jueves, 28 de mayo de 2020
El tiempo - Tutiempo.net

Marcelo Corti

Arquitecto y urbanista.

El espacio público puede ayudar a reducir desigualdades

Atributos a la hora de planificar y diseñar espacio público. Por Marcelo Corti.

¿Qué atributos hoy son tendencia a la hora de planificar y diseñar el espacio público?

Hay dos respuestas posibles a esta pregunta, una técnica, que tiene que ver con cuáles son los tipos de espacios públicos que se están construyendo, en general, en el mundo; pero me parece que hay una respuesta antes que tiene que ver con el contenido del espacio público. Vale decir, a mí me parece que hay dos miradas posibles, como macro miradas: una es una mirada más bien, por decirlo de alguna manera, “esteticista”, que considera a la calidad del espacio público, a la mejora del espacio público como una forma de promover
o de ubicar a las ciudades, como un lugar competitivo económicamente, atractivo para el turismo, agradable. Esa mirada, que no es mala en sí misma, muchas veces suele favorecer ciertas condiciones de segregación, cuando no está asociada con otras miradas sobre los otros aspectos urbanos, como el tema de la vivienda, de los equipamientos urbanos, de la equidad en el acceso al espacio público. Hay toda una corriente en los estudios urbanos, que estudia lo que se conoce como “gentrificación” que en inglés es “gentrification”, que tiene que ver con las clases nobles, gentry, las clases más pudientes, que toman lugares de los centros de las ciudades que han sido acondicionados y desplazan a los sectores con menos capacidad económica, a través del alza de los precios del alquiler, o del alza de los precios del suelo. A veces pasa que se realiza un arreglo interesante en algún lugar de la ciudad y termina generando, a la larga, un desplazamiento de población de ese lugar porque los sectores que antes vivían ahí ya no están en condiciones de poder seguir viviendo por
una cantidad de razones.

La otra mirada que creo que es la correcta; es una mirada que considera al espacio público como una de las formas principales que tiene la ciudad de contribuir directa o indirectamente a resolver o atenuar las desigualdades en la sociedad. La ciudad, cuando está bien planteada, cuando está bien planificada, es un poderoso instrumento de redistribución. En ese sentido una clave que a mí siempre me pareció muy interesante es la idea que se aplicó en un momento en Barcelona, en los primeros años de la vuelta a la democracia, que es que la calidad de los espacios públicos de los barrios más pobres debían ser de igual calidad o más que en los barrios más ricos. Porque justamente en los barrios más pobres, en los barrios de la clase trabajadora, en los barrios de gente con menores ingresos, el espacio público genera, de alguna forma, compensaciones o palia los problemas que tienen esas familias en el interior de su hogar, como el poco espacio en general. Si uno ve cómo funciona el manejo del espacio público en la sociedad en general, los sectores más pobres son los que más usan y necesitan del espacio público.

El primer atributo debe ser la calidad del espacio público, que debe ser igual o mejor en los peores barrios que en los más tradicionales o de los centros de la ciudad. No podemos tener un tipo de plaza, un tipo de tratamiento del espacio público en el centro y otro distinto en los barrios más pobres; debe ser de mejor o de igual calidad el espacio público, el mobiliario urbano, las paradas de colectivo, la provisión de equipamiento, la cantidad de verde, la seguridad para los peatones. Vale decir, en ese sentido, la posibilidad de constituir este tipo de espacios resulta una forma de igualar dentro de la sociedad, redistribuir riqueza de alguna forma. Si todos podemos disfrutar de la misma manera del espacio público, en la distribución general de la riqueza de la ciudad terminan ganando los sectores que en otras cuestiones no tienen tanto privilegio.

Pasando esta visión política y yendo a una visión más técnica, en general, a mí me parece que la cuestión del espacio público está asociada a dos cuestiones fundamentales de la ciudad: la movilidad, la forma en la que se transporta la gente en las ciudades y el medio ambiente. Entonces, hay que disfrutar del espacio público y favorecer la peatonalidad, ensanchar el espacio de los peatones en el espacio público, ya que históricamente, a lo largo del siglo XX, todo el espacio público de la ciudad cedió mucho terreno al auto. Una cuestión que se nota en muchas de las mejores experiencias de mejoras del espacio público en el mundo, tiene que ver con recuperar espacios básicamente para la peatonabilidad, y también para otros medios de transporte más sostenibles, como la bicicleta.

Otro de los grandes temas que está asociado al espacio público es lo ambiental, ya que no necesariamente todo espacio público es espacio verde, ni todo el espacio público tiene que ser espacio verde, ni todo espacio verde es público, pero en general hay una tendencia a través del arbolado, a través de superficies verdes, de generar mucho espacio público de carácter verde que es una forma de asegurar condiciones ambientales interesantes dentro de la ciudad.

¿Cómo se integran los atributos a la hora de efectivizar intervenciones?

Un caso interesante reciente, es un proyecto que lleva adelante el Ayuntamiento de Barcelona, el “Nudo de las Glorias”, que ha sido siempre un lugar muy conflictivo, difícil de resolver para la ciudad de Barcelona. Es el cruce de tres grandes avenidas, la Gran Vía de Barcelona, la Avenida Diagonal (que es la principal avenida del ensanche de Barcelona) y la Avenida Meridiana. Ese fue un lugar que históricamente estaba destinado al automóvil, había una gran playa de estacionamiento, inhabitable, era un lugar que no tenía ninguna forma de utilización. Se ha trabajado desde las anteriores gestiones del Ayuntamiento en demoler la playa de estacionamiento, soterrar las vías vehiculares y peatonalizar completamente las plazas. Actualmente, el proyecto que está desarrollando el Ayuntamiento, es un proyecto enorme; por un lado combina el tema de movilidad, a partir de la radical decisión de sacar el auto de la plaza, de soterrarlo, y un gran dispositivo ambiental, una gran plantación de árboles, muchos espacios verdes y una especie de gran botánico a cielo abierto que funciona como un parque metropolitano. En este modelo se estarían integrando dos factores, movilidad y disfrute del espacio público; y hay un tercer elemento que está relacionado con lo mencionado anteriormente. Este lugar es un lugar donde confluyen muchos hábitos culturales, hay una torre de oficinas (la torre AGBAR, famosa porque tiene forma de pepino), es una torre nueva que es la sede de una empresa privada de gas en Cataluña, y el Ayuntamiento ha previsto que en los bordes, en las parcelas de los predios vecinos a esta plaza, se integren viviendas sociales, viviendas para jubilados y la ampliación de una escuela. Esto tiene relación con que este espacio/lugar que pasa a ser uno de los mejores de Barcelona, no sea dejado a la especulación inmobiliaria, no se instalen restaurantes caros ni departamentos de lujo, sino que de alguna forma permita que siga existiendo o se acerquen a este lugar, gente que necesita escuelas, o que necesita viviendas más económicas. Es un proyecto interesante de mostrar como ejemplo de cómo se integran estos atributos.

Otro ejemplo a mencionar, que marcó una época, sobre todo por la simpleza de su desarrollo, es la remodelación de la Avenida de los Campos Eliseos, Les Champs-Élysées, en París. Es una de las avenidas más importantes de la ciudad, es un lugar elegante por excelencia. En este proyecto se decidió eliminar una cantidad de carriles vehiculares para ensanchar y duplicar la superficie de veredas. Se hizo una gran plantación de árboles caducos para generar sombra en verano y que pase el sol en invierno y se mejoró la calidad del área. Este es otro tipo de desarrollo integral.

En Buenos Aires, el caso de la operación de la peatonalización del área de Microcentro, apunta en ese sentido, a sacar el auto de un lugar donde éste no va más. Era imposible circular por la zona, se caminaba por una vereda de un metro de ancho, donde los espejitos de los colectivos te pasaban al lado de la cabeza. Esta es una intervención muy interesante de recuperación del espacio público. Yendo a un nivel más modesto, otra cuestión que tiene que ver con el espacio público, es recuperar lugares, recuperar sitios de la ciudad no muy utilizados, que ya no tienen una función o han perdido su función original y se los puede recuperar de una forma muy económica, como buenos espacios púbicos. Por ejemplo, en muchas ciudades del interior de Argentina lo que está apareciendo es que los espacios alrededor de las estaciones ferroviarias, generalmente los depósitos, galpones, etc., se están recuperando como espacios verdes, como lugares para el desarrollo de actividades recreativas, o para ir a correr, o para hacer gimnasia. Con muy poco, se logra recuperar espacio público y hacerlo usable.

Recomendaciones para una actuación efectiva a nivel de gobierno local

La recomendación que doy cuando asesoro es justamente combinar movilidad con la visión social, que el espacio sea para todos. Además el espacio público tiene una característica cuando está bien diseñado, que es que permite el encuentro de gente que habitualmente no se encuentra en la ciudad. Por ejemplo, me acuerdo en el 2001, cuando estábamos en plena crisis, el corralito, los cacerolazos y todos los problemas en la calles; se había inaugurado recientemente el paseo de la costa de Vicente López y era muy lindo ver que una sociedad
que estaba tan dividida con tantos problemas, tan enfrentada, había gente que salía a pasear su perro de un departamento de la Avda. Libertador y gente de una villa que llegaba hasta ahí y armaba su carpita y disfrutaba del paisaje del río; o sea, una cuestión de integración social, por lo menos, a partir del encuentro de verse, de estar en conjunto.

La movilidad es otro elemento a considerar para ampliar los espacios de peatonalidad, para favorecer los modos de peatonalidad, más saludables y más sustentables. El tema ambiental, es otra de las recomendaciones, cómo hacer para que el espacio público sirva para resolver los problemas de impermeabilización del suelo, de la falta de arbolado, cómo generar corredores biológicos, corredores continuos, muchas cuadras con la presencia del verde.

Otro elemento que a mí también me parece interesante es el tratamiento del espacio público en edificios privados; sobre todo edificios que por su función, por su uso, pueden tener un carácter público y aprovechar para generar espacio, que si bien no son públicos jurídicamente, pueden ser públicos en cuanto a su uso. Se me viene a la memoria el espacio, lamentablemente hoy bastante descuidado (no sé si se habrá terminado su refacción), del teatro San Martín en Buenos Aires. Es un edificio público que tiene un espacio privado, un hall, que es casi como una especie de gran plaza donde prácticamente al caminar por la calle Corrientes ingresabas y siempre había un recital, un concierto o performance y era una ampliación de la calle. En una ciudad como Nueva York que tiene edificios como el Rockefeller Center, donde espacios que en principio son privados se transforman en espacios que puede disfrutar la gente. Muchas veces espacios privados pueden tener espacios públicos e inclusive eso se puede negociar, algo que por ahí los municipios deberían tener en cuenta, negociar con los grandes desarrolladores urbanos que, a cambio de un permiso se genere provisión de espacio público.

Otro tema que también me parece importante a tener en cuenta, es que el diseño de los espacios privados puede ser beneficioso o por el contrario puede perjudicar mucho el espacio público, como por ejemplo lo que pasa con las llamadas torres country en Buenos Aires, donde grandes predios levantan una torre de 40 pisos con todas las amenities, pero uno pasa por la calle y ve un paredón y detrás de ese paredón están las amenities; entonces donde antes había una puerta o un negocio, donde había toda una especie de control social espontáneo que se da a partir de que la gente se mira, se conoce y demás, la ciudad se va conformando como calles paredones. Por dentro son edificios fantásticos y por fuera ni siquiera hay una reja para ver un jardín, simplemente solo hay un reflector que apunta al peatón y un paredón donde no se ve absolutamente nada, y la calidad del espacio público se degrada porque justamente lo que necesita el espacio público es interaccionar con el entorno. El mejor tipo de espacio público es el que tiene como límite edificios densos con locales comerciales, con restaurantes, aunque no los uses, pero hay la posibilidad de ver vidrieras, de un control social que ayuda mucho sobre todo a la seguridad y que tiene que ver con estas cuestiones.

Volver