miércoles, 27 de enero de 2021
El tiempo - Tutiempo.net

Ordenanza en Rosario “Programa Municipal de Gestión Menstrual”

Generar concientización y abordar situaciones de inequidad.

El Concejo Municipal de Rosario aprobó una Ordenanza para la creación del “Programa Municipal de Gestión Menstrual”, presentada por las Concejalas Norma López, María Fernanda Gigliani, Celeste Lepratti, Caren Tepp, Jésica Pellegrini, Marina Magnani, María Luz Olazagoitía y el Concejal Pedro Salinas.

La iniciativa aprobada tiene por objetivo generar acciones de concientización sobre el ciclo menstrual, como así también abordar de manera integral las situaciones de inequidad que sufren mujeres y personas con capacidad de gestar.

Los argumentos que establece la Ordenanza para su fundamentación se basan en la importancia de generar una política pública en torno a la gestión menstrual que posibilite a niñas, adolescentes, mujeres y personas con capacidad de gestar reducir la desigualdad que sufren, como así también acceder a la información necesaria sobre esta temática, como también el acceso al suministro de los elementos que promuevan el cuidado de la salud y el medio ambiente.

Además hace hincapié en que la menstruación es un hecho fisiológico que forma parte de la vida de las mujeres, adolescentes, niñas y personas con capacidad de gestar, y en tal sentido, presenta características particulares y exige un abordaje integral.

En tal sentido señala que el 26% de la población mundial experimenta el período menstrual cada mes, pero a pesar de ello este hecho natural todavía sigue siendo un tabú, como así también motivo de estigma y discriminación. El silencio, ocultamiento y desnaturalización de este hecho lleva a la desinformación y especialmente en la vida de las personas de más escasos recursos. Se limita el acceso al ejercicio de derechos fundamentales como la igualdad, la educación y la no discriminación y el derecho a la salud (consagrado por la Declaración Universal de Derechos Humanos (ONU) y la Declaración de Bioética y Derechos Humanos de UNESCO).

Asimismo menciona que en el año 2015, las agencias de Naciones Unidas dedicadas a la infancia y a la salud, la Unicef y la OMS respectivamente dieron a conocer que alrededor de 500 millones de mujeres en el mundo que no acceden a recursos adecuados para gestionar la menstruación y que este problema deriva en ausentismo escolar y laboral.

En ese marco alude que la gestión menstrual demanda, además del acceso a las medidas sanitarias básicas como agua limpia, instalaciones sanitarias adecuadas que permitan la privacidad de las personas, entre otras, elementos de gestión de higiene menstrual (toallitas, tampones, paños absorbentes lavables, copa menstrual, etc.), lugar para la correcta eliminación de los desechos y especialmente conocimiento y visibilización de la temática.

En cuanto a los impactos ambientales que surgen en esta temática, destaca que existen productos para la gestión menstrual que permitan reducir notablemente la cantidad de residuos generados. Por ejemplo, el uso de la copa menstrual.

En otro orden, fundamenta que es imperativo reconocer que la gestión menstrual es un hecho de enorme impacto social también en términos de cuidados sanitarios, especialmente cuando se trata de poblaciones vulnerables, ya que en este sentido la OMS señala que la falta de acción por parte de los estados, pone en riesgo la salud de gran parte de la población, dado que la falta de medios e información para manejar correctamente la menstruación, puede resultar en infecciones, daños a la salud mental a largo plazo y embarazos no deseados. También lleva a que se repliquen prácticas menstruales antihigiénicas, lo que puede llevar a riesgosas infecciones o causar infecciones del tracto urinario, problemas de salud reproductiva, infertilidad e inclusive la muerte.

En cuanto al derecho a la educación de las mujeres y niñas, la Ordenanza cita datos del Banco Mundial que ha estimado que a nivel global se pierden entre el 10 y el 20% de los días de clase por causas relacionadas con la falta de acceso a la higiene menstrual. En el mismo sentido, el programa WASH de UNICEF, señala que el inicio de la menstruación presenta retos particulares para las niñas y adolescentes en edad escolar. En ese sentido se ha podido establecer en el informe referido, una correlación entre la deserción escolar por motivos vinculados a la menstruación y la falta de acceso a la información, con las condiciones de higiene y la falta de medios económicos para adquirir los productos necesarios para su cuidado, lo cual incrementa el ausentismo.

Por otro lado enfatiza sobre los problemas de la desigualdad económica estructural que las mujeres enfrentan en diversas formas, profundizado en Argentina por el impacto de la crisis económica actual. En este marco informa que en el 2° trimestre de 2019 la brecha salarial entre varones y mujeres alcanzó un 27%. Que según datos del INDEC, 7 de cada 10 personas de menores ingresos son mujeres y la tasa de desocupación de mujeres jóvenes de 14 a 29 años alcanzó en el 1º trimestre de 2019 el 23,1 % mientras que en varones es de 18,5%. Que según datos publicados en el portal economiafeminita en junio de 2019 una persona gasta anualmente en productos para la gestión menstrual entre $1900 y $2140. Esto equivale a más de 55 litros de leche, o un mes de Asignación Universal por Hijo. Estos datos evidencian la situación de desigualdad que implica para las mujeres el simple e ineludible hecho de ser personas menstruantes.

En relación a las condiciones de desigualdad cultural y social impuestas, la ordenanza menciona que además no existen políticas públicas que amortigüen el impacto de la inflación en los elementos para la gestión menstrual. Ni tampoco que garanticen el acceso de las mujeres de bajos recursos a estos elementos. Asimismo, si bien hay proyectos de ley presentados para reducir el IVA a los productos de gestión menstrual no han sido aprobados aún. Además menciona que los Programas como Precios Cuidados y Precios Justos, no contemplan productos de gestión menstrual.

Es así que establece que se debe considerar que se trata de productos de primera necesidad para las mujeres, cuya utilización no es voluntaria, y que tampoco existe un programa que contemple la distribución gratuita de productos de gestión menstrual.

Para finalizar el proyecto establece que resulta indispensable que los estados aborden esta temática, argumentando que su omisión implica la vulneración de derechos de raigambre constitucional y supra legal en tanto nuestra Carta Magna en sus artículos 14 y 16 reconoce como derechos inviolables la educación y la igualdad, aboliendo inclusive prerrogativas de cualquier índole. Al mismo tiempo que del cuerpo de normas internacionales incorporadas con jerarquía constitucional, en virtud de la reforma de 1994, surge la consagración del plexo de derechos que comprende la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, que en su artículo 3, específicamente establece: “Los Estados Partes tomarán en todas las esferas, y en particular en las esferas política, social, económica y cultural, todas las medidas apropiadas, incluso de carácter legislativo, para asegurar el pleno desarrollo y adelanto de la mujer, con el objeto de garantizarle el ejercicio y el goce de los derechos humanos y las libertades fundamentales en igualdad de condiciones con el hombre”.

Por último destaca que es de evidencia que los derechos consagrados en las normas mencionadas, se encuentran vulnerados si se hace pesar sobre las mujeres la carga de afrontar el costo de los elementos necesarios para su gestión menstrual, siendo la menstruación un proceso biológico involuntario.

En este marco establece que en pos de garantizar estos derechos, vinculados a la no discriminación y al acceso igualitario a la educación, el trabajo y la justicia, se hace imperioso adoptar medidas concretas. Y que resulta imprescindible el suministro gratuito de los elementos necesarios para la gestión menstrual para quienes no puedan pagarlos, a fin de promover condiciones de igualdad entre los géneros".

En este marco, la Ordenanza aprobada en su artículo 1° crea el “Programa Municipal de Gestión Menstrual”; estableciendo en su artículo 3° que tendrá por objetivo general generar acciones de concientización sobre el ciclo menstrual, como así también abordar de manera integral las situaciones de inequidad que sufren mujeres y personas con capacidad de gestar, solo por el hecho de menstruar.

En su artículo 2°, describe como elementos de gestión menstrual a todo elemento de contención utilizado durante la menstruación tales como: toallas higiénicas (descartables o reutilizables), tampones, copas menstruales, esponjas marinas y ropa interior absorbente.

En el artículo 4° establece las propuestas a desarrollar por el Departamento Ejecutivo para cumplir con el objetivo propuesto:

- Convocatoria a un concurso de ideas “Menstruación fuera del closet": que tendrá por finalidad el diseño e implementación de una campaña gráfica/audiovisual orientada a generar contenidos e información acerca de este tema, como evitar la discriminación de personas menstruantes, incluyendo capacitación para docentes sobre estrategias para abordar el tema en el aula.

- En relación a la economía social propone fortalecer a emprendimientos locales que produzcan y/o comercialicen elementos de gestión menstrual ecológicos, mediante la adquisición de productos para campañas de distribución gratuita y otras estrategias de promoción.

- Realizar campañas solidarias de recolección y distribución de elementos de gestión menstrual: Impulsar una colecta solidaria de elementos de gestión menstrual, en sinergia con organizaciones de la sociedad civil e instituciones, para la provisión gratuita; priorizando los espacios educativos, de salud, recreativos, cárceles de mujeres, refugios y centros de día.

- Incluir en el Programa Municipal de Precios Justos, productos de gestión menstrual.

- Con respecto al cuidado del medio ambiente, la ordenanza propone:
. La Promoción de acciones de concientización sobre la importancia de reducir los residuos generados por los elementos de gestión menstrual y generar estrategias para separar los residuos sanitarios.

. Asimismo plantea la difusión de productos ecológicos como método alternativo, mediante campañas de distribución de toallas higiénicas de tela reutilizables y/o copas menstruales, acompañados de un instructivo de uso e higiene.

. Además propone los “Baños amigables”, donde se establece el desarrollo de estrategias para que todos los baños de acceso público de la ciudad cuenten con las condiciones de higiene necesarias para su uso (limpieza, agua potable, cestos para la disposición de residuos, iluminación, que las puertas funcionen, jabón, cartelería informativa).

En relación al Artículo 5°, establece que en la aplicación de las propuestas se respetarán los principios de identidad de género detallados en la Ley N° 26.743.

Para el cumplimiento de la Ordenanza, en su Artículo 6°, autoriza al Departamento Ejecutivo Municipal a celebrar convenios de colaboración con empresas del sector privado dedicadas a la elaboración y comercialización de elementos de gestión menstrual descritas en el artículo 2o, para que en el marco del concepto de responsabilidad empresarial, se evalúen opciones como canastas económicas, donaciones para poblaciones vulnerables, campañas de promoción y concientización, todo esto consensuado y llevado adelante entre el sector privado y el público.

 

Mas Noticias

Te Recomendamos

Volver