viernes, 27 de noviembre de 2020
El tiempo - Tutiempo.net

Constanza Mias*

Autora del Libro "Las Excusas Ensucian"

Correcta gestión de los rellenos sanitarios

Disposición final en bala seca de alta densidad. Por Constanza Mías.

Vamos a definir la disposición final en bala seca de altadensidad a partir de una idea conocida y aceptada por todos y que es la del relleno sanitario. Hacemos esto porque consideramos que la tecnología utilizada es una evolución sobre los mismos, con las que se logran todas las ventajas y se suprimen los problemas.

La disposición final de los RSU en rellenos sanitarios o vertederos es la práctica más común en nuestro país. Es aplicable a pequeñas y grandes comunidades. Aunque normalmente se aplica a todo tipo de RSU debería implementarse solamente sobre aquellos residuos que no han podido ser tratados por métodos como el reciclaje, compostaje o recuperación. Los rellenos sanitarios evitan la proliferación de insectos y otros vectores y la contaminación del aire, el suelo y el agua.

En la práctica se incluyen residuos peligrosos dentro de los rellenos sanitarios como: pilas, baterías, termómetros de mercurio, aerosoles, cerámica, lámparas y productos farmacéuticos. También forma parte de los rellenos sanitarios el tamizado del compost y los pañales. Es importante minimizar el flujo de RSU cuya disposición final es el relleno sanitario. Con este propósito es necesario promover técnicas de separación y recuperación de residuos, promover plantas de recuperación y reciclaje de residuos y desarrollar mercados para los productos recuperados o reciclados.

El relleno sanitario debe utilizar el menor espacio posible y ocasionar el menor impacto ambiental negativo. Las operaciones que se deben realizar periódicamente en un relleno sanitario son:

  • Recepción de los residuos.
  • Separación en cinta.
  • Compactación de los residuos.
  • Disposición de los residuos.
  • Recubrimiento con suelo.

Características generales, funcionamiento y operación de los rellenos sanitarios

El objetivo del relleno sanitario es evitar los impactos negativos al ambiente producidos por los enterramientos comunes. La fosas de los rellenos sanitarios o vertederos controlados es una obra de ingeniería, a la que debe colocarse en todos los casos una membrana protectora de 1.500 metros laterales y de fondo, sistemas de recolección de efluentes líquidos y sistema de venteo de gases.

La tecnología y mano de obra necesaria para operar estos rellenos sanitarios depende, naturalmente, del volumen de RSU que se manejan. Normalmente se puede operar manualmente hasta 5 toneladas diarias de RSU, para mayor cantidad se necesita maquinaria pesada (topadoras).

La membrana tiene por objetivo evitar la contaminación del suelo y de las napas superficiales y subterráneas. Los rellenos sanitarios también deben permitir la recolección de los lixiviados que de otra manera contaminan el suelo y las aguas subterráneas. Estos lixiviados contienen sustancias pertenecientes de los RSU y deben ser recolectados y tratados posteriormente. Una manera de controlar el buen funcionamiento del relleno sanitario en este sentido es mediante el análisis de las aguas subterráneas o del suelo.

El volumen de lixiviados depende del líquido que tiene el residuo y del volumen de precipitaciones que recibe el relleno sanitario. Se recomienda pendientes de 2° y 7° para la cubierta ya que de esta manera se favorece el escurrimiento del agua. La capa superior es de arcilla o membrana geosintética debido a su baja permeabilidad. También la vegetación evita la erosión y el ingreso de agua.

El monitoreo de las aguas subterráneas se debería exigir y la extracción y tratamiento de los lixiviados debería ser también exigido como una forma de prevenir y evitar la contaminación del suelo y las aguas subterráneas. Los lixiviados recuperados se deberían enviar a un tanque de estabilización, a una planta de tratamiento de efluentes cloacales o ser tratados por procesos químicos.

Dentro del relleno sanitario se produce una descomposición anaeróbica (sin presencia de oxígeno), el gas metano y el dióxido de carbono son unos de los productos de esta descomposición. Estos gases se recogen con tubos y el metano puede aprovecharse para la producción de energía. También es importante el control de estos gases en el suelo adyacente.

La producción de gases puede provocar explosiones en el relleno y daños en la cubierta. Además de metano y dióxido de carbono, las emisiones gaseosas contendrán compuestos orgánicos volátiles. Es por esto imprescindible el monitoreo ambiental del relleno.

Es recomendable cubrir, después de cada jornada de trabajo, la última capa de residuos con 15 cm de tierra. Con esto se evita la proliferación de plagas, la ignición y desparramo de residuos y los malos olores.
La cubierta final estará constituida por una capa de infiltración y otra de erosión. La primera minimiza el ingreso de líquidos al relleno lo que se mejora con canales de drenaje, la segunda está formada por vegetación sin raíces profundas y evitará la erosión del relleno.

Diseño de un proyecto de relleno sanitario

Selección del lugar
Es necesario proponer varios sitios para la ubicación de un relleno sanitario. La elección deberá considerar que el acceso al predio sea cómodo, que no interfiera con las actividades de la comunidad, que exista tierra disponible para la operación del relleno y que tenga capacidad para recibir los RSU por lo menos por 30 años. Además se deben realizar estudios de campo, geológicos e hidrológicos para determinar la presencia de acuíferos, calidad y dirección de aguas subterráneas, drenajes y características del suelo.

Caracterización del flujo de residuos
Como en cualquier plan de valorización de RSU es necesario conocer su composición y cantidad. Se deberá tener en cuenta el crecimiento demográfico y la evolución socioeconómica. Se deben incluir en cálculo la capacidad de compactación de los RSU depositados.

Destino final del sitio
Una vez agotada la vida útil del relleno sanitario es necesario dar una utilidad a este sitio. Esto debe estar previamente planificado. Normalmente se destinan para parques, pero en caso de construirse estructuras debe estar previsto.

Cuidado general del relleno sanitario
Aunque la fosa se halla cerrado la actividad biológica continua. Los residuos se seguirán asentando lo que ocasiona roturas en la cubierta la que deberá ser correctamente mantenida. Lo mismo puede ocurrir con las conducciones y instalaciones internas. El tratamiento y monitoreo de los efluentes líquidos y gaseosos deberá continuar posteriormente al cierre, aunque la composición de los contaminantes irá disminuyendo paulatinamente.

Disposición final en balas secas de alta densidad

A continuación describiremos el proceso completo, desde la el ingreso a la disposición final de un sistema de Disposición Final de RSU en Balas Secas de Alta Densidad y a lo largo del desarrollo iremos viendo los pro y contras frente al sistema de Disposición Final de RSU en Balas Secas de Alta Densidad.

1. Recepción: La planta recibirá residuos, de acuerdo a un riguroso cronograma de entregas con horarios que se asignarán y que se deberán cumplir estrictamente, evitando la acumulación de los mismos. Cada camión se pesará y se documentará el peso del mismo con un remito de recepción que devengará a fin de cada mes una factura para las respectivas comunas o municipios. Una vez pesados los residuos, los residuos se volcarán directamente a una tolva de carga (en caso de existir algún tipo de separación en origen, en la tolva se verterán los residuos que no hayan pasado por el proceso, al resto se los dejará en un playón dispuesto para tal fin) situada en la entrada del galpón para iniciar el proceso de separación en destino. Los residuos no se pueden almacenar y deberán descargarse únicamente en la tolva. En los momentos en que no hay residuos para procesar o al final de la recepción se llevaran del playón a la tolva las bolsas con los separado en origen para proceder a una segunda selección y separado en tipos. Este tipo de operatoria aumenta la calidad y el porcentaje de material seleccionado manualmente para reciclar.
Comparación: Ambos Sistemas de Disposición Final pueden o no contar con sistemas de separación. Si bien es óptimo y éticamente deseable contar con ellos, bien el sistema tiene que tener la capacidad para disponer del total de residuos. La desventaja más evidente de realizar disposición sin separación es que la celda durará mucho menos tiempo.

2. La separación en cinta y manualmente de los residuos aptos para reciclar: Este proceso llamado también “picoteo” se efectúa con personas que selecciona manualmente los distintos materiales posibles de reciclar, separa los mismos en distintos canastos y luego prensa en máquinas para estibarlos en los sectores de planta correspondientes. También se separará los orgánicos aptos para el compostaje.

En el proceso de picoteo de material inorgánico se realiza en grupos donde algunos separaran vidrios, otros plásticos en sus distintos tipos, papel, todo de acuerdo a su valor comercial, siendo colocados en tolvas que desembocan en carros para luego llevarlos a prensar.

Una vez terminado el picoteo el personal tomará los carros y los llevará, de acuerdo al tipo de material, para su enfardado en prensas a los fines de aumentar la densidad y facilitar su transporte en el momento de la venta.

Los residuos una vez separados y enfardados se colocaran en boxes distintos para su almacenamiento y posterior comercialización.
Comparación: Ambos Sistemas de Disposición Final pueden o no contar con sistemas de separación. Si bien es óptimo y éticamente deseable contar con ellos, bien el sistema tiene que tener la capacidad para disponer del total de residuos. Las desventajas más evidentes de realizar disposición sin separación es que la celda donde se realiza la disposición final durará mucho menos tiempo y no habrá generación de trabajo que es otro de los objetivos e inserción social para los cirujas

3. La separación positiva de residuos orgánicos: El personal hace la separación de todo lo orgánico (25% a 30% del total), que una vez triturado con el mismo se formará el compost con lombrices que se tratará en la planta de compostaje respectiva. Debido a que este compost no cumple con los requisitos de calidad para ser utilizado como enmienda de acuerdo a las normativas de SENASA, se lo utilizará para cobertura.
Comparación: Ambos Sistemas de Disposición Final pueden o no contar con sistema de separación de orgánicos. Las desventajas más evidentes de realizar disposición sin separación es que la celda durará mucho menos tiempo, la generación de líquidos lixiviados y percolados es mayor y hay menor de trabajo e inserción social para los cirujas.

4. La separación de pilas y residuos peligrosos: Debido a que hablamos de plantas de RSU, no tienen proyectado procesar residuos peligrosos como baterías, pilas, componentes electrónicos, animales muertos, envases de venenos, patógenos, etc. Los residuos peligrosos separados se almacenarán en tambores de 200 ltrs. y derivarán a las plantas habilitadas para tratarlos.
Comparación: Ambos Sistemas de Disposición Final pueden o no contar con sistema de separación de pilas y residuos peligrosos. Las desventajas más evidentes de realizar disposición sin separación es que la celda durará mucho menos tiempo, los líquidos lixiviados y percolados son de mayor peligrosidad y hay menor de trabajo e inserción social para los cirujas.

5. El prensado con prensas de balas secas: Una vez separado lo reciclable y lo orgánico queda el rechazo (que en el mejor de los casos es el 40% de la basura). Este material se enviará por la cinta a una prensa hidráulica para balas secas de alta densidad, la que, al comprimirlos sobre una cámara cerrada le extraerá los fluidos dejando el material prácticamente seco. Estos líquidos resultantes del proceso de separación, selección y prensado en planta, serán regularmente recogidos y bombeados a planta de tratamiento de percolados (las características químicas de los mismos los hacen asimilables en plantas de tratamientos de líquidos cloacales).
Si se adopta tecnología de prensado de alta densidad de los residuos, con posterior enfardado con cobertura plástica, no se prevén lixiviados en la celda, solo percolados que también se tratarán con los de la planta. Los residuos una vez prensados, subirán de densidad desde 350 kg por metro cúbico a aproximadamente 1000 kg por metro cúbico.

Comparación: En el Relleno Sanitario el producido en el día se arroja húmedo en la celda, se compacta con maquinaria pesada, luego se lo cubre con una capa de suelo y se vuelve a compactar para evitar olores, voladuras y alimañas. En nuestro caso, los cubos se trasladan y apilan en las celdas. Como el material está seco y envuelto en film, no hay voladuras, y la posibilidad de olores y alimañas se reduce notablemente.

6. El enfardado en film de polietileno: Una vez prensadas las balas son atadas con sunchos de alambre o plástico, posteriormente, las mismas son envueltas en forma firme con film de polietileno, el que evitará la salida de olores y la entrada de líquidos. Estas balas serán trasladadas en camión a una fosa de disposición final (con las mismas características que las del de Relleno Sanitario).

Las celdas: Estas celdas estarán especialmente diseñadas para contener las balas secas.
Para la construcción de la celda primero se realizará una excavación cuya profundidad dependerá de la las características del suelos y aguas subterráneas del predio, la que contará con taludes uno en dos, el fondo de la misma tendrá una pendiente del 5 por mil hacia uno de los laterales, donde se realizara la colección de las aguas del percolado.

El suelo se mezclará con bentonita para lograr la compactación que exija la normativa vigente. Luego se colocará una membrana de polipropileno de alta densidad de 1,5 mm de espesor, la que se soldará con una soldadura de dos vías para permitir ensayos de presión entre soldaduras lo que determinará si sellado correcto, sobre la membrana se colocará un geotextil, el que servirá como resistencia a la tracción y permitirá el drenaje de líquidos.

Sobre el geo textil se vierte una capa de suelo de 30cm y sobre este se coloca lo cubos de residuos, este suelo nos permitirá operar con los vehículos dentro de la celda sin dañar la membrana.

La metodología de trabajo será la de apilar los cubos hasta una altura de 3 m, sobre la cual se colocará una capa de 15 cm de suelo y se seguirá apilando.

Se comenzará por el sector más alto, formando bermas en espacios reducidos de suelo de unos 30 cm que permitirá, en caso de lluvia, poder retirar el agua de la celda sin pasar por los cubos, antes de retirarla de la cámara se le realizarán análisis químicos previo al envío a planta de tratamiento o uso para riego.

Comparación: En el Relleno Sanitario el producido en el día se arroja húmedo en la celda, se compacta con maquinaria pesada, luego se lo cubre con una capa de suelo y se vuelve a compactar para evitar olores, voladuras y alimañas. En caso de lluvia, la misma penetra la capa de tierra y el líquido que se genera es un lixiviado que es conducido y recolectado para ser tratado en planta química. En nuestro caso, los cubos se trasladan y apilan en las celdas. Como el material está seco y envuelto en film, no hay voladuras, y la posibilidad de olores y alimañas se reduce notablemente. Por otro lado el agua no ingresa en el plástico ni se detiene entre los cubos, lo que hace que el líquido que se genera a posteriori de una lluvia pueda ser utilizado para riego, o, eventualmente ser tratado en la planta de líquidos cloacales. Se utiliza menos tierra, menos maquinaria, el frente de trabajo es extremadamente prolijo y, debido a que sabemos que pueblo, en que camión y a qué hora llegó la basura podemos tener una trazabilidad de los residuos.

*Constanza Mias. Subsecretaria de Gestión Ambiental de la Municipalidad de Córdoba. Experta en temas de residuos.

Mas Noticias

Te Recomendamos

Volver