martes, 09 de agosto de 2022
El tiempo - Tutiempo.net

El futuro del sector de la gestión de residuos

Puntos centrales de la década, tendencias, oportunidades y objetivos.
La Asociación Internacional de Residuos Sólidos - ISWA (por su siglas en inglés) publicó el informe “El futuro del sector de la gestión de residuos. Tendencias, oportunidades y objetivos para la década” (2021-2030). En esta publicación compartimos, del dicho informe, los Puntos Centrales de la Década en la Gestión de los Residuos.
 
- Proteger la salud y el ambiente
 
La protección de la salud humana y del ambiente es la razón original de la gestión de residuos y, naturalmente, sigue ocupando un lugar fundamental en cualquier sistema de gestión de residuos.
 
Al fin y al cabo, unas condiciones de vida adecuadas que garanticen la salud son un derecho humano fundamental. Para ayudar a mejorar la salud pública, un sistema de gestión de residuos tiene que cumplir dos funciones principales: la eliminación de los residuos de las viviendas humanas y la provisión de un destino adecuado a todas las sustancias y materiales desechados por la sociedad.
 
Por lo tanto, es esencial proporcionar servicios de recolección y tratamiento de residuos que tengan una cobertura total y funcionen bien. Todavía hay que avanzar mucho, sobre todo en los países de ingresos bajos y mediosbajos. Es fundamental abandonar la quema a cielo abierto y el vertido de residuos para pasar a una infraestructura de tratamiento con rellenos de ingeniería e instalaciones de tratamiento biológico y térmico que funcionen bien.
 
Los residuos mal gestionados tienen un enorme impacto en la salud y en el ambiente local y global, causando daños en los ecosistemas terrestres y acuáticos, pérdidas en la biodiversidad y el suministro de agua y en la economía. Existen herramientas tecnológicas de probada eficacia para resolver los problemas, pero en algunas zonas no se aplican. Además de estos medios, ascender en la jerarquía de los residuos hacia el reciclaje, la reutilización y la reducción proporciona aún más protección ambiental, ya que estas iniciativas reducen la necesidad de extracción de material virgen, que tiene una gran huella ambiental. Sin embargo, la falta de financiación y la solidez de los sistemas de gobernanza son los principales obstáculos que hay que superar.
 
Los residuos siguen considerándose una carga para muchos, pero el sector de la gestión de residuos y recursos, en cambio, es parte de la solución, no del problema.
 
- Mitigar el cambio climático
 
Aunque la pandemia del Coronavirus haya relegado temporalmente el debate sobre el clima a un segundo plano, el cambio climático es el mayor reto de nuestro tiempo.
 
Muchos países industrializados ya han demostrado que reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) no va en detrimento del crecimiento económico y, de hecho, las medidas de mitigación del clima ofrecen oportunidades para establecer tecnologías y enfoques innovadores.
 
Aunque las emisiones directas de GEI procedentes de la gestión de residuos sólidos, según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), sólo contribuyen a alrededor del 2-3% del total de las emisiones mundiales, el sector de la gestión de residuos puede desempeñar un papel vital en la mitigación del clima a través de una multitud de acciones. El sector puede reducir sus emisiones directas mediante un funcionamiento adecuado de los rellenos sanitarios, las plantas de digestión anaeróbica (DA) y de compostaje, introduciendo medidas de captura de metano, como pozos de gas de rellenos sanitarios y biocubiertas en los mismos, y mediante el uso de energía verde para alimentar los sistemas de recolección, clasificación y tratamiento.
 
Las plantas de tratamiento térmico y biológico, como la incineración de residuos y la AD, pueden utilizarse para producir electricidad y apoyar así la electrificación de nuestros sistemas energéticos o utilizarse para la producción de combustibles, y si están equipadas con sistemas de captura de carbono, dichas plantas pueden contribuir aún más a la reducción de las emisiones de GEI.
 
Por último, las iniciativas de prevención de residuos y reciclaje contribuyen a reducir la demanda de materias primas vírgenes y, por tanto, también las emisiones de GEI derivadas de la extracción y el refinado de dichas materias. En conjunto, los efectos de la prevención de residuos, el reciclaje y la sustitución de combustibles fósiles y materias primas vírgenes mediante el uso de materias primas secundarias procedentes de flujos de residuos ofrecen una reducción potencial de GEI de hasta el 20% de las emisiones globales.
 
 
- Impulsar la eficiencia de los recursos y la economía circular
 
El actual sistema económico lineal está agotado, lo que aumenta la presión sobre el ambiente, el agotamiento de los recursos naturales e influye negativamente en el clima. Esta situación exige urgentemente una transición hacia un sistema más sostenible y circular en el que los productos y recursos se recuperen y se mantengan en el ciclo de forma sostenible el mayor tiempo posible. Es imperativo que el sector de la gestión de residuos asuma la responsabilidad de proveedor de recursos y materiales recuperados de la economía circular y se asocie con otros actores a lo largo de la cadena de valor para trabajar de forma persistente y proactiva en la promoción de la prevención, reducción y reutilización de los residuos.
 
Es evidente que el sector de la gestión de residuos está bien situado a la hora de recuperar materiales de los ciclos técnicos y reintroducirlos en los procesos de fabricación, así como de asegurarse de que los materiales de los ciclos biológicos se recuperan y se utilizan como materias primas bioquímicas, compost para mejorar la calidad del suelo, fertilizantes y materia prima para la producción de biocombustibles. Sin embargo, los retos que hay que superar son múltiples.
 
La eficiencia sostenible de los recursos y los enfoques circulares exigen la desintoxicación de los circuitos de materiales. Es evidente que hay que centrarse en la eliminación progresiva de las sustancias nocivas heredadas, pero también es importante centrarse constantemente en la introducción de nuevos materiales y sustancias en el procesamiento y la fabricación de materiales.
 
El reto consiste en dos elementos principales: en primer lugar, encontrar el delicado equilibrio entre las ventajas para la eficiencia de la producción y la calidad del producto de introducir una sustancia en un proceso, por un lado, y el daño a los seres humanos, el ambiente y la reciclabilidad, por otro; y en segundo lugar, encontrar las soluciones tecnológicas para sustituir las sustancias no deseadas en la fase de producción, así como para identificarlas y aislarlas al final de la vida útil de los productos y materiales.
 
Definir y comunicar qué es la economía circular sigue siendo un reto. Una simple búsqueda en Internet puede dar lugar a cientos de definiciones diferentes del concepto. Definir y simplificar más la definición de economía circular es una tarea importante que hay que acometer, al igual que el desarrollo de métricas adecuadas para la economía circular.
 
Una economía circular no puede existir sin mercados que funcionen para los materiales secundarios. La situación actual es que la nueva producción a partir de materiales vírgenes es en muchos casos más barata que la aplicación de soluciones de reutilización o la utilización de materias primas recuperadas. Las decisiones políticas firmes y la introducción de instrumentos económicos pueden incentivar la creación de mercados de materiales y soluciones circulares. Los costes integrados, los impuestos sobre el carbono y los contaminantes y las tarifas de ecomodulación son ejemplos de estos instrumentos. Así pues, una buena gestión de los residuos es un pilar esencial para hacer realidad la economía circular, ya que presta un servicio relevante en las fases de diseño, producción, montaje y distribución, además de transformar los residuos en nuevos materiales y combustibles.
 
 
- Promover la buena gobernanza y la inclusión
 
Los ciudadanos ya no aceptan que los restos de los productos post-uso acaben en el ambiente y los legisladores reaccionan a esta demanda elaborando leyes para introducir una gestión adecuada de los residuos y los recursos.
 
Un componente fundamental para el éxito de cualquier sistema de gestión de residuos es asegurarse de que existe un modelo de gobernanza fiable, inclusivo y transparente. El modelo tiene que estar respaldado por un marco jurídico sólido que garantice unas operaciones de gestión de residuos eficientes y sostenibles, así como un modelo financiero y organizativo viable a largo plazo que apoye las operaciones continuas y una aplicación adecuada del marco jurídico.
 
Además, el modelo de gobernanza debe garantizar que los responsables políticos, los funcionarios públicos, los operadores y los usuarios del sistema sean responsables del mismo. Una herramienta muy útil para el diseño de estos modelos de gobernanza y para el funcionamiento exitoso de los sistemas de gestión de residuos es el marco integrado de gestión sostenible de residuos.
 
Un requisito fundamental para que cualquier sistema de este tipo tenga éxito es que exista una financiación adecuada y una concienciación política, social y pública, lo que exige una inclusión real y una comunicación profesional y directa. También es necesario seguir la evolución legal y normativa, para asegurar que se tienen en cuenta los aspectos técnicos y garantizar la disponibilidad de los recursos necesarios.
 
Los modelos de financiación de las operaciones de gestión de residuos merecen toda la atención. Dichos modelos se basarán preferentemente en las tasas y no en los impuestos, y deberán estar delimitados y garantizar la cobertura total de los costes de los servicios y operaciones prestados.
 
Los principios rectores de estos modelos serán el deber de prevenir la contaminación, el concepto de ciclo de vida, el principio de "quien contamina paga" y la adecuada internalización de los costes para garantizar una gestión sólida y sostenible desde la planificación y la comunicación hasta el tratamiento y el reciclaje, pasando por la recolección. Además, la aplicación de sistemas de responsabilidad extendida del productor (REP) es cada vez más común, no sólo en Europa y Norteamérica, pero como la financiación no puede provenir únicamente de las tasas de gestión de residuos que pagan nuestros habitantes, la financiación a través de la REP será cada vez más importante, también para los países en desarrollo. Es muy necesario el intercambio de experiencias y la cooperación para evitar carencias y fracasos.
 
Para evitar los efectos no deseados para el ambiente, la salud humana y la sociedad descritos anteriormente, se ha aplicado una legislación tanto a nivel internacional como regional y nacional.
 
A pesar de la normativa vigente, los informes indican que se exportan grandes cantidades de residuos desde la Unión Europea a países en transición y en desarrollo, como China y otros países asiáticos y de África Occidental. El tráfico de residuos es una verdadera acción delictiva internacional que causa daños a la salud humana y al ambiente, así como a la sociedad, tanto por los efectos relacionados directamente con la manipulación inadecuada de los residuos, como por el hecho de que impide el establecimiento de mecanismos de mercado sólidos que dificultan la creación de la infraestructura necesaria para una gestión adecuada de los residuos.
 
Por lo tanto, es necesario que la cooperación mundial promueva la interacción entre las múltiples partes interesadas para facilitar el intercambio de información, compartir experiencias, investigaciones y planes de acción para luchar contra el tráfico de residuos en todas sus formas.
- Todo sobre la salud y la seguridad en el trabajo
 
Como para cualquier industria, la seguridad y la salud es una prioridad para la empresa de residuos, que debe incorporarse como parte de su cultura, haciendo converger esfuerzos, actitudes, valores y directivas hacia el objetivo principal de reducir los incidentes que puedan causar lesiones a la fuerza de trabajo.
 
En el sector de la gestión de residuos, en el que la recolección automatizada es la norma en muchos lugares, en el que las zonas urbanas se densifican rápidamente y en el que los métodos de tratamiento mecánico, biológico y térmico son cada vez más avanzados tecnológicamente, es esencial la necesidad de prestar una atención constante a los procedimientos de seguridad y salud en el trabajo y desarrollarlos.
 
Algunas orientaciones sobre este tema son aportadas por la ISO 45001 con el objetivo de ayudar a las organizaciones a identificar y minimizar los riesgos en el lugar de trabajo, mejorar las condiciones laborales proporcionando estandarización y requisitos mínimos. Es un consenso internacional que la adopción e implementación de un programa de salud y seguridad es un paso necesario para cualquier empresa, sin importar su tamaño ni el lugar donde se encuentre. Para tener éxito, estos programas se centran en la plena implicación y compromiso de la dirección y en el papel activo del personal, sobre todo de los que trabajan sobre el terreno.
 
La pandemia de COVID-19 ha puesto de manifiesto algunos riesgos adicionales a los trabajadores del sector de los residuos y se creó una mejora crucial en las condiciones de seguridad y salud laboral. En la próxima década, estos avances deberían mantenerse sin cambios, especialmente en las regiones del mundo en las que las normas de seguridad siguen siendo insuficientes.
 
Los avances tecnológicos también pueden ser útiles para mitigar los riesgos y prevenir los accidentes, tanto en lo que respecta al desarrollo y la mejora de los equipos de protección personal y el apoyo a la manipulación manual y el levantamiento de cargas pesadas, como en lo que respecta a la supervisión de las actividades sobre el terreno y en las instalaciones y, por tanto, a la optimización de los procedimientos de trabajo y la eliminación de las condiciones de riesgo e inseguridad.
 
 
- Avances tecnológicos
 
La percepción es que esta década será el periodo en el que los avances tecnológicos se convertirán en la corriente principal y cambiarán profundamente la industria de los residuos. Existe una amplia tendencia a introducir aplicaciones de Internet de las cosas (IOT) en las prácticas de recolección de residuos (por ejemplo, iPads para los conductores, etiquetas de identificación por radio frecuencia RFID en los contenedores, etc.), así como en las estaciones de transferencia y los vehículos eléctricos. También seguirá el despliegue y la amplia difusión de la supervisión y el control remotos (RMC) para las diferentes instalaciones. En cuanto al reciclaje, los procesos de descontaminación pasarán de ser soluciones de recuperación de materiales de bajo costo a procesos específicos para materiales reciclados de alta calidad y mayor valor de los reciclados y materiales secundarios. Las mejoras en la clasificación mecánica y el reciclado químico abrirán nuevas oportunidades para aprovechar mejor los recursos al incluir más flujos de residuos en la industria del reciclado y crear un recurso para nuevos productos.
 
Cuando se trate de residuos orgánicos, las instalaciones de tratamiento de biorresiduos funcionarán como biorreactores para crear y extraer sustancias químicas y productos novedosos a partir de la AD (y, en menor medida, del compostaje), y se dispondrá de tecnologías para la eliminación de contaminantes. 
 
 
Fuente: International Solid Waste Association - ISWA

 

Mas Noticias

Te Recomendamos

Volver