sábado, 10 de abril de 2021
El tiempo - Tutiempo.net

No hay proceso de participación ciudadana sin una firme decisión del intendente

Entrevista a Guillermo De Rivas, Secretario de Gobierno Abierto y Modernización de la Municipalidad de Río Cuarto.

Frente a un nuevo proceso electoral en el Presupuesto Participativo de Río Cuarto, ¿nos podrías contar por qué eligen esta metodología de participación y decisión ciudadana?

La decisión de la gestión en el año 2016, asumida por Juan Manuel Llamosas, fue la de promocionar y promover la participación ciudadana efectiva y a través del presupuesto participativo procurar escuchar y decidir en consecuencia. La propuesta fue generar una herramienta trasparente, creíble, confiable, que permita que los vecinos proponer proyectos para mejorar su barrio, su ciudad; elegir esos proyectos y ejecutarlos junto con el gobierno.

¿Cómo es el proceso, cuáles son sus principales pasos? ¿Cómo comienza? ¿Cómo se construyen y presentan los proyectos? ¿Cómo se admiten los proyectos? ¿Cuántos proyectos son? ¿Cómo se votan? ¿Cuántos luego se ejecutan?

El proceso tiene varias etapas. La primera es la convocatoria y el lanzamiento de todas las instancias del presupuesto participativo, año por año, que siempre se da en agosto y es cuando se explica todo el cronograma.

La primera etapa, ahora que está instalado, es la de la difusión y la invitación a los vecinos a presentar propuestas y proyectos con un formulario pre armado en el cual, de manera muy sencilla, de manera digital o en papel, los vecinos con domicilio en la ciudad de Río Cuarto pueden presentar sus propuestas. La ciudad está dividida en cinco sectores y los vecinos pueden proponer y votar proyectos del sector donde viven. Además, también hay proyectos para toda la ciudad que los pueden proponer y votar cualquier vecino en la ciudad. Es decir, de un lado de la boleta están los proyectos de su barrio, del otro lado están los proyectos que vota toda la ciudadanía de Río Cuarto.

En la primera etapa, apenas se lanzó en el 2016, se hicieron asambleas informativas en el territorio, se hicieron reuniones de trabajo articulado con la Universidad Nacional de Río Cuarto, se capacitó a los vecinos y se entregaron certificados para formulación y propuesta de proyectos.

Los proyectos deben cumplir requisitos de límite presupuestario y viabilidad técnica para ser admitidos. Una vez que son presentados, se distribuyen en todas las áreas de la municipalidad para que cada una, de acuerdo con su especificidad, le dé la viabilidad técnica. Una vez que se aprueba la viabilidad técnica quedan los proyectos definitivos que son sometidos a votación.

¿Cuántos proyectos son? Han ido creciendo con los años. En esta edición 2021 se presentaron 647 proyectos en donde los no viables, que fueron el 29%, más los unificados, ya que muchos vecinos presentaron proyectos sobre el mismo espacio o una misma propuesta, se van a someter a votación 338 proyectos. De ellos, 228 son del Presupuesto Participativo General y 100 del Presupuesto Participativo Joven.

En relación con los proyectos que se ejecutan y cuántos, eso depende del importe presupuestario que tenga cada uno de los proyectos. Este año se decidió afectar $133.000.000 al presupuesto participativo general. Una vez que los proyectos ganadores, de acuerdo con el importe que le otorgan las áreas de la viabilidad técnica, agotan ese presupuesto, hasta ahí se ejecutan. Los más votados son los que se ejecutan.

De tu experiencia frente a este proyecto municipal de varios años, ¿qué valoración hacés sobre los niveles de participación para la elaboración de los proyectos y luego para la votación? ¿Nos podés dar datos concretos sobre la cantidad de participantes?

Los niveles de participación han ido creciendo. En la primera edición del año 2017 participaron 4.884 vecinos, y en la última edición, que se votó en el año 2020, la cuarta, votaron 14.021 vecinos de Río Cuarto de manera voluntaria. Así que ha crecido lo que es el nivel de participación en la votación y también han aumentado los proyectos que se han presentado, empezando con 277. El año pasado se presentaron proyectos a pesar de la pandemia y de estar en pleno proceso electoral municipal, fueron más de 600 proyectos con lo cual realmente es importante.

¿Por qué los proyectos se estructuran en 5 sectores, ciudad integrada y PP Joven? ¿Qué representa cada conjunto de proyectos?

En el primer Presupuesto Participativo del año 2016, solamente incluía proyectos de sectores, es decir, la ciudad de Río Cuarto estaba dividida en cinco sectores: Banda Norte, Alberdi, Centro, Sur y Oeste; una división de una distribución equitativa, distribución poblacional. En la segunda edición entendíamos que muchos proyectos que se presentaban no eran sólo para su sector, sino que también eran integrales para toda la ciudad. Entonces creamos el eje ciudad. Por último, al año, en la segunda edición, también se incorporó al Presupuesto Participativo Joven que proponen y votan proyectos jóvenes de 13 a 21 años de edad de nuestra ciudad.

A su vez, a los fines de evitar que los vecinos en cada sector, en ciudad integrada o en el joven, presenten proyectos de una sola área temática, por ejemplo de obras o servicios públicos, dividimosla la presentación en proyectos por temas que compiten entre sí en cada uno de los ejes y los proyectos presentados. Salud y deporte; educación, cultura y familia; obras públicas y servicio público; desarrollo económico; social y seguridad ciudadana son los temas sobre los que se dividen los proyectos. Es decir, cada uno en su eje temático puede presentar proyectos que compiten entre sí. No compite un proyecto de obra pública con uno de desarrollo económico. ¿Para qué? Para ejecutar proyectos de distintos ejes temáticos en los diferentes sectores.

¿Hay algún tipo de proyectos sobre los que los ciudadanos se inclinen más?

Los proyectos que hay son multifacéticos. Como lo decía recién, en virtud de que se abren estas distintas áreas temáticas, hay de deportes, de obras, otros son de servicios y muchos otros son acciones como programas culturales, de género, sociales, de asistencia económica, etc.; propio de esta particularidad que tienen nuestros proyectos, de que se hace una apertura por ejes temáticos. Los proyectos más votados de cada eje temático de cada sector son los que se garantiza su ejecución.

En función del presupuesto que tiene asignado este año el programa, ¿qué porcentaje es sobre el presupuesto total municipal?

Como dije, para el año 2021 hay $ 133.000.000. En el año 2020 eran $ 66.500.000. Por decisión del intendente se duplicó el importe nominal desde el año 2020 al año 2021, a los fines de que los vecinos puedan participar y ser protagonistas a través de ideas que permitan avanzar en el post pandemia, en materia económica, en materia de integración digital, en materia social, etc.

El presupuesto participativo debe tener como mínimo el 1% del Presupuesto General de la Administración, incluidos todos los entes y fundaciones. En este año, con esta decisión política, el intendente va a llegar al 1.5% del total del presupuesto de la administración municipal centralizada y descentralizada.

¿El proceso en Río Cuarto está institucionalizado, es decir formalizado vía Ordenanza o Decreto?

El Presupuesto Participativo está institucionalizado a través de una Ordenanza que lo creó, que dispuso las distintas etapas y la estructura, la que fue aprobada por unanimidad. Como así también hay un Código Electoral especial que está dispuesto por resolución de la Secretaría de Gobierno Abierto y Modernización, que establece y da claridad a los procedimientos: modo de votar, dónde se vota, cómo se vota, de qué manera, qué documento, cómo se produce el escrutinio. Hay un código electoral de presupuesto participativo.

¿Qué percepción crees tienen los vecinos sobre el proceso y qué cree el municipio sobre el mismo? ¿Cuáles son las ventajas y desventajas que se visualizan a lo largo del tiempo?

La percepción que tenemos respecto de los vecinos sobre el proceso, la verdad que es muy satisfactoria y siempre se mide en función de la participación. El primer año fue el verdadero desafío, era ver si la gente entendía la lógica, participaba y se comprometía en ser actor principal para transformar su ciudad, primero presentando propuestas y después votando. Y el hecho de que se haya triplicado en cuatro años la participación, tanto en cantidad de proyectos como en cantidad de votantes, hace ver que realmente los vecinos tienen una buena percepción. Pero principalmente está dada por el nivel de ejecución que se da de los proyectos votados. Muchas veces los fracasos son por la falta de transparencia del proceso o después por la falta de ejecución. La verdad es que de 169 proyectos, de las cuatro ediciones, ya hay 124 finalizados, 32 en ejecución y quedan 13 que todavía están en comienzo de ejecución y etapa de viabilidad; incluidos los proyectos el año 2020, que en el marco de la pandemia fue difícil ejecutarlos, pero se están llevando adelante. Creemos que la ejecución hace a la satisfacción de los vecinos ya que perciben que en cada uno de los territorios los proyectos se han llevado a cabo, eso le da credibilidad y legitimidad al proceso.

La ventaja del presupuesto participativo está en que una ciudad se transforma no sólo desde la visión que tienen los funcionarios; muchas veces los funcionarios no ven o no identifican una necesidad, o en el caso de identificarla, no la priorizan. La desventaja que ocurre, a lo largo del tiempo, es la necesidad de recrear e innovar, año a año, el proceso de participación, porque estadísticamente está demostrado que la participación tiende a crecer, pero después en un momento también va perdiendo interés. Entonces es fundamental ir innovando en nuevas metodologías, nuevas prácticas, nuevas propuestas para motivar e incentivar la participación ciudadana.

¿Qué le recomendarías a otros municipios que tengan intención de hacerlo?

Lo que le recomendaría a otros municipios es que tengan en cuenta que no hay un proceso de participación ciudadana sin una firme decisión política de parte del intendente y todas las autoridades municipales de hacerlo, y de confiar en que realmente a través de esta herramienta, se pasa de una democracia representativa a una democracia participativa, e implica un renunciamiento en cuanto a decidir sobre el destino de la totalidad de fondos públicos con la política pública. Con lo cual, nosotros, sin lugar a dudas lo recomendamos, partiendo de la firme decisión política que tome el intendente de realmente hacerlo. A partir de allí, lo que deben hacer es compartir y visualizar las experiencias recorridas por otros municipios que ya han hecho presupuesto participativo. Escuchar, porque cada presupuesto participativo tiene su particularidad, y a partir de allí no copiar uno u otro procedimiento o mecanismo, sino, en función de la idiosincrasia de la comunidad, definir cómo hacerlo. Definir con criterios propios y teniendo en cuenta la identidad del lugar va a garantizar el éxito; tomar los ejemplos del camino recorrido por otros, escuchar sobre sus errores, pero siempre pensar en adaptarlo a la comunidad en que se vive, principalmente teniendo en cuenta la escala que tiene cada uno de los municipios que quieren llevarlo adelante.

 

 

Mas Noticias

Te Recomendamos

Volver