viernes, 26 de febrero de 2021
El tiempo - Tutiempo.net

La vivienda local como política socio productiva y sustentable

Entrevista a Nicolás Cuesta, Intendente de la Municipalidad de San Justo, provincia de Santa Fe.

 

¿Podría comentar cómo es el plan Hogares 2030, y por qué un programa de viviendas también es socio productivo y de economía circular?

El 2030 es un programa integral de acceso a la vivienda que incluye desde la gestión del suelo hasta el proyecto de los distintos planes para la ejecución de las mismas, e incorpora, para todas las personas por igual, la posibilidad de acceder a un terreno y a la vivienda, por pagos paulatinos con dinero, con trabajo, o hasta inclusive con asociativismo. De esta manera es un programa que, en este momento, ha llegado a la obtención de alrededor de nueve hectáreas que son la base del suelo donde venimos alternando o interactuando con programas de ejecución de viviendas. Tenemos programas locales, que son los de ladrillos sustentables, por ejemplo, un programa que hemos conveniado con la provincia de ejecución de 21 viviendas en dúplex y uno con el gobierno nacional de ejecución de setenta viviendas sustentables. Todo eso tiene que ver con el mismo programa, donde cada uno va haciendo su propia historia, pero siempre con el objetivo de llegar al 2030 con la problemática claramente abordada, no digo resuelta, pero sí que esos cerca de 1.000 casos que hemos registrado de déficit habitacional se vayan resolviendo, poco a poco, de una u otra manera en el transcurso de todo este tiempo.

Es un programa sociopruductivo por esto que contaba, las familias tienen a la par una posibilidad de desarrollarse humanamente y laboralmente aportando sus propios conocimientos, trabajo y esfuerzo para la consecución del objetivo. Es circular porque se trabaja con ladrillos sustentables de recuperación de Pet que salen de los residuos de la ciudad. La recuperación del Pet la hace la cooperativa Ecorres, que está en nuestra planta de separación y tratamiento, y luego de triturados se colocan como parte componente de ladrillos sustentables certificados. También el escombro de la ciudad y distintas alternativas que van surgiendo se utilizan para aislación, cimientos, hasta con la posible ubicación de caucho y todo lo que podamos desarrollar para la recuperación de los residuos de la ciudad. También a la hora de la generación de energía, estamos planificando y diseñando un biodigestor para que los mismos residuos del barrio se transformen en gas para los mismos. Y es sustentable porque las viviendas están diseñadas, tanto por su ubicación como por su prototipo y diseño, bajo las Leyes de Venturi, a lo que sumamos las tecnologías de Steel Frame o los ladrillos recuperados por aislante térmico. Buscamos tener viviendas con sustentabilidad térmica entre, aproximadamente, los 16, 18, 20°C promedio, requiriendo de la menor cantidad posible de energía asistida. También el proyecto prevé la colocación de termotanques con energía solar y todos los recursos que puedan ir en el mismo sentido.

 

¿A cuántas familias abarca el plan?

Las familias del plan son aquellas primeras anotadas que vienen buscando vivienda, terrenos, y que las vamos canalizando. Hoy por hoy son alrededor de 300 las familias que han ingresado en el programa. Aproximadamente el 50% de esas familias hoy están en una recta firme hacia la consecución de su vivienda y las demás se van a ir sumando con el tiempo porque es un plan que apunta a largo plazo.

 

¿Cómo se resuelve el tema del suelo para construir?

Contar con el suelo fue una estrategia de planificación, de localización en la ciudad de acuerdo a nuestro Plan Urbano. Según la Agenda 2030, es una de las siete estrategias que tenemos en el plan y que, concretamente, apunta a la obtención de suelo para la construcción o el desarrollo de viviendas sociales, en paralelo a otros suelos privados de distintas alternativas que están previstas y en ese caso se utilizan distintas estrategias, de acuerdo a las posibilidades que van surgiendo. Para dar un ejemplo, un tercio de estos terrenos fue comprado con un crédito provincial, obtenido en el 2016 y solicitado a la Secretaría de Hábitat, priorizando eso antes que la obtención de viviendas, porque eran insuficientes los aportes municipales para comprarlo. Hoy está en propiedad del municipio. Otra parte fue producto de un canje por futuros lotes, por sustitución de suelo, y también hubo una parte de aporte económico. Y una tercera parte fue cien por ciento por canje de lotes que estaban distribuidos en propiedad del municipio en los distintos barrios de la ciudad como producto de distintos loteos. Estamos también trabajando en mejorar la legislación local para que esta estrategia quede como política pública para el futuro y que esta política de obtención del suelo sea sostenible en el tiempo.

 

¿Cuándo comenzó el plan? ¿Tiene etapas y metas?

Si bien el plan se lanzó oficilamente a principios del 2019, el mismo comenzó el día que asumimos, ya que nos encontramos con la demanda de vivienda y empezamos a forjar esto que luego se fue desarrollando. Cuando nosotros asumimos había dos lotes en un barrio que fueron vendidos para ser semilla de este proyecto, dos pequeños lotes que se los vendimos a una asociación gremial en los que se construyeron dos viviendas para su sorteo y con ese producto es como que comenzamos la estrategia. Pero el programa, oficialmente, después de haberlo armado durante tres años, se lanzó el 03 de enero de 2019 y apunta al 2030, ya que creemos que la vivienda es parte del objetivo de desarrollo sostenible de la Nueva Agenda Urbana, y por eso ponemos esa fecha como límite, para tener la problemática abordada y con un sistema que permita sostenerla en el tiempo, esté quien esté.

 

¿Cómo se financia?

El financiamiento de este programa, para la obtención del suelo, tiene recursos múltiples. El municipio siempre afronta las cuestiones profesionales, las aprobaciones técnicas y todos los recursos para esto, más algunos aportes dinerarios para algunos sectores. Hubo aporte provincial con un crédito obtenido en el 2016, de la Secretaría de Hábitat de la Provincia, en un acuerdo con el Gobernador Lifschitz, donde optamos, en vez de obtener crédito para construir diez viviendas, conseguir suelo para ciento veinte viviendas. Aquel primer caso nos parecía que era la semilla para este futuro plan. Y después con mucha estrategia de sustitución de suelo y canje por suelos que tenía el municipio y que podía ir gestionando en distintos lugares de más valor de la ciudad, y transformando estos lotes de escaso valor y escasa infraestructura. Hoy, con la infraestructura que le venimos dotando ya tienen el valor de los anteriores, pero por cada diez lotes de la ciudad, aproximadamente, se han obtenido más de cien en este sector, también con una estrategia alternativa al crédito o a los fondos municipales. Eso con respecto al suelo. Con respecto a las viviendas lo hacemos con el aporte fundamental de los adherentes al programa y, por otro lado, con distintas gestiones de planes nacionales y provinciales. Obviamente, estamos presentándonos en diferentes planes nacionales y provinciales para la obtención de viviendas para acelerar el proceso.

 

¿Qué resultados ha generado hasta ahora?

Estamos en un proceso de aceleración y de feliz visualización de resultados. Con la construcción de estas noventa y una viviendas, más nueve que comenzaremos a corto plazo, con la elaboración de ladrillos que estamos llevando adelante, estamos hablando de cien viviendas en marcha, en un mismo lugar. No es una situación menor para una ciudad de nuestra escala. Ya estamos loteando y zonificando la segunda marcro manzana con lo cual los resultados hoy son altamente positivos. Así fue pensado; esto es la desembocadura de los múltiples planes y situaciones de viviendas que podamos conseguir, más el esfuerzo local y un desarrollo propio que garantizan la sostenibilidad.

 

Por último, ¿cómo se registran las familias para acceder?

Nosotros tenemos un registro de pedido y de acceso tanto a terrenos como a viviendas. En el proceso ponemos en valor el mérito y así lo explicamos, que se traduce en el esfuerzo que hacen en el trabajo, y en las condiciones de escolaridad propia y del grupo familiar, ya que creemos que la educación es un condicionamiento clave para la mejora integral de la calidad la vida.

Mas Noticias

Te Recomendamos

Volver