miércoles, 20 de octubre de 2021
El tiempo - Tutiempo.net

Nueva agenda urbana, planificación con perspectiva de edad

Satisfacer necesidades y accesibilidad a todas las personas.

La Nueva Agenda Urbana (NAU) presentada por ONU Hábitat, es una guía para orientar los esfuerzos en materia de desarrollo de las ciudades para los próximos 20 años. Se ha desarrollado como una herramienta técnica para ser utilizada por una amplia gama de actores (estados, líderes urbanos y regionales, donantes, programas de las Naciones Unidas, academia, la sociedad civil, entre otros).

La NAU tiene por objetivo promover ciudades más incluyentes, compactas y conectadas mediante la planificación y diseño urbano, gobernanza y legislación urbana, y la economía urbana. Uno de los ejes que subraya es la sostenibilidad social como elemento clave de todos los sectores y escalas involucradas en el desarrollo urbano. En este marco establece que planificar la ciudad para satisfacer las necesidades y brindar accesibilidad a todas las personas, en especial a los grupos en situación de vulnerabilidad, es esencial para lograr ciudades con cero discriminación. Para ello instituye cuatro dimensiones de la sostenibilidad social urbana. Estas dimensiones aseguran colectivamente la sostenibilidad y forman una lente a través de la cual se verá y evaluará toda la agenda del desarrollo urbano y sus sectores al ser de alcance universal.

Una de las dimensiones que plantea como prioridad para el desarrollo urbano es la planificación urbana con perspectiva de edad.

La NAU, reconoce la importancia de la planificación con perspectiva de edad, tanto para los jóvenes como para las personas mayores, como un componente fundamental para brindar acceso y permitir la a participación de todos los grupos en todas las áreas del desarrollo urbano. En este marco remarca la importancia de crear entornos sensibles con los niños, positivos para los jóvenes e incluyentes con las personas mayores.

Principios de planeación urbana con perspectiva de edad

- El entorno construido es un factor importante para la calidad de vida de las personas mayores así como también lo es la prestación de servicios del sector público. Los cambios en la forma urbana y la accesibilidad para las personas mayores tienen el potencial de beneficiar también a una población más grande. La tecnología de la información, además de la infraestructura física, es otro componente de la accesibilidad.

- Comprometerse con una planificación urbana adaptada a los niños. La seguridad y las necesidades de los niños deben incorporarse en todos los aspectos de la planificación y el desarrollo urbanos. Los niños deben entenderse como partes interesadas e involucrados en los procesos y evaluaciones de desarrollo.

- Principios de "Desarrollo Juvenil Positivo". Principios como considerar las necesidades de bienestar integral, promover la igualdad de género, promover la participación de los jóvenes y aprovechar la tecnología y la innovación deben priorizarse en la programación centrada en la juventud urbana.

- Enfoque holístico para desarrollar el capital humano. Los formuladores de políticas y los proveedores de servicios deben tratar de abordar los desafíos y los problemas de capacidad en los sistemas educativos urbanos en un esfuerzo por apoyar a los jóvenes en su desarrollo como futuros trabajadores.

Acciones que ONU Hábitat recomienda para para lograr un desarrollo urbano con perspectiva de edad

- Desarrollar indicadores para medir el impacto del envejecimiento en la sociedad y el acceso relativo a los servicios.
Algunos de los indicadores sugeridos por la OCDE (2015) son número de personas por grupo de edad que necesitan servicios de apoyo a la salud, número de oportunidades y porcentaje de participación en actividades recreativas y culturales, tasa de participación laboral por género y grupo de edad, gastos de vivienda para mayores, personas, transporte de pasajeros por edad y sexo, etc.

- Promover una cultura de aprendizaje a lo largo de toda la vida, donde haya oportunidades de voluntariado y educación para las personas mayores.
Esta estrategia no solo mejorará la calidad de vida de las personas mayores, sino que también mejorará los vínculos y relaciones intergeneracionales dentro de las comunidades. Estas actividades también pueden fortalecer el capital social. Por ejemplo, en Lisboa, Portugal, la ciudad opera una Universidad para Mayores, donde los adultos mayores voluntarios pueden asistir y dar clases (OCDE 2015).

- Proporcionar viviendas asequibles y multigeneracionales para personas mayores.
Aunque la vivienda para personas mayores a menudo se asocia con imágenes de centros o comunidades segregadas por edad, el desarrollo de viviendas asequibles para personas mayores que también sea multigeneracional puede mejorar la calidad de vida de las personas mayores y de quienes interactúan con ellas. Por ejemplo, en Colonia, Alemania, se ofrece alojamiento compartido a estudiantes universitarios y personas mayores; ambos pueden forjar conexiones multigeneracionales al mismo tiempo que obtienen acceso a la vivienda.

- Brindar capacitación laboral en industrias emergentes para jóvenes.
A medida que crecen los sectores de la tecnología de la información, los jóvenes deben estar preparados para ingresar a trabajos que aún no existen. Por ejemplo, la iniciativa Digital Jobs África de Rockefeller busca capacitar a los jóvenes en seis países para que estén preparados para ingresar a los mercados laborales emergentes impulsados por la tecnología e información de África.

Fuenta: ONU Hábitat

Acceda a la Nueva Agenda Urbana: http://uploads.habitat3.org/hb3/NUA-Spanish.pdf

 

Mas Noticias

Te Recomendamos

Volver