viernes, 10 de julio de 2020
El tiempo - Tutiempo.net

Romina Rébola

Vice coordinadora Maestría en Des. Territorial. Instituto PRAXIS. UTN Rafaela.

Desarrollo e innovación en la emergencia fortalecidos por el diálogo local

Consejo Consultivo Social de Rafaela, una experiencia sostenida en el tiempo que aporta valor al desarrollo local.

Consejo Consultivo Social de Rafaela: Objetivos, Funcionamiento y Actores participantes.

El Consejo Consultivo Social de Rafaela (CCS) es un ESPACIO DE DIÁLOGO entre instituciones públicas, espacios de participación intermedios y organizaciones de la sociedad civil, donde se ponen en consideración temas claves para las y los rafaelinos.

Roles del CCS
Son:
1. Debatir sobre temas relevantes para los/as rafaelinos/as y proceder a la emisión de comunicados, siempre que fuera necesario.
2. Debatir acciones y expedirse sobre agenda de políticas con gobierno provincial y nacional.
3. Promover la puesta en común de información de las instituciones miembros y municipio, generando así un espacio de información clave.
Participación/Representación
A principio de cada año, las instituciones miembros designan un representante titular y suplente. Estos representantes asumen la responsabilidad de participar de las reuniones del año correspondiente, y comunicar al interior de su organización lo dialogado y/o consensuado en el CCS.
Calendario de Reuniones
El CCS se reúne una vez por mes. Se fija anualmente un calendario con día y horario de reunión para cada mes.
Organizaciones y Redes miembros del Consejo Consultivo y Social (CCS)
Organismos gubernamentales y funcionarios públicos:
Municipalidad de Rafaela
Concejo Municipal de Rafaela
Representante de la región de la Cámara de Diputados y Senadores de la Provincia de Santa Fe
Representantes de la región de la Cámara de Diputados de la Nación
Jefatura de la Unidad Regional V de Policía
Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria
Instituto Nacional de Tecnología Industrial
Comisión Asesora Municipal de Entidades Deportivas
Comisión Asesora Municipal para la Promoción de la Cultura
Federación de Entidades Vecinales
Círculo de la Prensa de Rafaela
Consejo de Administración del SAMCO
Asociación Civil para el Desarrollo y la Innovación Agencia Rafaela (ACDICAR)
Consejo Universitario de Rafaela (CUR)
Foro de Profesionales
Organizaciones intermedias: gremiales, sindicales y religiosas
Centro Comercial e Industrial de Rafaela y La Región
Sociedad Rural de Rafaela
Confederación General del Trabajo
Central de Trabajadores Argentinos
Iglesia Católica
Consejo de Pastores
Sociedad de Espiritismo Verdadero
Ámbitos de articulación interinstitucional:
Comisión Asesora Municipal de Entidades de Bien Público
Comisión Asesora Municipal de Entidades de Discapacitados
 
¿Qué es un Consejo Consultivo Social?                                                                  
Orígenes y Tipología de los Consejos Consultivos
En el año 2001, luego de la crisis institucional, política y social fuerte, se conformó en el Argetina, una mesa de debate sobre la crisis llamada ―Mesa del Dialogo Social Argentino, con el objetivo de discutir cuáles era las necesidades más acuciantes y proponer sus posibles salidas. La Mesa incluía a participantes de diversos sectores, representantes de comunidades religiosas, funcionarios del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), líderes de distintas ONG‘s y miembros del parlamento y del poder ejecutivo por el gobierno nacional.
A comienzos de 2002 desde el gobierno nacional se impulsó el Plan Jefes y Jefas de hogar desocupado (PJJHD), el cual obtuvo el consenso de los mandatarios provinciales y de la Mesa del Diálogo. Con la ampliación de la cobertura del PJJHD, se organizó un mecanismo de control social en la gestión del programa a través de la creación de los Consejos Consultivos Locales (CCL), el cual supone que los gobiernos locales en conjunto con las organizaciones de la sociedad civil que lo crean conveniente, busquen discutir y definir qué tipo de actividades son prioritarias para la localidad y en función de eso recomendar a las organizaciones proponer proyectos pertinentes a las problemáticas de cada Municipio.
Los Consejos Consultivos Locales, como es el caso del Consejo Consultivo Social de Rafaela, eran los responsables de asegurar localmente el control, la transparencia y la efectiva ejecución del Programa. Por lo cual, deben cumplir con las siguientes funciones: controlar la instrumentación del Programa en su jurisdicción, ejercer el control sobre la inscripción, incorporación y real efectivización del programa en su jurisdicción. En un principio, en los CC quedaban entonces las tareas de control, monitoreo e implementación del PJJHD.
En un estudio dirigido Daniel Arroyo (2003), se presenta una tipología de CCL elaborada a partir de trabajos previos. Esta tipología establece cuatro tipos de CCL:
1. Consejos Consultivos formalizados con escasa incidencia sobre el ámbito local: se trata de los Consejos que se han constituido formalmente a partir de la puesta en marcha del Plan Jefas y Jefes de Hogar Desocupados pero que no han logrado institucionalizar reuniones periódicas ni han tenido incidencia concreta sobre el control de los beneficiarios o las contraprestaciones requeridas.
2. Consejos Consultivos orientados hacia la auditoria social: se trata de Consejos Locales constituidos por representantes del Gobierno Municipal y de Organizaciones Sociales que logran darle continuidad y periodicidad a la tarea y que han puesto el énfasis de sus acciones tanto en el control de los beneficiarios del Plan Jefas y Jefes de Hogar como en el cumplimiento de las contraprestaciones requeridas. En general, estos Consejos tienen baja participación del sector privado (aún de las Cámaras locales) y tienden a concentrar sus esfuerzos en la detección de sus beneficiarios, las tensiones en torno a las bajas del Plan y los requerimientos del Estado Nacional en cuanto a información. El énfasis de la tarea estaba puesto en el control de la transparencia y la rendición de cuentas hacia los vecinos.
3. Consejos Consultivos promotores de proyectos comunitarios o socio productivos: Más orientados a la formulación de proyectos y en la promoción de emprendimientos productivos. Se trata de un modelo de Consejo que principalmente estaba constituido por el Estado y Organizaciones Sociales, y tenía el eje central puesto en el aprovechamiento de los recursos locales. Si bien este tipo de Consejos tenía como uno de sus roles la auditoría social, su mayor esfuerzo está puesto en generar proyectos para la inserción en el mercado de trabajo formal o informal. La mirada de los miembros del Consejo iba más allá de los requerimientos formales del Plan Jefas y Jefes de Hogar y apunta a promover un diagnóstico rápido que permita definir líneas de proyectos viables.
4. Consejos Consultivos promotores del desarrollo local: se trata de instancias asociativas locales que, en general, tienen un trayecto de al menos 3 o 4 años en el municipio y que se constituyen a partir de definir el perfil de desarrollo de su territorio. En general, han pasado por instancias de planificación en donde se ha discutido la visión de la ciudad y las prioridades productivas y sociales. Se trata de un modelo de Consejo que tiende a incorporar a los tres sectores (Estado, Sector Privado y Organizaciones Sociales) y que define líneas estratégicas de desarrollo tanto para el sector formal o informal de la economía. En este caso, lo predominante es la constitución de consensos alrededor del proyecto de ciudad, la legitimidad de los actores intervinientes y la adecuación al contexto macroeconómico luego de la devaluación. El liderazgo de estas instancias tiende a surgir por el impulso que le da la municipalidad, las empresas del lugar o las universidades locales. La participación de las organizaciones sociales parece tender a consolidarse en la medida en que comienzan a definirse las prioridades barriales y la distribución de recursos. El Consejo Consultivo Social de Rafaela, debida a su sostenida trayectoria y a la variedad de roles asumidos podría situarse en esta última clasificación.
Transformaciones en los diálogos en torno al Consejo Consultivo Social de Rafaela
 
El Consejo Consultivo Social (CCS) de Rafaela es un espacio de diálogo interinstitucional, que se conformar en el año 2002, como un espacio contralor, encargado de asignar y monitorear adjudicaciones de los Planes Jefas y Jefes de Hogar. En aquel entonces, conformado por: Iglesia Católica, Sociedad Rural de Rafaela, CGT, Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Municipalidad de Rafaela, entre otros.
Luego del PJJHD, se sostuvo como un ámbito de diálogo. La continuidad de este proceso en Rafaela tiene que ver con la historia del territorio y sus construcciones.
Luego el rol del Consejo Consultivo social fue atravesando otros roles como la planificación estratégica y la construcción de un espacio de diálogo para temas de la ciudad de Rafaela.
A partir del año 2008, este Consejo comienza a incorporar otros actores, tales como Comisiones Asesoras de Cultura, Discapacidad, Bien Público y Deporte, así como la Federación de Vecinales, representantes de Universidades. representantes de Universidades.
En este tiempo, el Consejo, a partir de una iniciativa del Estado local, es repensado como el ámbito de debate de una Agenda Estratégica para Rafaela 2010 -2016.
Además, se constituye como un espacio de participación para debatir sobre conflictos emergentes en la ciudad tales como: destino de la Ex Terminal (Viejo Mercado) y diálogos en torno a la refuncionalización del microcentro. Según Alfaro, en torno a estos conflictos, pudieron verse cómo se desenvolvían los diversos grupos de actores en busca de apoyos que permitieron impulsar acciones colectivas que tuvieron repercusión en la toma de posición que había mostrado el Estado y los otros grupos frente a cada una de las problemáticas. Ello también, nos lleva a plantear el punto de que sean determinados actores, con cierto peso y capacidad de generar redes con influencia, los que logren intervenir el curso de acción y toma de posición del Estado.[1]
 
En 2012, el Estado local promueve el diálogo y la definición de un tema estratégico, con la decisión de los miembros del CCS, donde se reconoce la importancia de construir información en torno a la problemática de la Seguridad Ciudadana en la ciudad. En este contexto, desde la Maestría en Desarrollo Territorial (FRRa UTN), trabajó colectivamente en un diagnóstico de Seguridad ciudadana, con la Secretaría de Gestión y Participación del Municipio, miembros del Consejo Consultivo, Instituto de Capacitación y Estudios para el Desarrollo Local (ICEDEL) y Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales (UCES). La información recuperada fue puesta en diálogo con los miembros del Consejo Consultivo Social, generando un espacio de participación ampliado para dicha ocasión.
 
A partir del año de 2014, la coordinación del Consejo, ejercida por la Secretaría municipal de Gobierno y Subsecretaría de Gestión y Participación, se plantea la necesidad de revisar el rol del Consejo, como espacio de diálogo sostenido en la ciudad. La definición partía de la existencia de otros espacios de diálogo sobre temas o problemáticas específicas en la ciudad, con lo cual era relevante revisar el rol del CCS. De este modo, se redefinió este espacio como una Red de Redes, donde la interacción con espacios específicos, se viera representada en este espacio de diálogo general.
 
Desde 2015, se planteó que el CCS es un espacio de diálogo entre instituciones públicas, espacios de participación intermedios y organizaciones de la sociedad civil, donde se ponen en consideración temas claves para los y las rafaelinas.
 
Durante este período se definieron colectivamente algunos mecanismos “institucionalizadores” de la dinámica de este espacio de diálogo:
  • se definió una representación institucional de cada organización participante renovable por año,
  • se estableció un día fijo por mes donde se encuentra el CCS.
  • se crearon mecanismo de comunicación: emisión de comunicados públicos firmados por las y los actores miembros del Consejo que adhieran, redacción de petitorios de información a otros niveles de gobierno, solicitando reuniones o explicación sobre determinados temas.
  • se co generó de un reglamento interno para la incorporación de nuevas y nuevos actores al espacio.
A partir del año 2016, se comenzó a trabajar sobre diálogos entorno a los resultados de decisiones políticas nacionales y, así también, sobre el proceso cíclico de la economía argentina, que abrió, una vez más, nuevos debates en el Consejo Consultivo Social, para analizar la situación local.
En el año 2017, Luis Castellano, planteaba esta idea: "El Consejo Consultivo adquiere su mayor dimensión en tiempos de crisis" (…) "Este organismo marca una diferencia respecto de lo que vemos en otras ciudades o en otros niveles del Estado", agregó, en alusión directa al diálogo y la concertación que propone la mesa de trabajo. 
"Estamos atravesando momentos duros en la Argentina, en los que pareciera que no podemos superar viejas antinomias, y la única resultante es el perjuicio de la gente", aseveró.
"En ese contexto, los espacios de participación que desde el municipio lideramos o proponemos, en los que las instituciones, los concejales e integrantes de mi equipo de gobierno participan, deben ser revalorizados y cuidados",
exhortó.
"Lo que ponemos siempre en el centro del debate aquí son las problemáticas de la ciudad, y esa práctica no debe ser una rutina, el mero cumplimiento de una reunión, sino que debe ser siempre una instancia de reflexión detenida y profunda, para luego pasar a la acción, respaldada en el consenso",
insistió Castellano. (Diario La Opinión, 2017[2]
Desde entonces, y con continuidad, en los encuentros mensuales del Consejo, se abordan temas vinculados al contexto socioeconómico local, provincial y nacional, debates en torno a la problemática de la seguridad ciudadana y el abordaje territorial, así como planteo de demandas multinivel por cuestiones de infraestructura regional y local.
 
Agenda de temas
Bajo la coordinación de la Secretaría de Gobierno y su área de Gestión y Participación, el espacio del Consejo Consultivo Social se sostenido consolidando una agenda de temas recurrentes año a año en el espacio de diálogo interinstitucional:
1) Coyunturas socioeconómicas de la ciudad de Rafaela, en el contexto provincial y nacional.
2) Programas y políticas municipales: Programas de empleo, producción, desarrollo social y humano. Relevamientos socioeconómicos. Plan de movilidad, Acceso al suelo. Migraciones. Ambiente y gestión de Residuos.
3) Acciones y gestiones multinivel en temas de infraestructura regional-local y seguridad ciudadana: Aguas, Rutas, Seguridad, Educación (recursos materiales de las escuelas locales)
4) Debates en torno a conflictos gremiales, urbanos y sociales de la ciudad de Rafaela.
5) Información sobre actividades y acciones de organizaciones participantes.
 
Aprendizajes de la experiencia del CCS de Rafaela
Sobre el trabajo de acompañamiento que venimos realizando desde la Maestría en Desarrollo Territorial y el Instituto Praxis[3], hemos recuperado algunas reflexiones sobre el espacio del Consejo Consultivo Social de Rafaela y su sostenibilidad como ámbito de diálogo interinstitucional de la ciudad. Del Diálogo con actores participantes se reconocen las siguientes cualidades del CCS de Rafaela: 
- La capacidad de generar espacios de diálogo en el territorio
Se detecta una coincidencia colectiva en que el Consejo es un espacio construido para el diálogo, como ámbito democrático, y que al menos en la experiencia local funciona. Se resalta el vínculo y la confianza que se genera entre el Estado y otros actores del territorio; vínculo que se extiende a la posibilidad de generar otras acciones de forma conjunta.
Se define un espacio horizontal, para compartir información, opinar y para conocer las miradas de las y los diferentes participantes sobre diversos temas de agenda. El diálogo generado permite conocer y realizar aportes sobre problemáticas de la ciudad de Rafaela, que de forma aislada, las organizaciones no abordarían por sí solas. El encontrarse en un espacio con múltiples miradas, también, proyecta la posibilidad de pensar con mayor integralidad.
Desde la coordinación municipal del Consejo, se reconoce el espacio de participación que se genera como una decisión del proyecto político local, que permite generar un proceso de diálogo y de legitimidad distinto, donde el Estado se encuentra con otros actores, se comparte información y se somete a consulta de representantes institucionales de la ciudad temáticas que hacen a gestiones locales, pero también a funciones y competencias legales que no son, siempre, exclusivas del gobierno local, sino que incumben a otros niveles de gobierno.
Las y los representantes en el Consejo lo reconocen como un espacio consultivo, no ejecutivo, y un ámbito de confianza. Suponen que la sostenibilidad del espacio está en su posibilidad de ser un espacio de consulta entre actores locales.
- Red de Redes.
En el año 2014, antes mencionado, el espacio del Consejo Consultivo se redefine como una red de redes, donde se sumaron representantes de otros espacios de articulación sectoriales. El Consejo buscaba, así, vincular la representación de otros espacios de articulación sectoriales, en red, incorporando una representación más integral.
- El compromiso de actores con el espacio y la coordinación de los gobiernos municipales
Existe una participación sostenida de organizaciones del territorio, que mes a mes se convocan en el espacio, y otras que participan medianamente del espacio.
Por otra parte, hay un reconocimiento tácito del rol de coordinación que asumen los funcionarios del gobierno municipal, desde lo logístico hasta la consolidación de agenda de temas y facilitación de encuentros.
- Legitimidad del espacio de diálogo y nuevos actores
Hay una valoración por las y los actores, como ámbito de diálogo legítimo de la ciudad. A raíz de esto también otras organizaciones del territorio comenzaron a solicitar la participación en el espacio; lo que generó un debate en torno a la posibilidad de incorporar nuevos actores. Desde el año 2016, se han incorporado nuevas organizaciones y espacios red al CCS.
- El vínculo entre la democracia participativa institucional y la democracia representativa
Las y los actores del Consejo sostienen, en general, que la participación de Concejales[4]ha legitimado aún más el espacio. Y que también, este ámbito es un espacio útil de información y diálogo para las y los representantes del legislativo.
Se observa que, en los últimos años, se ha profundizado la participación de Concejales oficialistas y opositores, lo que plantea la posibilidad de un diálogo con el órgano legislativo. Ejemplo de esto, es el debate sobre el descanso dominical y cómo luego ese debate se trasladó a un debate legislativo, que dio como resultado una toma de posición, mediante ordenanza municipal.
Sostienen algunos representantes del CCS, que si entendemos la democracia, más allá del voto, más allá de un mero acto electivo, entonces hay que aprovechar estos espacios de encuentro, dialogar con los gobernantes, manifestar nuestra opinión ante distintos temas. Es una herramienta de participación que es de utilidad para ejercicio ciudadano pero también para el rol de gobernar y legislar.
Las y Los actores del Consejo reconocen este vínculo que comenzó a darse con el Concejo Municipal, como una fortaleza institucional de las organizaciones y del Estado.
- La Agenda de Temas: una construcción más participativa.
Gran parte de las y los actores del Consejo suponen que los temas que los convocan al espacio son las problemáticas socioeconómicas de la Ciudad de Rafaela, que dieron origen al espacio.
Así también, se plantean que el espacio es un ámbito para pensar, también, para visualizar cuestiones presentes o futuras que puedan influir también en el desarrollo a mediano y largo plazo de la ciudad.
- La dinámica de reinvención y redefinición de roles del Consejo Consultivo Social de Rafaela. Profundización del diálogo territorial.
Se reconoce que el Consejo logró, mediante las y los participantes, establecer mecanismos y reglas de juegos para obtener mínimos de cooperación, generando prácticas políticas institucionales que canalizan conflictos, que plantean un dialogo democrático.
Estas dinámicas del espacio – aún con muchos desafíos– promueven la sostenibilidad del espacio de diálogo político legítimo de la ciudad.
- Proyección de diálogos regionales y multinivel.
La relevancia que va tomando este espacio en incidir en el dialogo multinivel: con la Provincia de Santa Fe, con la Nación Argentina; y la participación de actores provinciales y nacionales en el ámbito consultivo para dialogar sobre determinadas cuestiones que involucran al territorio y a ellos mismos como responsables ante determinadas problemáticas y políticas, es un mecanismo del espacio local.
El desafío es seguir profundizando los mecanismos de diálogo, desarrollados en el territorio, para proyectar un diálogo multinivel que permita e incida en la toma de decisiones y en resolución de problemas complejos, con soluciones articuladas, más integrales y por lo tanto complejas.
- Agenda de temas co construida.
Como desafío del espacio hay que articular los intereses de las y los actores en la definición de los temas a debatir, buscando profundizar que representantes institucionales asuman un rol más desde la construcción de la Agenda; donde además de poner de manifiesto problemáticas sectoriales, que puedan proyectarse en un abordaje más transversal e integral para su resolución, también se puedan compartir acciones que las organizaciones realizan, en el territorio, y así vincularse y lograr compartir información, para actuar colaborativamente en el abordaje de problemas – soluciones complejas.
 
Nuevo contexto: otras modalidades del Diálogo interinstitucional
La creación de nuevos territorios virtuales, viene generando desde hace tiempo nuevas formas de relaciones sociales en red, que por momentos acercan a quienes están lejos en distancia, pero a la vez son espacios que excluyen a quienes no pueden acceder a esas tecnologías.
Ante la emergencia que nos convoca y nos une surge la iniciativa de rebuscarnos en formas para encontrarnos, informar, consultar y coordinar más acciones para el abordaje en el corto y mediano plazo de esta coyuntura que, hoy, nos reúne en el cuidado de nuestra salud y nuestras vidas.
En los encuentros del Consejo Consultivo del año 2020, nos sorprende la emergencia de un contexto de aislamiento que nos invita a una nueva modalidad de diálogos en la virtualidad.
Así es que se han sostenido los diálogos en este ámbito interinstitucional. Los  encuentros vienen con una agenda emergente vinculada a la problemática causada por la pandemia COVID 19, mediados fuertemente por conceptos que resuenan: la necesaria solidaridad, el cumplimiento de las obligaciones ciudadanas, la colaboración, articulación y cooperación entre organizaciones, la construcción de nuevas redes para el abordaje de la emergencia y el cumplimiento de las etapas de la cuarentena, la exposición de acciones realizadas, las demandas sectoriales por problemas relacionados al nuevo contexto socioeconómico y la predisposición para el compartir ideas en torno a acciones y actividades que se pueden coordinar.
La cogeneración de varias propuestas de acción, que hoy requerirán de la organización entre representantes institucionales predispuestas/os a trabajar en red para implementar algunas soluciones en torno a temas de: ayuda solidaria y trabajo social articulado, salud mental comunitaria; así como generar un acceso rápido y confiable a la información oficial, coordinación de acciones con la región y mediación para compartir soluciones que hagan a esa escala territorial, y proyectar los encuentros virtuales del espacio para mantenernos informados/as del contexto de emergencia sanitaria y de los pasos y acciones que se fueron coordinando.
Hoy más que nunca el diálogo es para actuar, para buscar soluciones a una problemática invisible pero presente que nos asecha, la mejor forma de actuar, es reconvertir desde la virtualidad los territorios reales para transformar la problemática, hoy, en el corto y mediano plazo, que nos permita reforzar, desde los aprendizajes, cómo manejarnos ante contextos disruptivos como los generaros por esta pandemia. Es buscar ser próximos/as y activas/os, aún cuando tengamos que hacerlo desde y en casa.
El fortalecimiento del diálogo interinstitucional legítimo, valorado por los actores participantes, tiene el desafío, para la continuidad y sostenibilidad de estrategias de desarrollo, de innovar en la complejidad y emergencia de nuevos actores locales. (Rébola, 2019;  pág. 98)
 
Bibliografía
ARROYO, Daniel (2003). "Evaluación de los niveles de participación de las organizaciones de la sociedad civil en los Consejos Consultivos y la capacidad de aprovechamiento de los recursos locales". SEHAS y Ministerio de Desarrollo Social de la Nación. Mimeo, disponible en: http://www.desarrollosocial.gov.ar 
Rébola, Romina (2017) Documento de Trabajo Consejo Consultivo Social de Rafaela. Una mirada desde la Investigación Acción La experiencia y reflexiones sobre el proceso. 2012 – 2017 Instituto Praxis
Rébola, Romina (2019) El diálogo insterinstitucional en el territorio. La experiencia del Consejo Consultivo Social de Rafaela (Santa Fe, Argentina). En Paño Yáñez P., Rébola R. y Suárez Elías M. (Compiladores): Procesos y Metodologías Participativas. Reflexiones y Experiencias para la Transformación Social. Colección Grupos de Trabajo, Editorial CLACSO - Universidad de la República CENUR Litoral Norte. Capítulo 16 (págs. 322 a 345). Uruguay.
Rébola, Romina (2019) Capítulo 6: El desafío de lo político: Desarrollo Territorial una construcción relacional. Diálogo y Capacidades en Rafaela (Santa Fe, Argentina); en Gabriela Andretich (coordinadora): Transitar el territorio. Reflexiones desde el proceso de formación en Desarrollo Territorial. Serie Desarrollo Territorial Orkestra Instituto Vasco de Competitividad Fundación Deusto – Facultad Regional Rafaela UTN.
 

[1]Ver Alfaro, María Belen. Articulaciones y conflictos en torno a la gobernanza. De-construyendo los procesos de toma de decisión sobre intervenciones urbanas en la ciudad de Rafaela En Vigil, J.I. (ed.) Estado, Gobernanza y espacio regional. Debates teóricos y abordajes empíricos en la provincia de Santa Fe.
[3] Acompañamiento desde la perspectiva de la Investigación acción (IA) consiste en promover instancias de reflexión participativa en procesos generados a partir de acciones, programas y políticas para el Desarrollo Territorial. Este ejercicio grupal es propuesto por los investigadores y se orienta a valorar y potenciar capacidades existentes y construir nuevos conocimientos compartidos por el conjunto de actores intervinientes.http://mdt.frra.utn.edu.ar/web/Default.aspx?s=323 
[4] Representantes de partidos políticos en el Concejo Municipal, órgano legislativo local.

 

Volver