martes, 09 de agosto de 2022
El tiempo - Tutiempo.net

Miguel Ángel Moro

Presidente de la Asociación Civil EcoRaíces. ecoraices@ecoraices.org.ar

Para reciclar bien, hay que partir de una buena clasificación de los residuos

El reciclaje fracasa si sólo se usa para hacer campaña política.

Uno de los lemas de su organización es: “más generadores sensibilizados y educados para participar activamente en una economía sustentable". Concretamente, ¿cómo considera que se construye esto desde los territorios - municipios?

Sí, es así, desde nuestra organización siempre pensamos que, a partir de una población sensibilizada, educada, preocupada por el medio ambiente, a su vez participativa en la separación de los materiales reciclables en la generación, garantizará sin dudas el éxito de una GIRSU (Gestión Integral de Residuos).

¿Cómo se construye esto desde los territorios o sea desde los municipios? A partir de que el municipio tome, como lo han hecho muchos ya, la decisión de llevar adelante la GIRSU como política de estado, obviamente participando a toda la población, no solamente de llevar adelante la GIRSU, sino también asumiendo el compromiso con vecinos, comerciantes, cámaras e industrias de llevarla adelante sin interrupciones.

Muchos intentos han fracasado, por dar un ejemplo, cuando el reciclaje ha servido en muchísimos casos para campañas políticas partidarias, y esto es jugar con fuego, porque cuando se logra sensibilizar a la población ésta participa y luego no se continúa. Cuesta muchísimo más tiempo y dinero volver a poner en marcha otra campaña; igualmente cuando la gente separa y por no contar con las herramientas necesarias, como ser contendedores, camión para la recolección selectiva, recolectan todo junto en el mismo camión mezclándolo con el resto.

Últimamente se está usando mucho la palabra sustentabilidad entre la gente que trabaja ambiente o entre los educadores ambientales, pero hay trabajar mucho sobre esa palabra y realmente saber los contenidos espectaculares que nacen a partir de la sustentabilidad, que deben estar dentro de la capacitación y de la sensibilización a la población. Para tomar la decisión política de poner en marcha una GIRSU seria, hay que darle forma de manera consensuada con toda la población. Ése es otro de los grandes problemas que tienen las administraciones municipales, deciden hacer cosas y no son compartidas con la población, entonces, generalmente, en un porcentaje muy elevado no resulta.

Un ejemplo que damos siempre: hay un terreno baldío durante treinta años lleno de basura, ratas y demás; el municipio va y lo convierte en una plaza y la administración municipal piensa que al otro día van a salir todos a aplaudir y el 100 % va a estar de acuerdo. ¿Quién va a estar en desacuerdo con aquel que convirtió un terreno baldío lleno de ratas y mugre en una plaza? Sin embargo, las estadísticas dan que nunca es así, nunca todo el mundo está de acuerdo. ¿Y saben por qué no están de acuerdo? No están de acuerdo porque no lo participaron, porque el municipio no mandó a alguien al barrio y les comentó: “miren, ¿qué le parece?, vamos a convertir este terreno baldío en una plaza”. “Qué bueno van a decir”; ahora, ¿qué vamos a poner dentro de la plaza? Entonces ahí viene la participación. Yo creo que, gran parte de los problemas que tenemos los argentinos es que no participamos a nuestro pueblo en las decisiones que vamos a tomar y en cómo se va a invertir el dinero recaudado. Qué mejor sería que aquellos que manejan el dinero del pueblo también compartan las decisiones de cómo van a aplicar esta inversión. Que una familia pueda decir: “yo tengo la plaza a una cuadra de mi casa, pero no veo que tenga cancha de bochas y en el barrio hay quince abuelos”; y otro que diga: “me gustaría que tenga una fuente, y otro que los juegos estén así”, y entre toda la vecindad acuerdan en cómo va a ser esa plaza. De esta manera, con seguridad el resultado será óptimo, porque todos se sienten y son dueños de ese proyecto, y el vecino es el que únicamente va a garantizar la continuidad exitosa de la campaña.

¿En qué factores se debe pensar para construir un adecuado y viable sistema de gestión de residuos para nuestro país?

Hace ya catorce años que venimos trabajando en Argentina; todos pensábamos, que íbamos a tardar por lo menos 15 años en lograr sensibilizar a los funcionarios tanto sean municipales, provinciales, como nacionales, en que debíamos cambiar la forma en que veníamos manejando los residuos sólidos urbanos, desde el municipio tirando en basurales a cielo abierto y desde los vecinos, sacando la bolsa a la vereda, sin que a nadie le importe el destino ni el daño que este provoque.

Pero no fue así, los vecinos hoy ya reclaman que las administraciones pongan en marcha programas de separación en origen. Yo estoy contento realmente con la reacción del vecino, estoy contento últimamente con la reacción del empresario que empieza a hablar de la responsabilidad extendida del productor. Estoy muy contento también con los comercios que empiezan a ver cómo poder separar los residuos. Estoy contento con la gente, con las escuelas, con los docentes, con los jóvenes, y estoy muy contento con lo que hemos logrado en estos años.

Desde la gestión pública se dice, nos estamos ocupando de esto, pero a mí me parece que el factor más importante que no se ha tocado hasta ahora para tener garantizada una GIRSU perdurable en nuestro país es la sostenibilidad económica. Hablamos: “le damos la prensa”, “le damos el galpón”, “formamos la cooperativa”, pero no hay certezas a la hora de destinar recursos a la gestión integral de los residuos sólidos urbanos. Me parece que por ahí es donde deberíamos empezar a trabajar seriamente.

Reciclaje, aprovechamiento energético, vertedero ¿Hacia dónde se está evolucionando?

En cuanto al aprovechamiento energético a partir de los residuos, nosotros tenemos que tener muchísimo cuidado con esto, porque siempre decimos que reciclar implica mano de obra de los que clasifican, de los que minimizan el volumen, de los que muelen, de los que lavan, de los que logran una materia prima plástica, cartón o vidrio para su reaprovechamiento. Vemos muy bueno este camino del reciclaje, no así el aprovechamiento energético a partir de los residuos que no tiene nada que ver con esto. Porque el aprovechamiento energético, a partir de los residuos, es juntar todo lo que viene y cómo viene, sin participación de nadie. No es lo mismo tirar toda una masa de residuos a un proceso donde nadie interviene, donde no hay materia prima recuperada, donde no interviene el vecino en la separación en origen. Nos parece que Argentina debería apostar por el reciclaje. Y si tomamos el camino del aprovechamiento energético, que sea con el aprovechamiento de la fracción orgánica también separada en origen para su posterior aprovechamiento como materia prima de biodigestores, mediante los cuales generaremos biogás para ser usado como combustible/energía.

Obviamente los vertederos y basurales a cielo abierto es lo primero con lo que tenemos que terminar; acabar con estos problemas que tenemos, en sus distintas formas, sean vertederos, basurales, incluso los basurales que se forman todos los días en distintos lados. Esos basurales a cielo abierto, vertederos y montañas de basura en las esquinas no es, nada más y nada menos, que el comportamiento de todos nosotros que somos los generadores. Hoy es mucho más caro tener un basural en un municipio, por los problemas ambientales, sociales y de salud que ocasionan; es una práctica que hay que desterrarla de por vida. Estoy totalmente convencido que el camino es el reciclaje y se está evolucionando hacia ese camino.

También hay que pensar en la producción limpia, en la responsabilidad extendida del productor. ¿Qué se va a hacer con este envase, con este elemento que se pone en la calle? ¿Por dónde pasa la responsabilidad extendida del productor? Esto es lo que tenemos que empezar a trabajar. Todos los que fabriquen algo tienen que tener el compromiso y la responsabilidad de dónde va a ir a parar, y qué trazabilidad va a tener este aparato o este envase que se pone en la calle. ¿Qué es la responsabilidad extendida del productor? Es garantizar que lo que vendí, cuando ya no tiene más uso como tal en la sociedad, tiene una trazabilidad para volver a una planta donde se va a recuperar, se va a reciclar y se van a volver a utilizar esas materias primas en nuevos productos. Esa es la economía circular, de eso estamos hablando, de una economía circular sustentable. Pero no nos equivoquemos, porque muchos decimos que tenemos que bajar de la economía lineal y entrar en una economía circular; no alcanza circular, es circular y sustentable. Porque se puede entrar en la economía circular pero no se va, en gran parte, de la mano del ambiente, de la mano de la sociedad, de la sustentabilidad. Por eso le vamos a poner economía circular sustentable. Para muchos puede parecer redundante, pero es así.

¿Cuáles considera deben ser las principales regulaciones nacionales y/o locales a impulsar para construir un sistema adecuado de gestión de los residuos? Uds. hablan de ecotasas, ¿podría detallar un poco más sobre las mismas? ¿Parten de alguna ordenanza - experiencia de implementación?

Hubo muchas experiencias de ecotasas en varios municipios, para mi la “ecotasa” es simplemente una creatividad municipal mediante la cual se recauda una cifra dineraria por envases no retornables. Esta cifra dineraria se aplica a financiar y hacer económicamente sostenibles a los programas de la GIRSU.

Si sobre regulaciones hablamos, insto a los legisladores, para que, de una vez por todas, terminen de trabajar con la herramienta esencial para la GIRSU que es la famosa Ley de Envases, “una deuda pendiente”. Hoy en día en la Argentina, los costos de la gestión y disposición final de los residuos, las afronta el estado. Entonces al fabricante/generador le resulta más económico y menos problemático producir nueva materia prima para los envases que obtenerla de los circuitos de reciclado. Es por esto, que el estado debe regular para que el fabricante se vea incentivado a reusar y/o reciclar y de esta manera generar menos residuos. Para esto es urgente que se avance con una ley de gestión de residuos de envases y embalajes, mediante la cual se incentive a los fabricantes a realizar productos en base al ecodiseño, para que puedan ser estos “económicamente reciclables” mediante procesos amigables con el ambiente. Envases con menores proporciones de materia prima plástica, con materiales reciclables ya sea para los envases como para las etiquetas, además de implementar sistemas de gestión públicos privados que permitan retornar los envases al sistema productivo.

No tengo dudas que todos vamos a separar en origen, todos vamos a aportar nuestra responsabilidad ambiental en enseñarle a nuestros hijos a implementar esta práctica ambiental tan importante, también los docentes van a seguir enseñando sobre el cuidado del ambiente y la separación de residuos en nuestras casas como lo vienen haciendo desde que en Argentina comenzamos con estas campañas. Aprovecho la oportunidad para saludar y agradecer a todos los docentes del país que cuando Ecoraíces llegó a cada una de las escuelas, no solamente que fuimos muy bien recibidos sino que también cada uno de ellos puso en marcha desde sus aulas y con los materiales que tuvo a la mano las campañas de concientización a los chicos sobre la separación en origen de los residuos reciclables, para que éstos les cuenten a sus padres, todos separamos, todos somos parte, éste es el futuro, ésta es una acción vital.

¿Cómo han evolucionado las cooperativas para desempeñarse en los centros de recuperación? ¿Qué considera se debería hacer?

El cooperativismo surgió en Europa allá por el siglo XIX buscando aliviar la situación económica de los trabajadores; son generalmente fomentadas e impulsadas por el estado, el concepto del cooperativismo es una doctrina socio económica que promueve la organización entre personas para satisfacer de manera conjunta sus necesidades mediante la cooperación y el apoyo mutuo entre compañeros. La evolución en algunas cooperativas dedicadas al reciclaje ha sido grande y, desgraciadamente, no tanto en otras.

Nosotros somos formadores de las primeras cooperativas recicladoras en La Plata allá por el año 2004, hace 15 años más menos, como la Cooperativa de Cartoneros Platenses Ltda. que hoy sigue trabajando muy bien, y así otras tantas en distintos lugares del conurbano bonaerense y de Capital Federal. Soy cooperativista, me capacité en el INAES en el año 2000, donde aprendí que una cooperativa se forma con cooperativistas; es muy bueno estudiar qué es el cooperativismo. En las cooperativas, sacando los costos, las ganancias se reparten, en partes iguales, lo mucho o lo poco que queda. Siempre dijimos que no había que dejar solas a las cooperativas, que había que acompañarlas desde los municipios y en mucho de los casos, no lo hicieron así.

En muchos casos se proyectó, hacer un galpón, proveer de una cinta, de una prensa y ya está muchachos, ahí tienen la cooperativa. Cuando se cortaba la primera correa del motor de una prensa, no se podía seguir adelante, en la mayoría de los casos se comercializan los materiales reciclables a muy bajos precios, por no poder prensar, y tener que vender en bolsones, o por no tener capital de trabajo y no poder esperar a juntar un equipo completo para poder vender directo a las empresas recicladoras teniendo que caer a intermediarios. Estoy convencido que las cooperativas son muy útiles para el agregado de valor, para la clasificación correcta de los materiales que son separados en origen por el generador y que deben estar incluidos en una GIRSU.

Argentina en estos momentos necesita de empresas recicladoras con equipamientos y procesos de recuperación de la materia prima con maquinarias de última generación. Ninguno de estos equipamientos y maquinarias va a terminar produciendo una materia prima recuperada óptima como necesitan las empresas si no está bien clasificadas. Para obtener materias primas recicladas confiables, hay que partir de una buena clasificación, como corresponde. Esa empresa a la que le estamos exigiendo que utilice material recuperado le tenemos que dar la garantía que esas materias primas están recicladas bajo normas. Estamos en esa etapa ahora.

¿Considera que los municipios tienen dificultades para garantizar la sostenibilidad (económica, de operación, de participación ciudadana) de la gestión final de los residuos sólidos urbanos? ¿Por dónde les recomienda comenzar? ¿Cuál cree es el rol de las provincias?

La Asociación Civil Ecoraíces, en el año 2005, participó del Comité Asesor de la Estrategia Nacional para la Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos. En esos momentos fuimos convocados por el Secretario de Ambiente de Nación, Atilio Savino, y entre otras organizaciones realizamos aportes para la estrategia. Al tiempo, se le dio forma al Programa Nacional P.A.C. (Promotores Ambientales Comunitarios) y Ecoraíces capacitó a más de 100 municipios de las Provincias de San Juan, Tucumán y Buenos Aires.

En convenio con el Ministerio de la Producción de la Provincia de Buenos Aires, en el año 2005, la Asociación Civil Ecoraíces realizó la capacitación y asesoramiento para la implementación y puesta en marcha de 15 proyectos en distintos municipios participantes del programa “Sin Desperdicios”. Mediante este programa, se buscó promover en toda la provincia de Buenos Aires una nueva política de estado en materia de manejo de residuos. Mediante el programa “Sin Desperdicios” se construyeron las primeras quince plantas en la provincia de Buenos Aires, posteriormente de las dos primeras plantas históricas que tenemos en Argentina, Trenque Lauquen y Rauch. ¿Cómo fue la fórmula del programa? No hay que ir a cuestionar al intendente por los basurales a cielo abierto o preguntarle por qué lo tiene. Hay que ayudarlo a solucionar el problema. Porque el problema del manejo de los residuos es un problema de todos y únicamente entre todos lo podremos solucionar. El municipio tenía el terreno, el alambre olímpico y las máquinas. El programa aportaba el proyecto, los materiales para el galpón de la planta de separación, los planos y la membrana para la construcción de la celda sanitaria. Así se hicieron las primeras plantas. De esa manera tenemos que arrancar a nivel nacional. El rol comienza desde la Nación.

Por último, quiero reafirmar que los municipios no pueden solos. Los municipios que no quieren hay que seguir trabajando para que quieran y que reviertan la mala forma histórica del manejo de los residuos. Pero a aquellos municipios que quieren, no los dejemos solos. Sí, el rol de la Nación es importantísimo, fundamentalmente trabajar en la capacitación y el aporte de los recursos. El rol del gobernador es poner en marcha la estrategia provincial de residuos sólidos urbanos y trabajar con sus intendentes, capacitándolos y aportando los recursos necesarios que le falte a los municipios, acompañándolos en toda esta nueva etapa que en Argentina comenzamos a transitar, y que no tiene vuelta, y entre todos vamos a lograr. Pero también es necesario para lograr cada uno de estos puntos, la sostenibilidad económica y es de lo que menos se está hablando.
 

Mas Noticias

Te Recomendamos

Volver