miércoles, 20 de octubre de 2021
El tiempo - Tutiempo.net

Gestión de los residuos tema central para la recuperación de América Latina

Conclusiones del XXII Foro de Ministros de Medio Ambiente de América Latina y el Caribe

El XXII Foro de Ministros de Medio Ambiente de América Latina y el Caribe, tuvo lugar el 1 y 2 de febrero, con importantes resultados para el  el cierre progresivo de los basurales.

Durante el Foro, los Ministros de Medio Ambiente de los países han colocado a la gestión de residuos como pieza central para la recuperación en América Latina y El Caribe. Hubo un reconocimiento de la necesidad de acelerar el proceso de erradicación de prácticas de gestión de residuos poco sólidas en la región, como basurales y quema a cielo abierto de residuos.

A partir del trabajo de las autoridades en el Foro se generó un documento con las nuevas decisiones de los ministros, las cuales se detallan a continuación:

Decisión 1: Contaminación
Sobre este tema el documento establece que observando que la contaminación es generalizada y plantea una amenaza directa a la salud humana y al medio ambiente, y reconociendo que es necesario un enfoque más integral para abordar las diferentes formas de contaminación que se encuentran en el aire que respiramos, en el agua que bebemos y en la tierra que habitamos, se definen abordar los siguientes temas:

Cooperación Regional sobre Químicos y Desechos
Gestión de desechos

1. Adoptar el Plan de Acción para la cooperación regional en la gestión de productos químicos y desechos 2021-2024 en el marco de la Red Intergubernamental, que aborda los asuntos de interés prioritarios para la región.
2. .Alentar a los países de la región a apoyar la implementación de las actividades contempladas en el Plan de Acción, promoviendo el intercambio de experiencias e información, e impulsando acciones de movilización de recursos para facilitar la implementación efectiva del plan.
3. Desarrollar los esfuerzos necesarios para el fortalecimiento de la Red Intergubernamental y otros organismos pertinentes.
4. Alentar a los países miembros de la Red a expresar su interés en formar parte del próximo Comité Directivo para el período 2021-2022.

Asimismo luego de una serie de consideraciones y destacando los avances en la implementación del Plan de Trabajo 2019-2026 de la Coalición para el cierre de los basurales, incluyendo el desarrollo de un documento de línea base sobre la situación y tendencias de la disposición final de residuos en la región, deciden
1. Intensificar los esfuerzos para prevenir y minimizar la generación de desechos, promoviendo las prácticas de consumo responsable y la producción sostenible, tales como la economía circular, así como la pronta implementación de políticas y medidas ambientalmente racionales para convertir los desechos en recursos e incrementar las tasas de reciclaje, incluyendo la reducción y/o sustitución gradual de plásticos de un solo uso, la prevención del desperdicio de alimentos y el aprovechamiento de los desechos orgánicos, de acuerdo con las capacidades y posibilidades de cada país.
2. Exhortar a los países de la región a erradicar progresivamente las prácticas de disposición final inadecuadas, en función de las circunstancias y condiciones específicas de cada país, con el apoyo del Comité Técnico Inter-Agencial (CTI), y guiados según proceda por la Hoja de Ruta para el cierre progresivo de los basurales en América Latina y el Caribe, que incluye un conjunto de consideraciones técnicas, ambientales, económicas y de inclusión social

Basura marina y microplásticos
Observando con preocupación la magnitud y los niveles crecientes de basura marina, en particular de basura plástica y microplásticos, y los impactos asociados en los ecosistemas y sociedades, entre otras cosas deciden:
1. Exhortar a los gobiernos de la región y a otros actores relacionados a atender urgentemente el problema de la basura marina y microplásticos, a través de un enfoque preventivo y de ciclo de vida completo, incluyendo una combinación de medidas políticas, normativas, financieras, tecnológicas, educativas y de vigilancia, en niveles diferentes, y a apoyar la acción global y la cooperación internacional para abordar la contaminación.
2. Resaltar la necesidad de una mayor coordinación y cooperación regional para responder de manera más eficaz a este problema, teniendo en cuenta las iniciativas y mecanismos existentes, promoviendo la coordinación y cooperación en la región, incluyendo el análisis de las posibles opciones emergentes de respuestas globales.
3. Alentar a donantes y socios regionales e internacionales a apoyar a los gobiernos de la región para abordar las barreras existentes y facilitar la implementación de acciones y medidas concretas para reducir la basura marina y los microplásticos, incluyendo el desarrollo y aplicación de planes regionales y nacionales, a través de asistencia financiera y técnica, el desarrollo de capacidades y la transferencia de tecnología.

Contaminación atmosférica
Sobre este tema, el documento establece entre otras decisiones:
1. Solicitar a la Red Intergubernamental la actualización del Plan de Acción, así como elaborar una estrategia de movilización de recursos, antes de la próxima reunión intersesional del Foro de Ministros en 2021.
3. Promover el desarrollo de acciones iniciales de intercambio de información y capacitación sobre temas prioritarios en este ámbito, en el marco de la Red.

Decisión 2: Consumo y Producción Sostenibles y economía circular – factores clave para la reconstrucción sostenible post COVID-19
Los Ministros de Medio Ambiente de América Latina y el Caribe, luego de consideraciones y reconocimientos tratados deciden entre otros temas:

1. Reafirmar el compromiso de la región de América Latina y el Caribe para la implementación de la Agenda 2030 y sus Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), con especial énfasis en el ODS 8 Trabajo decente y crecimiento económico, el ODS 9 Industria, Innovación e Infraestructura y el ODS 12 Consumo y Producción Sostenibles, a través de la promoción de la innovación, la infraestructura sostenible, la economía inclusiva y sostenible y el consumo y la producción sostenibles, que son áreas centrales en la recuperación económica post COVID-19 para reconstruir mejor.
2. Acelerar las políticas e iniciativas regionales para abordar los patrones insostenibles de consumo y producción que tienen efectos adversos adicionales en las tres crisis ambientales que enfrentamos hoy en día: el cambio climático, la contaminación y la pérdida de la biodiversidad, las cuales afectan nuestro bienestar. La crisis provocada por la pandemia de la COVID-19 es una oportunidad para acelerar el cambio hacia patrones de consumo y producción sostenibles, así como hacia un crecimiento económico inclusivo y sostenible.
4. Reafirmar la solicitud hecha al PNUMA de facilitar un diálogo entre los países de la región y la Unión Europea, para explorar la creación de programas de cooperación sobre consumo y producción sostenibles para América Latina y el Caribe.
5. Alentar a los países a promover enfoques de eficiencia de recursos, tales como la economía circular y el análisis de ciclo de vida.
6. Saludar la nueva Iniciativa del PNUMA “Oportunidades Globales para los Objetivos de Desarrollo Sostenible (GO4SDGS por sus siglas en inglés)” como una plataforma para acelerar la acción, ampliar y replicar soluciones regionales y para promover una mayor coherencia de las políticas públicas - integrando el consumo y la producción sostenibles, la economía circular y el desarrollo económico inclusivo y sostenible; así como promover la innovación y la financiación para las PyMES y empoderar a los jóvenes y las universidades para la adopción de patrones de consumo más sostenibles y estilos de vida en armonía con la naturaleza (de acuerdo a la meta ODS 12.8).
7. Hacer un llamado a la implementación de prácticas de compras públicas sostenibles con el objetivo de mejorar la eficiencia en el uso los recursos y como una herramienta fundamental para guiar la recuperación económica post COVID-19.
8. Generar y fomentar las condiciones propicias para que los jóvenes adopten estilos de vida en armonía con la naturaleza y patrones de consumo más sostenibles – respondiendo al ODS12, y de manera específica a su meta 12.8-, teniendo en cuenta diferentes enfoques, visiones, modelos e instrumentos para lograr el desarrollo sostenible, respetando los conocimientos tradicionales de los pueblos indígenas y las comunidades locales, así como promoviendo la acción, investigación y educación para la sostenibilidad en escuelas, universidades y otros centros de conocimiento.
9. Ratificar los miembros del Comité Ejecutivo del Consejo Regional de Expertos de Gobierno sobre Consumo y Producción Sostenible, para el período 2021-2022, como se indica a continuación:
• Sub-región Caribe.
• Sub-región Mesoamérica.
• Sub-región Andina: Colombia
• Sub-región Cono Sur: Argentina

Decisión 3: Sobre cambio climático
Los Ministros de Medio Ambiente de América Latina y el Caribe, del mismo modo, luego de reconocimeintos y consideraciones deciden entre otras cosas:

1. Fortalecer la cooperación regional y Sur-Sur en materia de cambio climático, incluyendo la creación de capacidades y el intercambio de información y experiencias en el campo de la adaptación, la resiliencia, la vulnerabilidad, los enfoques por ecosistemas y en los sectores priorizados por los países de la región para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero mediante la labor activa de las iniciativas y actividades derivadas del Foro de Ministros de Medio Ambiente.
2. Fortalecer las capacidades y promover mejores prácticas de los Estados Miembros, en particular de los países menos adelantados de la región y de los Pequeños Estados
3. Apoyar el fortalecimiento de la resiliencia al cambio climático y la capacidad de adaptación de las comunidades más vulnerables, incluidos los pueblos indígenas y las comunidades locales, en las que existe una gran dependencia de los servicios ecosistémicos, integrando el enfoque de la adaptación basada en los ecosistemas, donde sea necesario, en los procesos nacionales de planificación y desarrollo, y alentar a las instituciones financieras regionales e internacionales a que apoyen esos esfuerzos
4. Promover estrategias sostenibles de gestión de la tierra, teniendo en cuenta las diferencias regionales, de género, sociales y ecológicas, reconociendo que el cambio climático puede tener efectos perjudiciales para los medios de vida, los hábitats y la infraestructura debido al aumento de las tasas de degradación de la tierra.
5. Promover la cooperación internacional, regional y Sur-Sur para compartir las lecciones aprendidas, intercambiar mejores prácticas y promover la investigación científica con datos reales y actualizados sobre la forma de alinear las medidas de recuperación económica con la CMNUCC y el Acuerdo de París.

Decisión 4: Prevención de futuras pandemias y aceleración de la recuperación sostenible en América Latina y el Caribe mediante la adopción de estrategias regionales para la conservación, restauración y uso sostenible de la biodiversidad y los ecosistemas.
Por último, luego de consideraciones sobre este tema, los Ministros deciden:

1. Adoptar el Plan de Acción para la Restauración de Ecosistemas en América Latina y el Caribe, incluido como Anexo 1 de esta decisión, con vistas a fortalecer la colaboración entre los países de América Latina y El Caribe para las acciones de conservación, restauración y uso sostenible de la biodiversidad.
2. Invitar a los Estados Miembros de América Latina y el Caribe a que adopten metas ambiciosas, prácticas, realistas, y balanceadas para la conservación de la diversidad biológica, uso sostenible de sus componentes, y la participación justa y equitativa en los beneficios que se deriven de la utilización de los recursos genéticos, en el marco global de biodiversidad post-2020 del Convenio sobre la Diversidad Biológica, y en el contexto de la Agenda 2030 y la Visión 2050 de vivir en armonía con la naturaleza.
3. Alentar a los Estados Miembros a aplicar enfoques basados en ecosistemas como estrategia para lograr los compromisos de las Convenciones de Río y los Objetivos de Desarrollo Sostenible.
4. Fortalecer la integración de la biodiversidad en los sectores productivos con miras a incrementar su participación y rol en la conservación y gestión sostenible de la biodiversidad y los servicios ecosistémicos, así como en el financiamiento voluntario de dicha gestión, tomando en cuenta, cuando sea apropiado, las decisiones del CDB sobre integración de la biodiversidad, y considerando las distintas circunstancias nacionales.
5. Adoptar medidas, de conformidad a las capacidades y legislaciones nacionales, que aseguren que la recuperación frente a la crisis económica y sanitaria sea sostenible y tenga un fuerte enfoque de respeto a la biodiversidad y sus vínculos al cambio climático, integrando la biodiversidad en los esfuerzos para poner fin a la pobreza, alcanzar la equidad de género y la inclusión social y el logro de los demás objetivos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.
6. Promover acciones para identificar y trabajar gradualmente en eliminar los incentivos que impactan negativamente la biodiversidad y para crear incentivos positivos que promuevan el uso sostenible de la biodiversidad, y las transiciones hacia patrones de consumo y producción más sostenibles, incluyendo, entre otras alternativas, la economía circular.
7. Promover el fortalecimiento de las capacidades para realizar evaluaciones ambientales estratégicas y evaluaciones de impacto ambiental, así como otras medidas que ayuden a reducir los impactos negativos de los sectores productivos sobre la biodiversidad.


HOJA DE RUTA PARA EL CIERRE PROGRESIVO DE LOS BASURALES
El documento establece en la Decisión 1 sobre contaminación, en relación a la gestión de desechos, exhortar a los países de la región a erradicar progresivamente las prácticas de disposición final inadecuadas, guiados según proceda por la Hoja de Ruta para el cierre progresivo de los basurales en América Latina y el Caribe, que incluye un conjunto de consideraciones técnicas, ambientales, económicas y de inclusión social

La coalición voluntaria de gobiernos y organismos pertinentes para el cierre progresivo de los basurales en América Latina y el Caribe, tiene como propósito principal desarrollar una Hoja de Ruta para el cierre progresivo de los basurales y la transición efectiva hacia la gestión integral de residuos en la región, así como promover el desarrollo de orientaciones técnicas, facilitar el fortalecimiento de capacidades e intercambio de información, y sensibilizar sobre la importancia de la correcta gestión de los residuos.

El objetivo de esta Hoja de Ruta es servir como guía sobre las consideraciones y pasos a seguir para el cierre progresivo de los basurales en los países de América Latina y el Caribe. Está dirigida a los gobiernos nacionales y subnacionales de la región, quienes podrán adaptar e implementar la Hoja de Ruta con arreglo a su situación de partida, y condiciones y circunstancias particulares.

Si bien las metas, hitos y marcos temporales podrán adaptarse en cada país, la adopción de esta Hoja de Ruta como documento de referencia pretende contribuir a un objetivo general de eliminar los basurales para el 2030 en América Latina y el Caribe, de acuerdo con el análisis de línea base y objetivos ya existentes en países de ALC.

El cierre de los basurales es un proceso complejo que debe planificarse adecuadamente, incluyendo consideraciones técnicas, ambientales, económicas y sociales. También requiere un sistema alternativo de gestión de residuos, una capacidad institucional adecuada, apoyo social y consenso político.

En cuanto al camino a seguir, se recomienda a los países de la región de América Latina y el Caribe acelerar el proceso de erradicación de los basurales y de las prácticas inadecuadas de gestión y disposición final, y promover la transición hacia modelos de prevención de residuos. Asimismo, se alienta a los gobiernos nacionales y locales a que adapten y apliquen esta Hoja de Ruta de acuerdo con su situación, condiciones y circunstancias específicas, con el objetivo general de eliminar gradualmente los basurales a más tardar en el año 2030.

Aunque los sistemas de gestión de residuos han mejorado notablemente en las últimas décadas en la región de América Latina y el Caribe (ALC), alrededor del 45% de todos los residuos generados en la región todavía se destinan a sitios de disposición final inadecuados, incluidos más de 10.000 vertederos identificados en los países de ALC. La situación puede variar considerablemente a lo largo de la región, pero la gestión inadecuada de los residuos afecta en mayor o menor medida a todos los países de la región.

Los basurales y la quema a cielo abierto de residuos ocasionan graves riesgos para la salud, tanto para las personas que trabajan en los sitios como para las comunidades que los rodean, y afectan a la vida cotidiana de millones de personas en toda la región. Al mismo tiempo, esto ha dado lugar a graves repercusiones ambientales, incluida la contaminación del agua, la emisión de contaminantes tóxicos y de efecto invernadero, así como la contaminación del suelo, que a su vez afectan a las actividades económicas.

El cierre de los basurales no es una tarea fácil y todavía es preciso superar importantes desafíos. Sin embargo, numerosos países y municipios de la región han realizado ya importantes progresos en esta dirección, aportando así una valiosa experiencia y demostrando que no sólo es un camino posible, sino también necesario. Los múltiples impactos asociados a los basurales hacen que las oportunidades y beneficios resultantes de su cierre sean aún mayores, tanto desde el punto de vista ambiental, social como económico, tal como se resume en el Cuadro 1.
En cuanto a la hoja de ruta, reúne todos los elementos para el cierre de basurales (técnico, financiero, de gobernanza y social) con el fin de mejorar los sistemas de gestión de residuos con mínimos impactos ambientales y sanitarios.

Diagnóstico y evaluación de los basurales
Una adecuada planificación del cierre de basurales requiere una identificación y caracterización inicial de los sitios presentes en el país, provincia o municipio. Esta información se obtiene a través de un trabajo sobre el terreno, por lo que lo más práctico es llevar un check-list para poder establecer rápidamente un perfil del basural, y se puede enriquecer con cualquier detalle que pueda tener importancia posteriormente para desarrollar el plan de cierre y la gestión post-clausura.

Si el alcance geográfico del plan es a nivel nacional, con múltiples basurales identificados, entonces se puede realizar una clasificación o categorización de basurales, mediante la recopilación de información complementaria de los municipios. A continuación se proporciona un ejemplo de criterios para establecer una categorización de basurales:
• Cantidad de residuos depositados.
• Población del municipio.
• Disponibilidad de planes de cierre.
• Capacidad económica y administrativa del municipio.
• Posible solución de disposición final.

Finalmente, también se puede realizar una priorización a través de una ponderación o evaluación de una gama de criterios técnico-operativos, ambientales, administrativos, sociales y económicos, proporcionando una indicación tanto del potencial como de la viabilidad para implementar una solución de cierre y disposición final, y el impacto o riesgo global mitigado por la intervención.

Identificación de alternativas, prioridades y metas

Una vez diagnosticado y evaluado el (los) basurales(s), es necesario identificar alternativas en relación a infraestructura nueva o existente (relleno sanitario, estaciones de transferencia, plantas de reciclaje,…) y el tipo de intervención en el área impactada, ya sea por el cierre, remoción de residuos y nuevo uso o implementación de una nueva área para disposición final con relleno sanitario, así como para establecer prioridades y metas dentro del plan de acción nacional o local para el cierre de basurales.

Identificación y análisis de alternativas
Este es un paso fundamental del proceso de planificación y será la identificación y análisis de sitios, infraestructura y métodos alternativos para el manejo y disposición final de los residuos que actualmente se destinan a basurales o instalaciones inadecuadas:

• Uso de un relleno sanitario regional existente
- Con estación de transferencia
- Sin estación de transferencia
• Construcción de un relleno sanitario local
- Mejora del sitio existente en un relleno sanitario.
- Construcción de un nuevo relleno sanitario

Prioridades y objetivos
Establecer objetivos y desarrollar estrategias es el núcleo del proceso de gobernanza de residuos. La planificación estratégica permite a los responsables de la toma de decisiones y a los profesionales ir más allá del modo de funcionamiento no estructurado y analizar cuidadosamente no solo el sistema de residuos en sí, sino también los desarrollos en un contexto social más amplio que pueden tener un impacto en ese sistema. Un plan estratégico nacional de gestión de residuos puede ser de gran valor al proporcionar orientación a los involucrados, basándose en un conocimiento y una comprensión profundos de las circunstancias locales, incluidas las limitaciones y las fortalezas existentes.
La prevención, minimización, reutilización y reciclaje de residuos serán metas importantes para cualquier cambio institucional.
En este sentido, para facilitar cualquier cambio sistémico en las operaciones asociadas a la gestión de residuos sólidos, es fundamental comprender la situación existente, y para ello se deben considerar los siguientes aspectos:
• Caracterización de la composición de los residuos: fundamental para determinar las opciones adecuadas de tratamiento y disposición.
• Comprensión de cómo se gestionan las corrientes de residuos actuales.
• Una combinación coherente de instrumentos políticos que comprenden legislación acompañada de una aplicación ávida, instrumentos económicos que brindan incentivos y desincentivos para prácticas específicas de residuos, e instrumentos “sociales”, basados en la comunicación y la interacción con las partes interesadas.
• Apoyo a la regulación directa a nivel del Gobierno Nacional, donde se deben introducir leyes adecuadas.
• Implementación de instrumentos sociales.
• Compromiso con recicladores informales.

Por lo tanto, la planificación es fundamental para cualquier proyecto, ya que sienta las bases para una concepción e implementación exitosa. A través de una planificación adecuada, es posible comprender mejor las prácticas y desafíos actuales y brindar respuestas a las demandas actuales y futuras. Una planificación estratégica debe presentar una visión, estrategias y metas a corto, mediano y largo plazo para la gestión y el manejo de residuos de un municipio, una región o un país.

Desarrollo de un plan de cierre, rehabilitación y gestión post clausura

Se debe preparar un plan de cierre para evaluar los impactos potenciales e informar, capacitar y educar a los usuarios. Esto debe proponerse en línea con el Plan Nacional de Residuos Sólidos, cuando corresponda. Esto debe desarrollarse antes de cerrar un basural y antes de comenzar una nueva instalación y / o una nueva opción de eliminación sostenible. El plan debe incluir todos los aspectos técnicos, sociales, de gobernanza y financieros, que se resumen en las siguientes secciones.

Aspectos técnicos
Como se mencionó anteriormente, hay tres métodos disponibles para el cierre de basurales. La opción a utilizar debe basarse en un estudio que tenga en cuenta la sostenibilidad y asequibilidad de las opciones de gestión de residuos en el contexto local, garantizando al mismo tiempo una mejora real en relación con los efectos ambientales actuales y potenciales del basural.
En este sentido, se debe redactar un plan de cierre para evaluar los impactos potenciales e informar, capacitar y educar a los usuarios. Esto debe hacerse antes de cerrar un vertedero y antes de comenzar una nueva instalación y / o una nueva opción de eliminación sostenible.
El plan debe incluir todos los desafíos sociales, de gobernanza y financieros involucrados, como se describe en el contexto anterior. Sin embargo, a nivel técnico, debe abordar como mínimo lo siguiente:
1. Elegir un método de cierre (evaluando factibilidad y utilizando una evaluación basada en riesgos).
2. Elegir un sistema de capa o cobertura.
3. Cumplir con los requisitos reglamentarios según las condiciones específicas del sitio.
4. Seleccionar un sistema de gestión de lixiviados y gases de relleno sanitario, si corresponde. Programa de aseguramiento y control de calidad de la construcción.

Recursos humanos
Si se va a producir un cambio sistémico al erradicar los basurales, es fundamental que se disponga de recursos humanos, con un grupo de especialistas. Es poco probable que alguna de estas profesiones especializadas esté en completo conocimiento de las prácticas de gestión de residuos. Por lo tanto, es esencial que se lleve a cabo un programa de capacitación relevante para reunir las habilidades necesarias. Esto es particularmente relevante para el fortalecimiento de las capacidades técnicas en las autoridades locales.

Aspectos financieros
Dentro de un plan de cierre, también se debe incluir una estimación de los costos de cierre, generalmente basado en un sistema de cobertura seleccionado en dólares o euros por unidad de área. Esto es particularmente valioso en circunstancias de recursos financieros y de otro tipo limitados, a fin de lograr la asignación a los propósitos más beneficiosos, en términos de
instalaciones o actividades particulares.
Un modelo de política nuevo e innovador para el financiamiento efectivo y viable de proyectos relevantes, desde proyectos de microfinanzas hasta megaproyectos, a través de la promoción de la participación del sector privado, podría incorporar los siguientes temas (en diferentes mezclas y combinaciones de políticas):
• Promoción del cofinanciamiento mediante el desarrollo de joint ventures y bonos para proyectos de gestión de residuos
• Suministro de diferentes productos financieros, incluidos (además de préstamos de bancos comerciales y organizaciones internacionales) instrumentos de cofinanciamiento combinados con donaciones;
• Financiamiento de proyectos de ciclo de vida completo, basado en un enfoque complementario y de acuerdo con los objetivos de la estrategia de gestión de residuos nacional / regional;
• Fortalecer la colaboración y alianzas entre el sector público y el privado en la implementación de los proyectos financiados, a través de formas institucionales estandarizadas, flexibles y accesibles;
• Financiar el desarrollo de un mercado nacional para la gestión de residuos y productos reciclados, mediante la promoción de la competencia, la transparencia y el fortalecimiento del espíritu empresarial en diferentes niveles;
• Apoyar la creación de economías de escala en la financiación de proyectos, mediante el establecimiento de asociaciones locales / regionales como condición para la concesión de subvenciones y préstamos;
• Incorporación de principios de planificación estratégica, como la planificación participativa regional y local de la gestión de residuos, la financiación orientada a resultados, la introducción de principios de economía circular y el uso del enfoque del ciclo de vida en la gestión de residuos;
• Provisión de recursos financieros-donaciones para el apoyo técnico y el desarrollo de capacidades de proyectos de asociaciones público-privadas.

Regionalización
El establecimiento de un sistema adecuado y sólido de gestión de residuos sólidos urbanos (RSU) que cumpla con los estándares más altos es prohibitivamente caro para la mayoría de los municipios del mundo en desarrollo. Los costos solo pueden justificarse comercialmente y ser asumidos por un gran número de usuarios. En este sentido, la regionalización se presenta como una alternativa, especialmente para los municipios pequeños.
La regionalización de las operaciones de gestión de residuos depende en gran medida de la estructura geográfica y topográfica del área del proyecto, lo que influye en los costos operativos de los rellenos sanitarios regionales.

Gestión post-clausura
El cuidado posterior al cierre debe llevarse a cabo hasta que el relleno sanitario ya no represente una amenaza para la salud humana y el medio ambiente, en cuyo caso algunos rellenos sanitarios de residuos inertes pueden estar exentos o requerir un cuidado posterior limitado. Muchas regulaciones requieren disposiciones para un período mínimo posterior al cierre de 30 años, y los operadores generalmente consideran 30 años por defecto.
Al diseñar un sistema de cobertura para el cierre de un basural, es beneficioso incorporar actividades adecuadas de uso final del basural20posteriores al cierre, lo que agrega valor y calidad de vida a las comunidades aledañas al basural. Sin embargo, el acceso a los sistemas de monitoreo y control de la instalación cerrada debe estar protegido y restringido solo al personal autorizado.
Para una instalación exitosa de un sistema de cobertura de calidad, es importante implementar un buen control de calidad de construcción durante esta fase.

Participación de las partes interesadas, inclusión social y consideraciones de género

Análisis y participación de las partes interesadas
El análisis de las partes interesadas consiste en identificar, mapear y evaluar cada una de estas categorías y sus relaciones entre sí y con el sistema en su conjunto. Tener una fuerte aceptación de todas las partes interesadas clave es fundamental para el éxito de una iniciativa inclusiva de reciclaje y residuos, y la falta de garantía de la aceptación de los actores clave puede ser un factor decisivo.
También es necesaria la identificación de afectados, interesados y terceros para integrar mejor un enfoque conciliado al cierre del basural, lo que permitirá que la intervención sea exitosa.
La participación de las partes interesadas debe ser parte de todos los componentes sociales de un sistema o proyecto de gestión de residuos sólidos.
Los objetivos del proceso de participación de las partes interesadas para el cierre de un basural son generalmente: a) abordar las preocupaciones sociales, b) mejorar el desempeño ambiental y social del nuevo sistema; y c) fortalecer la sostenibilidad. Para lograr estos objetivos, es importante:
1. Asegurarse de que todos los riesgos e impactos potenciales para las partes afectadas hayan sido debidamente identificados y evaluados.
1. Considerar una gama más amplia de conocimientos y perspectivas de las partes interesadas.
2. Asegurar la mitigación efectiva de los impactos negativos y / o la mejora ambiental y social del proyecto con la participación de terceros.
3. Establecer mecanismos de control para asegurar buenas relaciones con las comunidades locales y otras partes afectadas.
4. Asegurar un presupuesto adecuado para el trabajo de inclusión y mitigación de impactos negativos.

Instrumentos y procesos sociales
Los instrumentos estándares y los procesos para abordar aspectos sociales específicos de los cierres de basurales incluyen:
1. Planes de comunicación / sensibilización pública (dirigidos a generadores de residuos, usuarios finales);
2. Procesos de comunicación específicos (para comunidades locales con problemas NIMBY);
3. Planes de reasentamiento (para personas afectadas por los impactos del reasentamiento);
4. Planes de inclusión de recicladores informales (para recicladores informales afectados por cierres de sitios).
La dimensión social más importante y compleja del cierre de un basural suele ser la presencia de recicladores informales y su incorporación al sistema de residuos nuevo o mejorado de una manera justa, técnicamente viable y financieramente sostenible22. Las metas y aspiraciones expresadas con frecuencia de los recicladores informales en las intervenciones de residuos sólidos incluyen:
• Igual o mayor acceso a materiales reciclables
• Ingresos iguales o superiores
• Trabajo continuo en el sector de residuos / reciclaje
• Mejores condiciones laborales
• Reconocimiento y respeto
• Consideración de su modelo de negocio actual

Plan de inclusión del reciclador informal
El trabajo con recicladores informales en un cierre de basural generalmente se estructura en torno a la elaboración y ejecución de un Plan de Inclusión, que establece los aspectos clave de las acciones a tomar con los recicladores afectados.

El alcance del Plan de Inclusión dependerá del alcance y la naturaleza de los impactos, el número de recicladores involucrados y otros aspectos de la situación.
El objetivo general de un plan de inclusión de recicladores normalmente debería ser mejorar o, como mínimo, mantener o restaurar - los medios de vida y los estándares de vida de todos los recicladores afectados a los niveles previos al proyecto. Cuando la legislación nacional y / o las políticas de salvaguardia de los donantes lo exijan, este objetivo es obligatorio, (en otros lugares se recomienda). Los objetivos específicos deben incluir:
• Asegurar un acceso adecuado, confiable y seguro a los materiales reciclables;
• Desarrollar alternativas viables donde tal acceso sea imposible;
• Mejorar la salud, la seguridad y la protección de las condiciones de trabajo;
• Incrementar la efectividad, eficiencia y rentabilidad;
• Proporcionar formalización, reconocimiento y acceso a los beneficios;
• Fortalecimiento de capacidades, habilidades y organización colectiva;
• Garantizar la equidad de género y abordar las necesidades, capacidades y aspiraciones especiales de las mujeres y los grupos vulnerables;
• Erradicar el trabajo infantil de manera responsable.

Es importante señalar que la perspectiva de género debe integrarse desde el principio en la toma de decisiones y el establecimiento de políticas del sector de residuos. Esto hará que la política sea más eficiente y generará más beneficios para la sociedad en su conjunto.
Pasos

Modos de incorporación
La incorporación de recicladores informales en los sistemas de residuos y reciclaje puede seguir varias estrategias. Las líneas básicas de apoyo para incrementar los beneficios y apoyar el desarrollo de instituciones viables y sostenibles incluyen:
• Escala creciente;
• Valor agregado;
• Ascender en la cadena de reciclaje (hasta la recogida a domicilio o a granel, separación, transporte, transformación e incluso comercialización);
• Mejorar la eficacia y la eficiencia;
• Ampliar la gama de bienes y servicios ofrecidos;
• Generar legitimidad, reconocimiento social, alianzas comerciales e incentivos.

Implementación, monitoreo y evaluación

Implementación
Una vez que se han desarrollado los diferentes planes o estrategias para el cierre de basurales, la participación de las partes interesadas y la inclusión social, es en la etapa de implementación cuando muchos de los verdaderos obstáculos para una estrategia de cierre exitosa pueden hacerse evidentes.
El proceso de implementación en realidad comienza con la adopción formal y el lanzamiento del plan de cierre del basural o la estrategia de eliminación. El lanzamiento debe ir acompañado de una campaña de relaciones públicas adecuada.
Después de la adopción y el lanzamiento, una serie de otros pasos se vuelven importantes (PNUMA, 2013):
• Sensibilización y comunicación, primero entre las partes interesadas en la gestión de residuos y entre los sectores interesados del gobierno, seguidos por la comunidad en general.
• Asignar responsabilidades y tareas entre los actores identificados en el plan de cierre.
• Movilizar recursos (ver 4.3.3 arriba)
• Instrumentos económicos, incluido el cobro de tasas, la introducción de incentivos y desincentivos fiscales.
• Incentivos a la inversión para el sector privado y para las asociaciones público-privadas.
• Obtener el presupuesto necesario del gobierno.
• Negociar arreglos con participantes relevantes del sector privado.
• Acceso y uso de financiamiento para el desarrollo28.
• Identificar y realizar los cambios legislativos y reglamentarios necesarios.
• Cumplimiento (en el caso de leyes o reglamentos)
• Recopilación y registro de información y datos confiables y difusión pública.

Durante la implementación, también se debe prestar atención a mantener el ímpetu y el compromiso político. Entre los aspectos relevantes a considerar estarían:
• Formas de retener y renovar el apoyo político, que debe mantenerse durante todo el proceso. Un ejemplo es asegurar que el plan arrojará algunos resultados tangibles y políticamente atractivos a corto plazo, como algunas intervenciones iniciales en basurales críticos y la presentación de informes sobre los beneficios ambientales y sociales relacionados.
• Incluir algunos elementos para brindar apoyo durante la implementación, p. Ej. seguimiento específico de temas prioritarios o grupos de trabajo enfocados en desafíos particulares, como la inclusión de recicladores informales.
• Considerar si la responsabilidad en el punto de implementación debe ser transferida de aquellos que desarrollaron el plan, ya que la implementación a menudo requiere un conjunto diferente de habilidades.

Monitoreo y evaluación
La evaluación del progreso y el éxito de un plan o estrategia de cierre de basurales requiere que se mida y evalúe el progreso hacia los objetivos y metas. Esto requiere:
• Información y datos de cada basural, incluidos los aspectos ambientales y operativos.
• Un proceso para la evaluación del progreso, incluida la identificación de las barreras para el éxito y la evaluación del éxito o el fracaso de iniciativas particulares.
• Informe de los resultados a los gobiernos y las partes interesadas.

Es importante poder rastrear y medir de manera confiable el desempeño social junto con otros aspectos de una intervención. Esto implica el establecimiento de datos de referencia completos y confiables en la fase de diagnóstico, el desarrollo de un número limitado de indicadores básicos significativos en la fase de diseño, un seguimiento sólido durante la fase de implementación y una evaluación ex post rigurosa después de la intervención. Se recomienda encarecidamente el uso del monitoreo participativo, como un aspecto del empoderamiento de los recicladores informales y otros actores clave.

CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES

De acuerdo con la información proporcionada en este documento, se puede concluir lo siguiente:

• Los sistemas de gestión de residuos han mejorado notablemente en las últimas décadas en la región de América Latina y el Caribe (ALC), incluyendo una mayor cobertura de recolección de residuos, y un mejor manejo y disposición de los residuos. También se han fortalecido los marcos normativos, incluyendo la prohibición general del vertido incontrolado de residuos, y el desarrollo de políticas y planes más integrados.

• Sin embargo, la generación total y per cápita de residuos continúa aumentando, y las tasas de reciclaje se mantienen generalmente bajas en la región. Además, alrededor del 45% de todos los residuos generados en la región todavía se destinan a sitios de disposición final inadecuados, incluyendo más de 10.000 basurales identificados en los países de ALC. La situación puede variar considerablemente a lo largo de la región, pero la gestión inadecuada de los residuos afecta en mayor o menor medida a todos los países de la región.

• Los basurales y la quema a cielo abierto de residuos ocasionan graves riesgos para la salud, tanto para las personas que trabajan en los sitios como para las comunidades que los rodean, y afectan a la vida cotidiana de millones de personas en toda la región. Al mismo tiempo, esto ha dado lugar a graves repercusiones ambientales, incluida la contaminación del agua, la emisión de contaminantes tóxicos y de efecto invernadero, así como la contaminación del suelo, que a su vez afectan a las actividades económicas. Los impactos asociados a la gestión inadecuada de residuos pueden ser exacerbados durante crisis sanitarias como la pandemia por COVID-19, particularmente sobre los trabajadores del sector y los recuperadores informales.

• En este sentido, es esencial eliminar progresivamente los basurales y sustituirlos por prácticas de gestión y métodos de disposición final de residuos eficaces, en el marco de estrategias integradas de gestión de residuos que promuevan su prevención y minimización.

• El cierre de los basurales es un proceso complejo que debe planificarse adecuadamente, incluyendo consideraciones técnicas, ambientales, económicas y sociales. También requiere un sistema alternativo de gestión de residuos, una capacidad institucional adecuada, apoyo social y consenso político.

• La Hoja de ruta propuesta ofrece una visión general de los diferentes elementos y medidas prácticas que deben considerarse para el cierre progresivo de los basurales en la región de América Latina y el Caribe, incluyendo: el diagnóstico y la evaluación de los basurales; la identificación de alternativas, prioridades y objetivos; la elaboración de un plan de cierre y de gestión post-clausura; el proceso de participación de los actores; y la aplicación, supervisión y evaluación. También se hace referencia a las directrices y los recursos de información existentes, que contienen información técnica más detallada.

En cuanto al camino a seguir, se recomienda lo siguiente:
• Los países de la región de América Latina y el Caribe deberían acelerar el proceso de erradicación de los basurales y de las prácticas inadecuadas de gestión y disposición final, y promover la transición hacia modelos de prevención de residuos.

Acceda a los documentos completos:

Hoja de Ruta de Basurales: 

https://wedocs.unep.org/bitstream/handle/20.500.11822/34919/Roadmap_ES.pdf?sequence=5&isAllowed=y

Decisiones del XXII Foro de Ministros:

https://wedocs.unep.org/bitstream/handle/20.500.11822/34956/Decisiones_22.pdf?sequence=2&isAllowed=y

Mas Noticias

Te Recomendamos

Volver