viernes, 26 de febrero de 2021
El tiempo - Tutiempo.net

Plan de la ciudad de Resistencia con eje en lo urbano y el desarrollo

La planificación estratégica como metodología, las metas a alcanzar como resultados deseados.

El desarrollo de este artículo obedece al interés en demostrar que los municipios pueden y deben planificar, y que estos procesos permiten definir metas claras, priorizar las acciones, involucrar a vecinos y actores de la comunidad, medir y evaluar el desarrollo de un territorio.

Elaborado por la Municipalidad de Resistencia y la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad Nacional del Nordeste, se presentó el Plan de Desarrollo y Ordenamiento Territorial de dicha ciudad, denominado POT Res 40, a través de un acuerdo de trabajo y con el objetivo de contar con una herramienta de gestión para lograr el desarrollo justo, sostenible y equilibrado del territorio, con un horizonte temporal al año 2040.

El plan, que cuenta con cuatro etapas, preparatoria, diagnóstico temporal e integrado, planificación e implementación, se elaboró a partir de espacios de participación para la incorporación de información, opiniones y saberes, y su convalidación, y plantea la siguiente visión síntesis para la ciudad: “Convertir a Resistencia en un polo de referencia regional, socialmente solidaria e inclusiva, ambientalmente sostenible, urbanísticamente completa, innovadora, inteligente, respetuosa de lo público, basada en las culturas, la educación de excelencia y una economía de calidad con perfil comercial, industrial, financiero, de servicios y turístico”.

Diagnóstico

Para el desarrollo de escenarios futuros, el plan incluye nueve ejes, compuesto cada uno por factores clave, los que son considerados como un componente estructural del sistema territorial. A su vez, a cada factor clave le corresponde uno o más factores causales, que son los que determinan su evolución o estado futuro. El primer eje analizado es la “integración territorial”, el que incorpora como factores clave: el mejoramiento de la infraestructura de conectividad territorial, la promoción y el posicionamiento de Resistencia como punto logístico de jerarquía en los corredores regionales e internacionales y el desarrollo de la logística para la integración territorial e internacional.

El segundo eje, el de “ambiente natural”, posiciona como factores clave: el control de la expansión urbana para la ocupación sostenible del territorio según restricciones ambientales y de riesgo hídrico, el mejoramiento del drenaje urbano, la atención de población en emergencia hídrica, el desarrollo sostenible de actividades productivas en el periurbano, el cuidado, limpieza y preservación del sistema lacustre y de espacios verdes, entre otros. En “hábitat y vivienda social”, algunos de los factores clave son: el incremento de la oferta habitacional social, la vivienda social ajustada a cambios demográficos, la tenencia segura del suelo para vivienda social única, el reasentamiento de población vulnerable, la urbanización y cualificación urbana de villas y asentamiento y la promoción de mixtura social en los barrios.

El cuarto eje presentado es la “consolidación, densificación, expansión y conectividad” que presenta como factores clave: la consolidación de infraestructura básica, la continuidad de la red vial del área urbana a través de límites y barreras permeable, el mejoramiento de la conectividad interna en el periurbano, la ocupación de áreas vacantes y densificación de servicios y la densificación del área central y de áreas con mejores indicadores de consolidación, además de otros.

Luego se presenta el quinto eje, el de “descentralización, movilidad y espacios verdes”, que incorpora como factores clave: la circunvalación metropolitana y sistema de centros en la periferia urbana que refuercen la identidad barrial, con mixtura de usos, la reorganización de la red del transporte público de pasajeros, un sistema de movilidad con modalidades alternativas, la previsión de espacios verdes de escala metropolitana y una red de espacios verdes ligados a nuevas centralidades.

En el eje “patrimonio arquitectónico y urbano” consideran factores clave: la identificación y custodia de recursos patrimoniales arquitectónicos y urbanos no protegidos, la regulación integral para la puesta en valor del patrimonio arquitectónico y urbano y la promoción turística del patrimonio arquitectónico y urbano.

El séptimo eje es la “economía y el empleo” que detalla los siguientes factores clave: la potenciación de las funciones comerciales, administrativas, financieras y de servicios de la ciudad, fomento del gasto de la masa salarial pública, la promoción de nuevas actividades económicas y sectores de empleos, la potenciación de las funciones comerciales, administrativas, financieras y de servicios de la ciudad, el fomento del gasto local de la masa salarial pública, la promoción de nuevas actividades económicas y de sectores de empleo, la mejora de la tasa de actividad, el incremento del empleo para jóvenes y mujeres y el incremento de la población económicamente activa.

El octavo eje, el de “economía informal”, posiciona como factores clave: la mejora de la organización y condiciones laborales de trabajadores informales, y el desarrollo de la economía social y la capacitación de trabajadores informales.

Por último, en el noveno, el de “planificación y gestión territorial”, los factores clave son: la gobernanza sobre la base de un plan de desarrollo territorial y normas de planificación actualizadas, la capitalización de antecedentes de planes territoriales, planes de sector y proyectos urbanos existentes, la aplicación de la normativa de riesgo hídrico provincial, la aplicación del Código Ambiental aprobado, el liderazgo interjurisdiccional para avanzar en el proceso de regionalización metropolitana, y el avance en el mejoramiento de servicios municipales, según la opinión ciudadana.

El plan

Los ejes descriptos con sus factores clave, se transforman en un plan, con ocho líneas estratégicas de desarrollo, cada una con sus propios objetivos, programas y proyectos puntuales. A continuación, va una breve síntesis de estas líneas, sus programas y principales proyectos.

La línea estratégica “integración territorial” consta de dos programas, uno de conectividad territorial y el otro, de nodo logístico internacional. Para la concreción de esta meta se plantean ocho proyectos que tienen que ver con accesos, corredores, tren metropolitano, equipamientos e infraestructura, entre otros.

La línea “sostenibilidad del ambiente natural” tiene cuatro programas y veintiún proyectos, que van desde la ocupación sostenible del ambiente, los drenajes del sistema pluvial, la gestión integral de los residuos sólidos domiciliarios y la gestión del arbolado urbano.

La tercera línea, el “hábitat y la vivienda social”, tiene también cuatro programas y diez proyectos. La seguridad jurídica de la tenencia del suelo y la vivienda social única, la urbanización integral de villas y asentamientos, el acceso al suelo y a la vivienda y el mejoramiento del parque habitacional son sus programas.

En la línea “consolidación, densificación, expansión y conectividad” incorpora cuatro programas con veinte proyectos. Son sus programas la consolidación de la infraestructura urbana, la densificación de las áreas consolidadas, la expansión futura y la conectividad urbana.

La quinta línea, “descentralización, movilidad y espacios verdes”, tiene cinco programas con diecisiete proyectos. Los programas incluyen el desarrollo de nuevas centralidades, un sistema de espacios verdes, un sistema integrado de transporte público, el tránsito y la movilidad y accesibilidad no motorizada.

La “cultura, el turismo y patrimonio edilicio y urbano”, tiene dos programas con siete proyectos. Incluye la revalorización de la cultura y las ofertas culturales y la promoción del patrimonio edilicio y urbano.

Para la “economía, comercio y empleo”, se despliegan cinco programas con dieciséis proyectos, que van desde el compre local, a paseos de compra, programas de más y mejor empleo, a la mejora de la informalidad y la economía social.

Para la “planificación y gestión territorial” se describen tres programas con doce proyectos. El marco normativo integral de ordenamiento y planificación territorial, la regionalización metropolitana y provincial y la organización territorial de la gestión municipal y mejora de los servicios municipales.

 

El plan incluye, en su presentación, el siguiente esquema metodológico para cada uno de sus 28 programas, que incluyen 112 proyectos:

- Breve descripción de cada uno.
- Objetivos generales y específicos.
- Proyectos que incluye, con su descripción.
- Metas por objetivo.
- Responsables de su implementación.
- Actores involucrados.
- Plazos, con fecha de inicio y finalización.
- Fuentes de financiamiento.
- Impacto.
- Beneficiarios directos e indirectos.

La implementación

La implementación etapa decisiva del plan, es la que más tiempo requiere para su concreción, y la que debe enfrentar numerosos desafíos, tales como priorizar y concretar los programas y proyectos, definir las competencias de los agentes ejecutores, fijar los indicadores de seguimiento, efectuar el monitoreo y evaluar los resultados obtenidos, concertar el interés de las entidades públicas y privadas participantes, contrarrestar el decaimiento o frustración de los involucrados cuando no pueden concretarse metas, etc. En este contexto el POT Res 2040 propone la creación y puesta en funcionamiento de una Unidad de Gestión del Plan en la estructura orgánica del Municipio, dedicada al desarrollo y aplicación de sus líneas estratégicas, programas y proyectos, dotada de la jerarquía suficiente para conducir las acciones programadas.

 

Mas Noticias

Te Recomendamos

Volver