Sin ir más lejos, entre 1992 y 2005, el BID invirtió más de 5.000 millones de dólares al año en PMB a lo largo de la región.
 
Si bien es cierto que las inversiones más notables de los PMB se enfocan en proveer de infraestructura básica a estos barrios (agua, saneamiento, electricidad, vialidad, etc..), éstas se suelen acompañar de acciones para incrementar el capital social (acompañamiento social durante la presencia del programa, cursos de capacitación, empleo, financiación de proyectos de iniciativa comunitaria, entre otros). El objetivo es lograr, no solo la integración urbana de estas áreas, sino también la integración social de sus habitantes. Además, estas inversiones se complementan con la provisión de algún grado de seguridad de tenencia de la vivienda y el apoyo para la formalización de los títulos de propiedad.
Las evaluaciones llevadas a cabo para conocer los impactos directos de los PMB (que miden el impacto de alguno de sus componentes parciales como provisión de agua) muestran que los PMB son efectivas en disminuir la incidencia de desnutrición y enfermedades transmitidas por el agua, aumentar las horas de trabajo y empleo, así como la calidad de vida en general.
 
¿Los Programas de Mejoramiento de Barrios mejoran la asistencia escolar?
Desde el BID hemos ido un paso más allá y nos propusimos conocer si los PMB impactan en algo tan importante como es la asistencia escolar de los niños de esos barrios. Dado que la evidencia empírica existente de intervenciones integrales al respecto era escasa, o no concluyente, la división de Desarrollo Urbano y Vivienda, en colaboración con la división de Educación del BID, realizamos un estudio cuasiexperimental (puedes acceder a él sin costo aquí) con datos administrativos para responder a la siguiente pregunta: ¿Los programas de mejoramiento de barrios mejoran la asistencia escolar de los niños? La respuesta es sí.
 
En el estudio tomamos como referencia a Uruguay para evaluar el impacto del PMB en la asistencia diaria de niños de primaria. ¿Por qué Uruguay? A pesar de su riqueza (Uruguay es el segundo país con mayores ingresos de ALC), el país, como toda la región, tiene asentamientos irregulares. En efecto, en 2018, Uruguay contaba con 607 barrios marginales que englobaban a 165.000 habitantes en 50.000 hogares.
 
¿Cómo mejoran la asistencia escolar los programas de mejoramiento de barrios?
Según los resultados del estudio, los programas de mejoramiento de barrios incrementan un 30% la asistencia de los niños a la escuela primaria. Esto es muy importante, porque la inasistencia a la escuela en primaria es el primer determinante de desvinculación educativa en secundaria, impidiendo la acumulación de capital humano y perpetuando el círculo de pobreza de estas familias.
 
Respecto a la manera en que el programa mejora la asistencia escolar, esta parece estar relacionada con las mejoras en infraestructuras, pero también, en la mejora de las expectativas de las familias sobre su futuro y el de sus hijos. Esta evidencia resulta clave en la discusión de políticas públicas tanto de educación como de urbanismo, ya que los efectos de largo plazo en el capital humano, amplían la discusión de políticas sobre la rentabilidad económica y social a largo plazo de los PMB.
 
 
Para finalizar, nos complace adelantar que el BID ha llevado a cabo una iniciativa en Uruguay que intenta promover la asistencia a través de brindar información a los padres sobre la importancia de la educación en el ciclo preescolar. En breve estará disponible una publicación en la biblioteca del BID con todos los detalles.

 Fuente: Blog del Banco Interamericano de Desarrollo Sostenible (BID).

Mas Noticias

Te Recomendamos

Volver