viernes, 26 de febrero de 2021
El tiempo - Tutiempo.net

Diego Corrales

Director de Estrategia DC y BioGobierno. Colombia.

¿Cómo impactará la COVID 19 el futuro de las ciudades y las regiones?

Aportes de @BioGobierno de Colombia a sus municipios, a 100 días del inicio de una nueva gestión, en el marco del nuevo contexto internacional de pandemia.

Esta fecha, que se utiliza como un corte de cuentas simbólico para evaluar cómo ha sido el arranque de los mandatarios regionales, estará permeada, sin lugar a duda, por valorar cómo ha sido el manejo que los gobiernos locales le han dado a la crisis del coronavirus, pues son en este tipo de circunstancias, cuando la gente mejor logra medir el nivel de firmeza, claridad y carácter que su gobernante tiene, y a partir de ahí, consolidar o disminuir la confianza en él. Sobre todo, en momentos como estos, cuando las personas no solo se sienten confundidas, atemorizadas y preocupadas, sino que el grado de incertidumbre que existe sobre el impacto, duración y consecuencias de la pandemia, es alto.

Al momento de escribir esta columna, el total mundial registra 703.805 personas infectadas (de las cuales 521.373 permanecen contagiadas, 33.213 han fallecido y 149.219 se han recuperado), y los muertos siguen aumentando en España, Italia y Estados Unidos, siendo este último el nuevo foco de la pandemia. En este contexto, Latinoamérica y Colombia se preparan para afrontar, mediante contención y mitigación, los días más duros, sin saber a ciencia cierta cuánto tiempo podrá demorar la recuperación de los daños causados por la crisis y en qué momento la sociedad volverá a “estabilizarse”.

Ahora, lo que si está quedando claro, es que la agenda pública, estratégica, política y electoral del país en los próximos años, estará permeada por el coronavirus (si es que algo peor que esto no llega a suceder) y que todos aquellos que tienen que ver con los asuntos gubernamentales y la administración pública, tendrán, sí o sí, que redefinir sus prioridades, reajustar sus presupuestos y aterrizar nuevamente sus metas y objetivos.  

¿Qué aspectos deberían tener en cuenta los gobernantes para adaptar su plan de desarrollo a las nuevas circunstancias? ¿Qué asuntos tendrán más relevancia durante el tiempo que dure la crisis y su posterior recuperación? ¿A qué le podría prestar más atención la gente?

Si bien cada territorio tiene sus propias dinámicas, sufrirá el impacto de manera distinta y resolverá los problemas derivados de la crisis con los recursos y capacidades que tenga, hay cinco temas cruciales que podrían aplicar a todos: salud, economía, asuntos sociales, virtualidad y liderazgo público.

De manera general, presentamos algunas ideas para que tenga en cuenta en este nuevo contexto. Sin embargo, si quiere conocer más de 100 ideas, proyectos y programas que hemos construido con los equipos de Estrategia DC y BioGobierno sobre estos temas, puede escribirme a dc@diegocorrales.co que se las enviaremos.

SALUD

Revise cómo opera su sistema de salud, qué asignación presupuestaria otorga, en qué estado se encuentra su infraestructura hospitalaria y qué modelos de articulación tiene con los actores involucrados en estos asuntos.

Establezca programas de prevención y control en salud pública. Por un lado, propicie campañas de higiene pública, hábitos saludables y cuidados ambientales, pero a su vez realice acciones de control en ambientes sociales, puestos de comidas, comercialización de fauna, y demás.

Desarrolle programas de salud mental para el manejo de afectaciones que se den por trastornos derivados de la crisis (depresión, ansiedad, miedo, etc.), estrategias para la elaboración del duelo (por pérdidas de un familiar, negocio o proyecto), y programas de resiliencia y recuperación emocional, que les permitan a los ciudadanos afectados contar con herramientas para salir adelante. 

ECONOMÍA

Diseñe e implemente planes de reactivación económica, priorizando los sectores productivos más afectados, así como aquellos que son motores estratégicos que podrían jalonar más la recuperación económica.  Aquí juega un papel importante la generación de apoyos estatales (subsidios, préstamos, créditos blandos, plazos moratorios, refinanciación de pagos y deudas), como el fortalecimiento de los ecosistemas y encadenamientos productivos, la promoción de campañas de consumo local y el impulso de emprendimientos y de pequeñas y medianas empresas.

Desarrolle estrategias que garanticen la canasta básica, la seguridad alimentaria, los servicios públicos y el mínimo o bono vital a las familias más vulnerables. De igual manera, acompáñelos con la generación de información sobre ofertas estatales y privadas, hasta campañas de educación financiera para momentos como estos. Esta crisis evidenció la desigualdad social en su mayor expresión, y le ha planteado a grandes empresas como a las familias angustiadas, el debate de qué es primero, si la saludo o los ingresos: “si no salgo, no como, pero si salgo, me enfermo”.

Dinamice la economía con el impulso de las obras públicas y la infraestructura, especialmente con la construcción de vivienda, que es según los expertos, una de las acciones que más incentivan la generación de empleo al movilizar varios sectores productivos. De igual manera, termine las obras que ya están en proceso y redefina muy bien las nuevas construcciones que hará en su gobierno, teniendo en cuenta los recortes que habrá.

ASUNTOS SOCIALES

Una de las lecciones que está dejando esta pandemia, es que los gobiernos que han tenido información más ágil, oportuna y veraz (es decir, DATA), han logrado salir mejor de la crisis. En ese sentido, la creación de sistemas de información, observatorios y manejo de datos, así como la actualización tecnológica y los procesos que permitan investigar la percepción ciudadana, jugarán un papel muy importante a la hora de tomar decisiones.

En seguridad ciudadana, tres temas son importantes identificar: primero, tener muy bien detallado cómo se presentó en tiempos de cuarentena el comportamiento delictivo, por tipo y sectores; segundo, conocer la capacidad institucional de las autoridades, cómo se encuentra y funciona; y tercero, identificar cómo se dieron los hábitos y comportamientos no solo de la ciudadanía general, sino de grupos especiales como migrantes, habitantes de calle, desplazados, entre otros. De igual manera, la tecnología ha jugado un papel fundamental en la superación de las crisis. Países como Singapur y Corea, han tenido herramientas que monitorean permanentemente a las personas, incluyendo aparatos como drones y robots que informan a la ciudadanía, fumigan calles o cumplen labores públicas.

Estar atentos a la convivencia ciudadana y familiar en su territorio, será importante en los meses que vienen. Más allá de monitorear, es necesario desarrollar políticas especiales teniendo en cuenta tres asuntos que son claves: primero, identificar si se da un aumento de la violencia intrafamiliar, separaciones, peleas, riñas o situaciones de descomposición del hogar; segundo, generar programas que permitan activar la resiliencia familiar para aquellos hogares que sufrirán perdidas en algún sentido o se verán afectados por las crisis; y tercero, como hipótesis planteada por algunos expertos, revisar si se presentará un boom poblacional y aumento demográfico con todo lo que ello conlleva.

VIRTUALIDAD

Analice cómo las dinámicas virtuales que se están presentando, podrán modificar los comportamientos ciudadanos en los próximos meses. Si hay un momento en que se puede probar cómo se encuentra cada región en virtualidad, conectividad y transformación digital, es en este. Esta crisis ha permitido evidenciar qué tanta pobreza y desigualdad virtual hay en los territorios, así como qué tan insertos se encuentran en la cuarta revolución industrial. De igual manera, la cantidad de servicios que se están gestando virtualmente como domicilios, pagos de cuentas y solicitudes especiales, sumado a la generación de contenidos como encuentros espirituales, aeróbicos, conferencias y conciertos, así como el manejo de la información (datos, noticias, debates),  debería conllevar a las administraciones gubernamentales y a los ciudadanos, a la utilización más cotidiana y permanente de la virtualidad.

Evalúe cómo podría insertar en su gestión pública los procesos de educación virtual que actualmente se están dando, pues otro sector que está a prueba es la formación por medios digitales. En ese sentido, la educación online, la posibilidad de ampliar la oferta y llegar a más público con más y mejor contenido, las oportunidades de alianzas estratégicas y la reducción de costos, aparecen como grandes ventajas para empezar a insertar más esta modalidad de enseñanza.  

La adaptación al teletrabajo ha representado también un gran reto no solo para las empresas, sino para los gobiernos. Valore qué tipo de actividades, reuniones y servicios puede prestar implementando de manera permanente el trabajo desde casa, beneficiando no solo a personal con necesidades especiales (madres cabezas de familias, personas en situación de discapacidad, entre otros), sino facilitándole a los ciudadanos determinados tramites. De igual manera, revise su capacidad instalada para realizar conferencias, encuentros virtuales, entre otros.

LIDERAZGO PÚBLICO

Si quiere ser asertivo, debe reajustar su plan de desarrollo a las nuevas circunstancias. Recuerde que la palabra “gobernar” significa “manejar el barco”, y hace referencia a las capacidades que el capitán del navío debe desarrollar para llevar a buen puerto la embarcación. ¿Cuál puerto? El que usted prometió en campaña y quiere plasmar en su plan de desarrollo para los próximos 4 años. Sin embargo, tenga en cuenta que en el inicio de este viaje de cuatro años, su proyecto (barco) visualiza una tormenta (pandemia) que se avecina y que aunque sabe que lo va a afectar, aún no dimensiona de qué manera, lo cual no le permite conocer hasta qué punto debe “reacomodar las velas” o incluso, cambiar el puerto. Así que sea estratégico, gerencial y asertivo, pues gran parte de la gente lo va a medir, más que por las obras que prometió, por la forma como manejó, comunicó y lideró esta crisis, y sobre todo, cómo logró sacarlos de la mejor manera.

Revise muy bien y priorice mucho mejor sus planes, programas y proyectos; tenga en cuenta los posibles recortes en las transferencias que tendrá y redistribuya nuevamente, a la luz de las prioridades, su presupuesto. Analice con su equipo financiero cómo impactará en su gestión y en su sociedad, la anunciada recesión económica que tendrá el mundo.

Identifique, ingrese y participe en redes de cooperación a nivel regional, nacional e internacional, que le permitan la transferencia de conocimiento, la cooperación técnica y financiera, y el intercambio de ideas y experiencias para salir fortalecido de estas crisis. De igual manera, incentive la participación ciudadana y la articulación con actores estratégicos de su región, de tal manera que sirvan como aliados estratégicos para el momento de crisis y la recuperación.

Como decía anteriormente, estas son algunas ideas generales para que tenga en cuenta. Para conocer más de 100 ideas, proyectos y programas que tenemos en Estrategia DC y BioGobierno, puede escribirnos a dc@diegocorrales.co

Mas Noticias

Te Recomendamos

Volver