viernes, 26 de febrero de 2021
El tiempo - Tutiempo.net

Licencias de conducir con capacitación en perspectiva de género

Nueva ordenanza municipal con perspectiva de género impulsada por Norma López, concejal rosarina.

El Concejo Municipal de la Ciudad de Rosario aprobó una ordenanza que busca incorporar conocimientos en derechos para generar nuevos códigos de convivencia y una mirada de igualdad de género en los tratos cotidianos, incluyendo información sobre violencia de género, diversidad y derechos de las mujeres, niñas y adolescentes.

Todas las personas que quieran obtener la licencia de conducir, a partir de la implementación del instrumento, deberán realizar previamente una capacitación en perspectiva de género.

La propuesta de la ordenanza se basa en la necesidad de implementar políticas públicas efectivas y concretas para prevenir la violencia de género, siendo indispensable incorporar la perspectiva de género y la legislación vigente en la materia, en la formación para la obtención de la licencia de conducir, capacitando a los conductores y las conductoras de manera obligatoria y permanente.

En su fundamentación, manifiesta que la violencia de género en todas sus formas permanece en el acontecer cotidiano, a veces naturalizada en comportamientos y en actitudes recurrentes y que se ha avanzado en la prevención gracias al trabajo del colectivo de mujeres y LGTBIQ, siempre mediante el empoderamiento de la mujer y las diversidades, pero no abordando e interpelando a las masculinidades.

Además hace hincapié en que las campañas de prevención y capacitación se orientan a romper el círculo de silencio, a denunciar, a tomar medidas de protección, pero nada se ha trabajado desde la óptica de los varones agresores.

En otro orden, manifiesta que las medidas estatales adoptadas han sido insuficientes, dado que el flagelo de la violencia avanza y los índices de femicidios siguen en aumento. En este sentido, establece que es indispensable impulsar políticas públicas que tengan un impacto real y sostenido en el tiempo, con herramientas pertinentes para paliar las condiciones de desigualdad a las que las mujeres se encuentran sometidas, e incluso romper este mandato de tener que ser ellas mismas las artífices de la prevención y de la solución. Es por ello que es imperioso generar acciones desde el Estado en las causas de la violencia machista, siendo la prevención un eje rector de los programas de gobierno.

El proyecto establece una instancia obligatoria de capacitación, y transmitirá a varones y mujeres de la ciudad información profesional y adecuada sobre esta problemática al momento de tramitar la licencia de conducir, en relación directa con las normas de convivencia urbana con contenidos mínimos curriculares de perspectiva de género, ejercicio de la tolerancia, el respeto y la libertad en las relaciones interpersonales, el respeto y la igualdad de las diversidades sexuales y la democratización de las relaciones familiares, es fundamental como medida de prevención.

Como antecedente al proyecto, señala la Escuela de Formación Profesional de Conductores de Transporte Público, que sumó un módulo temático denominado “Buen trato para la perspectiva de género” a la capacitación en educación vial y buenas prácticas, destinada a choferes de taxis y remises, articulado con el Instituto Municipal de la Mujer.

Menciona además, la Ordenanza Nº 6543/98 (Código de Tránsito) que habla de “Capacitación” y respecto de la Educación Vial establece: “El Municipio promoverá la educación vial en todos sus aspectos". No obstante la competencia Municipal respecto del contenido de dichos cursos, la CEDAW exige a los Estados la transformación de las costumbres y tradiciones que discriminan a las mujeres, y los obliga a eliminar los estereotipos que reproducen desigualdad y violencia contra las mujeres.

Establece que la implementación de un curso de formación en materia de violencia de género, diversidad y derechos de las mujeres, niños, niñas y adolescentes, como parte de los requisitos para obtener la licencia, permitirá realizar un primer abordaje de la temática y llegar a ciudadanos que quizá nunca se cuestionaron sus privilegios, como así también a ciudadanas que aún no han podido reconocerse como víctimas de violencia.

Además, la medida contribuirá a disminuir la violencia de género, no solo en el ámbito de la circulación en la vía pública y en la seguridad ciudadana, sino que también y sobre todo, quizá sea la única oportunidad para hacer reflexionar a quienes asistan, respecto a las responsabilidades y consecuencias que la naturalización de la violencia doméstica y familiar acarrea.

En su artículo 1, la ordenanza, incorpora en el Curso de Formación de Conductores, el cual es instrumentado por la Secretaría de Control y Convivencia de Municipalidad de Rosario, a través de la Dirección de Tránsito, contenidos con perspectiva de género, incluyendo información sobre violencia de género, diversidad y derechos de las mujeres, niñas y adolescentes.

En su artículo 2, instituye que se implementará de manera articulada entre la Secretaría de Género y Derechos Humanos, la Secretaría de Control y Convivencia, la Dirección General de Tránsito y la Secretaría de Movilidad, o las dependencias que en el futuro las reemplacen.

En cuanto a la obligatoriedad de la formación con perspectiva de género, la ordenanza establece en su artículo 3, como obligatoria para todas aquellas personas que soliciten su licencia de conducir municipal por primera vez en cada categoría; así como a los exámenes teóricos comprendidos en el Art. 9 Inc. B y D de la Ordenanza 6543/98 y sus modificatorias.

Las áreas responsables del programa, según el artículo 4, serán las que elevarán un informe anual a Honorable Concejo Deliberante, que de cuenta de la cantidad de licencias otorgadas y personas alcanzadas en el programa.

Mas Noticias

Te Recomendamos

Volver