lunes, 10 de mayo de 2021
El tiempo - Tutiempo.net

Enrique García Espil

Arquitecto. Profesor titular de Planificación Urbana en FADU - UBA

Planificar y ejecutar obras públicas desde las necesidades de la gente

Antes de intervenir en el espacio público hay que planificar. Por Enrique García Espil.

¿Qué atributos hoy son tendencia a la hora de planificar y diseñar el espacio público?
En el espacio público las intervenciones tienen que cumplir los atributos de accesibilidad, diseño, seguridad, equidad, inclusión pero,  ninguno de éstos es el centro importante de la cuestión. Yo daría vuelta la pregunta, ¿qué es lo primero que hay que hacer frente a una intervención en el espacio público? Creo que hay dos tareas importantes, imprescindibles, una es la capacidad de hacer obras y la otra, la capacidad de pensar, planificar, saber qué es lo que se quiere hacer. Cuando se hacen obras el riesgo es que se hagan sin pensar en la utilidad: si sirven o no. Ocurre que muchas veces no se tiene el dinero para hacer todo, entonces se hace algo, lo importante es que lo que se vaya haciendo sea lo que hace falta en ese lugar. Es decir, las obras son fundamentales pero planificarlas también, porque nada peor es hacer obras sin haberlas pensado previamente.

Cualquier gobierno municipal no sólo tiene que ir haciendo obras sino además ir pensando que es lo que hay que hacer en los próximos 20 años. Hay que planificar y pensar desde las necesidades de la gente.



¿Cómo se integran estos atributos a la hora de efectivizar intervenciones?

Hay dos tipos de intervenciones, pero las principales, la que más se ven, las que más modifican la ciudad son las que se hacen con el presupuesto público. Hay otro tipo de intervención que es cambiar el código urbano, y se lo modifica porque, por ejemplo, se pretende, alrededor de la Plaza de Belgrano, o en otro lugar de la ciudad, hacer nuevos centros. Para ello, lo que se hace es modificar el código de urbanización y esto va a permitir construir más pisos, más altura, distintas funciones. Esto requiere, además, cautivar a los inversores privados para que inviertan dinero, pero igualmente para el municipio tiene un costo, nunca es costo cero porque, como decíamos anteriormente, para que un centro funcione, por ejemplo, va a haber que proporcionar el transporte público, y las obras correspondientes, etc. Y además hay que realizar otras obras, como de mejoramiento del espacio público, plantar árboles, mejorar las plazas, etc. Pero gran parte de la inversión debería correr por cuenta del sector privado.

Si un municipio tiene que realizar unas 100 obras públicas, todas las que el vecino está necesitando, pero sólo tiene presupuesto para hacer diez del total, en consecuencia debe elegir cuáles va a realizar, por eso es importante la planificación. Si existe una planificación se va a poder dar prioridad a las obras a realizar según el presupuesto que se tenga. Por ejemplo: si tengo planificado construir un centro
para cada una de las comunas de la ciudad de Buenos Aires, primero debería darle prioridad al premetro que conecte cada lugar y en consecuencia se abrirán más posibilidades y luego presupuesto para realizar plazas u otras obras. Esto es lo que hay que saber trabajar, es el centro de la planificación: los recursos siempre son escasos y las necesidades siempre enormes. El que planifica debe saber lo que va a realizar en el año y que cuando lo realice tenga el mismo costo que cuando lo planificó.

Recomendaciones para una actuación efectiva a nivel de gobierno local
Las recomendaciones, centrándome en el tema urbanístico, dependen de cada ciudad por separado. Como línea general insisto con esto: si en una ciudad hay que desarrollar centros que son en respuesta a algo que está aprobado como las comunas en Buenos Aires por ejemplo, hay que elegir los centros que tengan capacidad de crecimiento y capacidad de vincularse entre sí. De esta manera, paso a tener una ciudad policéntrica o lo que es lo mismo, descentralizada, que no tiene un centro, tiene un montón de otros centros que arman la red policéntrica de la ciudad; entonces, de una idea fuerte aprobada y con un plan que genera una serie de obras que apuntan a lo mismo, todo en un mismo criterio. A partir de una gran idea que planifica y ordena, hay que ver qué poner en cada lugar e ir organizándolo. Esta es la idea general para un municipio. La política de incentivo para la población en general y la política de la inversión pública va orientada a lograr resultados.

Mas Noticias

Te Recomendamos

Volver