martes, 09 de agosto de 2022
El tiempo - Tutiempo.net

La motocicleta: un fenómeno de importancia creciente en el ámbito urbano

Metodología para elaborar planes de seguridad vial para motociclistas

La evolución del parque de motocicletas en Latinoamérica se incrementa año tras año y en algunos países ya representa un porcentaje significativo del total del parque – en ciertos casos es superior al 50%.

En los sistemas de transporte de las ciudades latinoamericanas las motocicletas van tomando un protagonismo creciente como consecuencia de varios factores:

• El crecimiento urbano que no siempre se ha acompañado de una adecuada planificación y provisión del transporte público accesible, lo cual fomenta el transporte individual.
• Las ventajas que este modo de desplazamiento ofrece frente a los modos alternativos: rapidez en desplazamientos evitando embotellamientos, desplazamiento puerta a puerta gracias a la facilidad de parqueo y bajo consumo de combustible.
• Otro de los factores de la rápida penetración de las motocicletas es su costo y facilidad de compra. Al comprarla a crédito, la cuota diaria a pagar es menor que el precio del pasaje para montar en un autobús de transporte público.

La siniestralidad en motocicleta es un fenómeno preocupante que debe abordarse con premura.

Los motociclistas y sus pasajeros son, junto con los peatones ciclistas, usuarios especialmente vulnerables.

Se ha calculado que el riesgo de morir en accidente de tránsito es al menos 18 veces mayor para un conductor de motocicleta que para un conductor de automóvil.

Por este motivo, la preocupación por la siniestralidad vial de los motociclistas se ha convertido durante los últimos años en un fenómeno global. En Europa el porcentaje de conductores de motocicleta fallecidos
respecto al total de fallecidos sigue aumentando. Cada año aumenta el número de países que cuentan con políticas específicas para la mejora de la seguridad vial de los motociclistas.

En América Latina, un factor que contribuye a la siniestralidad en la región es precisamente el uso cada vez más extendido de motocicletas. En Brasil hay más de 10.000 motociclistas muertos cada año, en Colombia los usuarios que más fallecen son los motociclistas.

En Argentina, un 40% de las 6700 víctimas fatales anuales de accidentes de tránsito son motociclistas.
De esta manera, la movilidad en motocicletas ser ha convertido en un tema difícil de eludir. Por esta razón, cualquier estrategia para reducir las víctimas de tránsito en la región debe considerar de manera específica el asunto de las motos. En este escenario, la mejora de la seguridad vial de los motociclistas solo es abordable con la participación del conjunto de administraciones públicas y la colaboración de todos los agentes sociales y económicos implicados.

Criterios para la elaboración del plan

El Plan Tipo de Seguridad Vial para los Desplazamientos en Motocicleta debe plantearse como una iniciativa liderada por la administración pública local con la participación de los sectores implicados.

El objetivo es conseguir el compromiso de todas las partes en llegar a acuerdos mínimos para encontrar soluciones eficaces. El municipio escucha a todos los sectores pero al final es la que toma las decisiones. Es un principio de autoridad necesario.

Las bases de cualquier plan de seguridad para los motociclistas son:

• No buscar culpables. Es un problema de todos y todos deben contribuir desde su posición o responsabilidad en su solución.
• Es más importante la elaboración del plan que el propio plan. Planes hay muchos pero lo más importante es que todos participen y lo sientan suyo. No tener prisas.
• Nunca debe ser percibido como un plan CONTRA los motociclistas. Es un plan PARA los motociclistas.
• Los motociclistas deben presentarlo, es su plan y es para ellos. Deben comprometerse en su aplicación.
• Deberá diferenciarse entre la carretera y la ciudad porque son problemas distintos y las soluciones son distintas.
• Prudencia y humildad. Debe partirse del convencimiento de que no hay soluciones milagrosas, solo hay un conjunto de acciones y medidas coherentes y perseverantes en el tiempo que, al final y poco a poco, darán resultados.
• El plan es la hoja de ruta. Tan solo hablar de la siniestralidad y de la vulnerabilidad de los motociclistas ayuda a la necesaria concienciación sobre el problema.
• Los motociclistas no están solos en las calles y en las carreteras, luego habrá que tener en cuenta a los otros usuarios de las vías públicas.

La estrategia de seguridad vial para la movilidad de las motocicletas se trata de un proyecto de gestión compleja fundamentalmente por la diversidad de agentes implicados, la diversidad de sectores de intervención, y por lo tanto, la diversidad de visiones y de intereses. Una forma de gestionar esa complejidad es lograr una visión común que permita, desde la diversidad de agentes y sectores de actuación, acordar objetivos y compromisos de acción comunes.

La visión compartida

La elaboración del plan se basa en una “visión compartida” entre todos los agentes que intervienen en el fenómeno de la siniestralidad de las motocicletas, lo que supone que el trabajo conjunto se desarrolle en tres ámbitos:
• Entendimiento común de la problemática
• Definición clara de prioridades
• Consenso en las soluciones

Los actores

El desarrollo del plan tiene que contar con la participación activa de todos los actores ya que ellos aportarán matices muy distintos tanto en el análisis del problema como en la definición de las soluciones. Solo será posible aproximarse al conocimiento y análisis de la realidad de la motocicleta, si se contacta con todos los agentes que puedan aportar su visión, su parte de conocimiento. Identificar a todos los sectores afectados. Es importante prestar atención a este tema, porque los intereses pueden ser opuestos. Lo importante es que se les convoque y hayan sido todos escuchados, aunque la decisión final la toma el municipio.

Las áreas de actuación

Se deberá determinar la estructura en la que se va a articular la actuación, es decir, definir los ámbitos de actuación en los que se va a poder intervenir, bien directamente porque se tiene la competencia, bien indirectamente a partir del compromiso de los otros agentes.
Se propone hacer un repaso por los elementos clásicos de actuación que intervienen en la accidentalidad de las motocicletas, para determinar el tipo de medidas sobre las que se va a poder actuar:

Medidas dirigidas a preparar a los motociclistas para una conducción segura y a los otros conductores: educación vial y formación antes de obtener la licencia, para obtener la licencia y después de obtenerla.

Medidas dirigidas a combatir prácticas de riesgo: adecuación de las normativas a los problemas actuales, vigilancia y control para el cumplimiento de las normas.

Medidas dirigidas a minimizar los escenarios de la siniestralidad: cómo mejorar la seguridad de los vehículos y cómo mejorar la seguridad de las infraestructuras.
Medidas dirigidas a mejorar la seguridad en el trabajo en motocicleta: condiciones laborales, herramientas de trabajo.

Medidas post accidente: actuación en los siniestros y atención a las víctimas. Obtención de datos, estadísticas e investigación.

Una metodología de planificación de políticas públicas:

• Una visión que desafíe y alinee la acción de todos los agentes.
• Una diagnosis (diagnóstico) que defina la siniestralidad y un análisis constante para observar su evolución.
• La determinación de objetivos estratégicos y específicos según las prioridades detectadas.
• Una programación de acciones, agrupadas áreas de actuación. Para cada medida deberá contar con la descripción mínima de su desarrollo, calendario, responsables, participantes, presupuesto e indicadores.
• Un sistema de indicadores que asegure la autoevaluación constante del plan en dirección a la visión y objetivos planteados.
• Un modelo de seguimiento y control que facilite el seguimiento de las acciones y su eficaz gestión, y ayude a la toma de decisiones en cada momento.

El taller participativo / Grupo de trabajo

El marco de la elaboración del plan es un grupo de trabajo, un taller participativo o cualquier otra estructura que permita estar formada por todos los agentes implicados. 

Proceso de elaboración del plan

El primer paso es la decisión política del equipo de gobierno de la municipalidad, de abordar la problemática de la movilidad de las motocicletas en la ciudad, con la participación de los sectores sociales y económicos y de los motociclistas. Una vez tomada la decisión, el proceso que se propone se estructura en las siguientes fases:
0. Lanzamiento del proyecto, es decir del acuerdo entre las entidades organizadoras: toma de decisión, lanzamiento y organización.
1. Organización del taller, convocatoria de agentes, recabar datos y documentación.
2. Análisis de la solución, en la que se seleccionan todas las posibles medidas que podrían formar parte del plan.
3. Planificación y elaboración del plan, donde se priorizan las medidas y se programan y se redacta el documento final. Se sugiere que los responsables municipales prevean un proceso de gestión y seguimiento del plan, ya que muchas acciones precisarán de la colaboración de los agentes sociales.

El lanzamiento del proyecto precisa de tres cuestiones previas: La primera y más importante, la voluntad política de la entidad municipal responsable de la seguridad vial o de la movilidad, para buscar soluciones a los problemas que plantea la motocicleta en la ciudad. Una segunda cuestión importante: el acuerdo entre las entidades organizadoras. La tercera e imprescindible, es la determinación de un equipo de trabajo formado por los técnicos municipales destinados al proyecto y, si es el caso, los expertos que puedan dar apoyo metodológico o operativo.

En la fase de lanzamiento se deben asegurar las condiciones en las que se va a desarrollar el trabajo:

1. Formalización del proyecto: se trata de una reunión formal a la que acuden los responsables municipales y las entidades colaboradoras. Se debe discutir y afinar el enfoque del plan y acordar la forma de comunicaciones: Carta, Calendario y Encuesta.
2. Organización del proyecto: decidir la estructura y la composición de las mesas de trabajo: Comité de Seguimiento y Grupo de Trabajo. Se deberá decidir cómo se toman las decisiones, cómo se hace el seguimiento del proceso y se disemina la información a todos sus miembros. 
3. Constitución del equipo de trabajo: sesión en la que se hace la presentación del equipo de proyecto para compartir entre todos sus miembros los objetivos, enfoque, metodología, calendarios y compromisos de trabajo.
4. El marco institucional: las entidades organizadoras deberán tratar los términos de las colaboraciones institucionales que en cada caso sean precisas.

1. Organización del taller

Se trata de preparar el terreno con el máximo de documentación para que todos los miembros del grupo de trabajo lleguen a un entendimiento común sobre la naturaleza y dimensión del problema de la seguridad vial de las motocicletas y de los elementos clave que en ella inciden.

1.1. Difusión y sensibilización: en dos direcciones, interna hacia los agentes que van a participar en la elaboración del plan y externa hacia la ciudadanía. Se debe contactar personalmente con todos los miembros que se pretenda formen parte del grupo de trabajo para valorar su participación en el proyecto y se les motive para asegurar su participación activa. Aceptación y compromiso. Es importante que la opinión pública conozca la dimensión del problema. 
1.2. Análisis de pautas a nivel nacional: la acción de ámbito municipal deberá partir de los compromisos que haya acordado un informe o un plan nacional sobre seguridad de las motocicletas, en caso que exista.
1.3. Convocatoria del taller: identificación de todos los posibles componentes. Convocatoria para la constitución del grupo de trabajo o taller. Aceptación de los participantes y confirmación de asistencia. Envío de la encuesta sobre diagnosis y propuestas de medidas.
1.4. Lanzamiento de la encuesta a los agentes: encuesta o entrevistas individuales para recabar la opinión sobre los principales problemas y las propuestas de acción. Recopilación de las encuestas, tratamiento de los datos y publicación del informe.
1.5. Recopilación de los datos: cuantos más datos y más información, más fácil será que las propuestas se adecuen a los problemas reales: datos sobre los vehículos rodantes, los siniestros, los motociclistas, los motivos de los desplazamientos y cualquier otra información que permita caracterizar a los motociclistas.

2. Análisis de la solución

Se trata de la constitución del taller, el momento central del proceso. El objetivo es generar el máximo de aportaciones, el máximo de debate y conseguir una lista, lo más completa posible de acciones, cuya ejecución consiga alcanzar los objetivos del plan.
2.1. Análisis e interpretación de los datos: se parte de los datos estadísticos sobre motocicletas y su patrón de siniestralidad elaborado por la municipalidad, por un lado, y las interpretaciones que se formulan desde cada uno de los sectores convocados. 
2.2. Análisis de las propuestas de medidas: se persigue la formulación del mayor número posible de soluciones. A partir de las encuestas a los agentes se elabora un informe síntesis, estructurado por ámbitos de actuación, que servirá de base para el debate. Es la parte más importante del proceso.
2.3. Análisis de mejores prácticas internacionales: identificar acciones llevadas a cabo en otros países que no han sido tomadas en consideración hasta el momento y que pudieran enriquecer el trabajo.
2.4. Análisis de viabilidad y efectividad de las medidas propuestas: no todas las medidas que se van a proponer van a ser realizables, al menos en el corto y medio plazo. Algunas incluso van a ser meramente deseos. Por ello es importante consensuar una lista de medidas priorizadas bajo criterios de viabilidad operativa u oportunidad, y criterios de efectividad en cuanto al objetivo principal que es la reducción de la siniestralidad.

3. Elaboración del plan

Se trata de elaborar, publicar y presentar el plan estratégico.Su elaboración debe identificar claramente las acciones a realizar, los responsables y el seguimiento. Alguna estrategia para su divulgación también es aconsejable.

3.1. Planificación: determinación de objetivos, definición de los ámbitos de actuación, priorización y programación de acciones. Revisión y ajuste del calendario. 
3.2. Redacción de las fichas de acciones: descripción, tan concreta como sea posible, de la acción seleccionada a cargo del equipo de proyecto. 
3.3. Informe final y aprobación por los agentes: el equipo municipal responsable de la política elaborará el informe final el cual reflejará los compromisos que va a ser capaz de desarrollar en el tiempo previsto en el plan. 
3.4. Presentación pública: el plan no solo implica a los responsables públicos y los agentes sociales. También implica a los motociclistas y la ciudadanía en general. Es imprescindible una información amplia, a gran escala. 

El seguimiento

Hasta aquí se han presentado las fases previstas para la elaboración de un plan de actuación. Se recomienda crear alguna estructura que convoque con cierta periodicidad a todos los participantes, en especial aquellos con responsabilidades en la gestión de algunas medidas, para tratar:
• Seguimiento de los objetivos
• Evolución de la siniestralidad
• Seguimiento de las medidas realizadas
• Análisis de los resultados
• Análisis de las dificultades y de los avances

Herramientas

Descripción de la movilidad en motocicleta

Es imprescindible disponer de una estructura básica de indicadores de movilidad y de siniestralidad en motocicletas, con el objetivo de disponer de los datos más significativos del sector y de un diagnóstico adecuado sobre el problema para la toma de decisiones. Recoger información sobre las motos y su siniestralidad. Hay que tener datos sobre las motos, sus características, el mercado y su evolución, la normativa reguladora, el acceso a la licencia de conducción, los diversos tipos de motociclistas según su sociología y su uso, la vigilancia de la disciplina, los accidentes y sus características, y la tipología de los siniestros y las víctimas.

• Evolución de la matriculación y del parque vehicular según tipo de motocicleta, cilindradas, potencia, antigüedad del parque, componentes.
• Datos económicos del sector de las motocicletas: fabricación y seguros.
• Datos de las empresas delivery, mensajería y moto taxi: números de empresas, trabajadores, estimación de trabajo subcontratación.
• Encuestas y/o entrevistas de opinión sobre los desplazamientos en motocicleta, de los motociclistas y de los otros usuarios.
• Perfil de los motociclistas: movilidad cotidiana, deportivos, profesionales en moto. Edades, motivos, experiencia.
• Descripción de la normativa reguladora sobre el uso de la moto en el país y el acceso a la licencia de conducción.
• Datos sobre la actividad de vigilancia de la disciplina en la conducción: número de denuncias, tipo de denuncias, porcentaje de sanciones cobradas. Además de recopilar datos cuantitativos, objetivos, para describir la realidad vinculada a la movilidad en motocicleta, deberemos obtener información descriptiva a partir de opiniones de los implicados y expertos. 

Descripción de la siniestralidad en motocicleta

A continuación se propone un listado de contenidos para describir la siniestralidad de las motocicletas y que pueden servir de guía en la construcción de la diagnosis de la ciudad.
• Datos generales de la siniestralidad y evolución: números absolutos y relativos, peso de los siniestros en motocicleta sobre el resto.
• Relación existente entre el parque de vehículos, los desplazamientos y la siniestralidad, los lesionados y las víctimas mortales.
• Descripción del momento del siniestro: día de la semana, hora, mes, estado del tiempo, luminosidad.
• Lugar del siniestro: tipo de vía, velocidad autorizada, cruce, semáforo, estado de la vía, pintura, pavimento, iluminación.
• Descripción de la motocicleta implicada: cilindrada, potencia, trucajes, luces, estado de los frenos, neumáticos, retrovisores.
• Descripción de los otros vehículos implicados: autos, camiones, furgonetas, vehículos de transporte de viajeros.
• Descripción de las víctimas: edades, puesto que ocupaban, conductor, pasajero, peatón, usuario de otro vehículo, gravedad de la lesión, uso de casco, equipamiento.
• Descripción de los conductores de motocicleta implicados en siniestros: edad, experiencia, tipo de motocicleta, uso de casco y equipamiento.
• Descripción del tipo de accidente: colisiones, tipo de vehículos en colisión, atropellos, caídas y deslizamientos, maniobras previas.
• El tipo de desplazamiento: durante el trabajo, ocio, desplazamientos cotidianos

Entrevistas en profundidad a usuarios de motocicletas

Los motociclistas son un colectivo de usuarios muy heterogéneo y cada colectivo merece un tratamiento diferenciado. La realidad de las motos en la ciudad es muy diversa. Los motivos por los que los ciudadanos deciden ir en moto por la ciudad son muy variados. Puede ser por vocación (el mundo de la moto es muy singular para los que se sienten atraídos), puede ser por necesidad (una forma de trabajo), o porque es una forma más barata y fácil para desplazarse de manera autónoma por el tráfico. Cada uno de los perfiles o segmentos de motociclistas presenta unas características particulares:

• Características socio-demográficas relativas a edad, género, nivel educativo, nivel de renta, ocupación, licencias de las que es titular y antigüedad, tipo de motocicleta que conduce y frecuencia en su uso.
• Conocimientos, actitudes, comportamientos, y creencias en torno a la seguridad vial, así como percepción sobre las situaciones típicas de riesgo.
• Reconocimiento de los riesgos que se asumen. Exposición al riesgo.

Catálogo de acciones
El foco del taller es, en primer lugar, identificar y consensuar acciones para la intervención. En segundo lugar, priorizar las acciones según criterios de viabilidad y de eficacia. Las iniciativas surgirán como propuestas de los agentes y, como es lógico, pretenderán resolver los problemas que se hayan identificado. A continuación, y a modo de guía, se listan acciones que han conformado algunos planes de seguridad para motocicletas. La lista de acciones está ordenada por áreas de actuación clásicas: educación y formación, concienciación, vigilancia y control, normativa, vehículos, infraestructuras, conductores profesionales, salvamento y recopilación de datos y análisis. La realidad en cada ciudad es distinta, pero puede ayudar a obtener una visión global.

Dirigidas a preparar a los motociclistas para una conducción segura

a. Educación y formación
 
Edad mínima para el acceso a la motocicleta. Es un debate necesario que ayuda a la concienciación. Debería coincidir con la edad mínima para el acceso al trabajo y así la motocicleta cumple una función social.
Ciclomotor y examen o pruebas de acceso. No debería permitirse circular con un vehículo a motor en medio del tráfico, aunque sea un ciclomotor, sin ningún tipo de formación o preparación.
Tipo de prueba de acceso para conducir motocicletas. Debe ser teórica y práctica. No solo para conocer el código de la circulación, también para conocer los riesgos asociados al manejo de la moto (seguridad vial) y práctica para garantizar n mínimo de estabilidad.
Reforzar los contenidos en seguridad vial en la prueba teórica. No se trata solo de conocer el código de tránsito, se trata especialmente de conocer los riesgos de la conducción en moto. Cifras de siniestros/tipos de siniestros/ causas más frecuentes, equipamiento.
Prueba práctica. Debe garantizar un mínimo de estabilidad. Ejecución básica de maniobres tipo en circuito cerrado; ideal complementarlo en conducción abierta.
Incorporar en el programa de examen para conducir vehículos de cuatro ruedas la convivencia con la motocicleta. Habitualmente en el programa de acceso al vehículo de cuatro ruedas no hay ninguna referencia a la moto. Si van a tener que compartir el espacio viario cada vez con más motocicletas es una buena oportunidad para formar y concienciar con las normas básicas de convivencia entre los dos vehículos.
Habilitar espacios para la práctica de la moto en la etapa de aprendizaje. El aprendizaje en la conducción de motocicletas se lleva a cabo normalmente de forma desordenada y descontrolada, por lo que se propone la habilitación de espacios conocidos, adecuados y seguros o segregados por parte de la administración a fin de facilitar la práctica de la moto en la etapa de aprendizaje.
Cursos de formación en seguridad vial a motociclistas como alternativa a la sanción. El motociclista infractor es un público objetivo para atraer a los cursos de seguridad vial sobre los desplazamientos en motocicleta. La sanción es una oportunidad para atraer al motociclista a los cursos. 
Oferta de cursos de conducción segura para motociclistas por la sociedad civil. Las asociaciones de automovilistas o de motociclistas pueden ofrecer de forma voluntaria y como una buena práctica cursos de conducción segura para motociclistas. Y las compañías de seguros y la administración pueden incentivarlos ya sea con reducción de la prima de seguro o con más puntos en el permiso por puntos.
Implicar a los vendedores en la seguridad en el uso de la motocicleta. Habitualmente los vendedores solo entregan un anual sobre el mantenimiento del vehículo elaborado por el fabricante. Los vendedores acostumbran a ser aficionados a la motocicleta. Se propone complementar la entrega del vehículo con la entrega de un manual o CD o consejos sobre el “buen uso de la motocicleta”. 
Incorporar la seguridad vial en los planes de formación en seguridad y salud laboral de las empresas que utilizan motociclistas. Por normativa del organismo público regulador del trabajo las empresas deber formar e informar a sus trabajadores sobre los riesgos asociados al puesto de trabajo. 
 
b.Concienciación
 
Realizar una campaña de información y concienciación cada vez que se adopta una medida. Las campañas de comunicación por sí solas o sueltas tienen una eficacia muy limitada. Pero cuando se acompañan de una medida ganan en interés y credibilidad. En consecuencia, cada vez que hay una novedad normativa en materia de motocicletas debe ir acompañada de su correspondiente campaña de información/comunicación / concienciación. 
Realizar campañas dirigidas a los conductores de cuatro ruedas sobre la convivencia con los motociclistas. Para trasladar el mensaje de que la seguridad vial depende de todos es aconsejable acompañar las campañas dirigidas a los motociclistas con campañas dirigidas a los otros conductores. Evita la sensación de que se está culpando solo a los motociclistas y son muy bien acogidas por el colectivo de conductores de motocicleta.
Utilizar a los motociclistas como prescriptores de buenas prácticas. Los motociclistas deben ser y sentirse protagonistas. Son medidas y consejos dirigidos a ellos. Es por ello que los mejores prescriptores son los propios motociclistas. La administración ayuda pero no debe ser la protagonista. 
Utilizar a las víctimas para la concienciación. Las víctimas tienen toda la credibilidad de su experiencia. Darles la oportunidad para explicarse y así evitar que nadie vuelva a pasar por lo que ellas han pasado.
Buscar un acuerdo o pacto con los medios de comunicación.
Organizar una jornada con los profesionales de los medios de comunicación y buscar alianzas. Sensibilizarles sobre el problema y establecer la mejor forma y modo de informar sobre los accidentes, sobre las víctimas y sobre las causas con pedagogía. Se busca el cambio de comportamientos y hoy en día sin los medios de comunicación no es posible.
Potenciar el uso de las redes sociales para la concienciación e información. Utilizar las redes sociales para promover valores seguros entre usuarios de las motocicletas y canalizar las sugerencias y propuestas de los motociclistas para mejorar la seguridad vial.

c. Dirigidas a combatir prácticas de riesgo
 
Vigilancia y control Uso del casco. Es el elemento más visible. Si falla el uso del casco falla todo. Habrá que hacer campañas de vigilancia y control hasta normalizar su uso. La medida más eficaz que se ha mostrado es la inmovilización de la motocicleta hasta que el motorista se presente con su respectivo casco. 
Alcohol. Es habitual hablar y pensar solo en los coches en las campañas contra el alcohol y la conducción. Habrá que incorporar la motocicleta en las habituales campañas contra el alcohol y la conducción. 
Disciplina en los semáforos. La mayoría de accidentes en moto se producen en los cruces y son colisiones fronto laterales y atropellos. Es básico y fundamental concienciar y conseguir la disciplina en cruces y semáforos.
Uso del teléfono móvil o de cualquier otro dispositivo con auriculares. La conducción exige la máxima atención y más en las motocicletas. El uso del teléfono móvil o de cualquier otro dispositivo con auriculares afecta a la necesaria atención y genera un riesgo evidente. 
Ruido. Los ciudadanos se quejan del ruido de algunas motocicletas en lo que es conocido como contaminación acústica. Deberá proveerse a algunas patrullas de agentes de sonómetros para poder controlar que no se superan los límites permitidos.
Competiciones. A veces se detectan competiciones de motociclistas en polígonos industriales, en tramos de curvas de carreteras secundarias o en calles de determinadas características. Habrá que diseñar planes especiales de vigilancia y control para desactivarlos y evitarlos.
Reincidentes. Son pocos pero causan o pueden causar mucho daño. Son aquellos que actúan habitualmente con desprecio a las normas básicas de la circulación y de la seguridad vial. Se propone la adopción de medidas espaciales dirigidas a los multi-reincidentes detectados.
 
d. Normativa
 
El conductor de la motocicleta es responsable del comportamiento del acompañante. La normativa debe dejar claro que el conductor de la motocicleta es responsable del uso del casco de su acompañante. 
Regular todo lo referente a los pasajeros. La normativa debe dejar claro que licencia permite llevar pasajeros, a partir de qué edad se puede llevar pasajero y que solo se puede llevar un pasajero.
Regular la prohibición de todo tipo de publicidad de las motocicletas que incluya prácticas de riesgo o que sea contraria a los valores de la seguridad vial. Al igual que con el alcohol o con el tabaco debe estar prohibida la publicidad de los vehículos asociada a la velocidad o a prácticas de riesgo así como la publicidad de cualquier producto en que aparezcan motociclistas sin casco, con exceso de pasajeros o realizando maniobras prohibidas como adelantamientos imprudentes. 

e. Dirigidas a minimizar los escenarios de siniestralidad
 
Vehículos más seguros, luces de día obligatorias. El objetivo es mejorar su visibilidad. La medida está operativa en toda Europa por Directiva de la Unión Europea. Actualmente todas las motos que se comercializan al ponerse en marcha se encienden automáticamente las luces de día del vehículo.
Espejos retrovisores obligatorios. La seguridad de la moto depende de su entorno. El disponer de espejos retrovisores a ambos lados mejora la visibilidad del entorno.
Distribuidor de frenada en ambas ruedas y/o ABS. El elemento básico y fundamental para la seguridad son los frenos y la distribución de frenada entre ambas ruedas se ha mostradInspección técnico mecánica obligatoria y/o incentivar la renovación del parque de vehículos. El vehículo nuevo es más seguro. Para evitar la circulación de vehículos en mal estado está el sistema de control periódico por las estaciones de control técnico de vehículos cada 5 años y en los casos de cambio de titularidad y para renovar el parque se vienen adoptando medidas de incentivo desde las administraciones para la sustitución de los vehículos con más de X años de antigüedad siempre que sean sustituidos por vehículos nuevos con unos estándares máximos de emisiones.
Adopción de espejos retrovisores cóncavos en autocares, autobuses y camiones. Los vehículos grandes y altos tienen un ángulo muerto que no permite ver vehículos pequeños situados en su lado y que al producirse el giro son o pueden ser arrollados. En Europa se ha adoptado la obligación para los vehículos pesados nuevos de disponer de retrovisores adecuados que amplían el campo de visión y su sustitución en los vehículos pesados antiguos en un plazo cómodo y posible.
Contra el riesgo de caída por apertura de puertas de los vehículos de cuatro ruedas. Un siniestro clásico que afecta a motociclistas y ciclistas es la apertura de la puerta sin haberse asegurado que no viene alguna motocicleta o bicicleta. Para hacer frente a este riesgo algunas ciudades han actuado sobre el colectivo de taxis, que es el que más abre las puertas traseras en ciudad, inhabilitando la puerta trasera izquierda para la bajada de viajeros que solo pueden acceder por la puerta trasera derecha o colocando retrovisores discretos para las puertas traseras y advirtiendo al viajero de asegurarse de que no vienen vehículos de dos ruedas antes de abrir la puerta.
 
f. Infraestructuras más seguras
 
Contra el riesgo de deslizamiento. Para hacer frente a los accidentes de caída de motociclista por deslizamiento se propone el uso de pintura antideslizante en la señalización horizontal, tapas de servicios públicos en calzada antideslizantes, presencia de aceite o gravilla en la calzada, evitar la circulación longitudinal sobre vías de tranvía.
Contra el riesgo de impacto con elementos agresivos en la banquina. Minimizar hasta donde sea posible la presencia de elementos agresivos en la banquina en caso de caída con atención a los cordones, a las señales verticales o cualquier otro elemento de riesgo de impacto.
Contra el riesgo derivado del mal estado de la calzada. Minimizar los socavones en calzada mediante su señalización y rápida subsanación. Correcta conservación y mantenimiento de la calzada.
Actuaciones específicas en los tramos de concentración de accidentes. Los accidentes de motocicletas se concentran en determinados puntos o tramos de la red viaria. Es precisa la elaboración y mantenimiento del mapa de la accidentalidad ara la detección de los puntos o tramos de concentración de accidentes. 
Instalación de vallas protectoras seguras para motociclistas. Las vallas de protección lateral de carretera diseñada para vehículos de cuatro ruedas pueden ser agresivas para los motociclistas por su efecto guillotina o cortante en caso de colisión. En determinadas curvas con riesgo de caída y de forma muy selectiva puede estudiarse su sustitución por vallas protectoras seguras para motociclistas.
 
g. Acciones dirigidas a mejorar la seguridad en el trabajo en motocicleta
 
Formación sobre los riesgos derivados del trabajo. La normativa laboral para la prevención de accidentes de trabajo obliga a las empresas a formar e informar al trabajador sobre los riesgos derivados del trabajo. En el caso de los trabajadores que utilizan las motocicletas para hacer entregas el riesgo es el siniestro de tránsito. En consecuencia las empresas deberán dar una formación e información sobre la seguridad en los desplazamientos en moto. 
Buen estado del vehículo. La motocicleta es la herramienta o la máquina del trabajo. La empresa no puede ni debe desentenderse de las condiciones de la herramienta o máquina de trabajo. Habrá que definir los estándares mínimos para la seguridad. Luces, frenos, estado de los neumáticos, retrovisores y antigüedad máxima o certificado de la Inspección Técnica Vehicular. Y las empresas deben responsabilizarse de
su cumplimiento.
Equipamiento. El equipamiento también es importante para mejorar la seguridad. La empresa no puede ni debe desentenderse del equipamiento que en este caso es la ropa de trabajo. Los estándares habituales son casco homologado, chaqueta con elementos reflectantes, guantes y botas. Las empresas deben responsabilizarse de su cumplimento.
Condiciones de trabajo. El riesgo está en el pago por entrega o sistema de abono que puede incentivar la máxima velocidad no respetando semáforos y alimentando prácticas de riesgo. No es fácil, pero las buenas prácticas aconsejan evitar la publicidad centrada en que las entregas se hacen más rápido que la competencia, en que los contratos con las administraciones se basen en parámetros que no sean la máxima
rapidez o tiempo de entrega y en penalizar la siniestralidad de las empresas de entregas en motocicleta.
Buscar un pacto o acuerdo de buenas prácticas con las empresas a domicilio o delivery, mensajerías, moto taxi y otras empresas que contratan profesionales que usan la moto para realizar su trabajo: médicos y paramédicos, servicios de taller automotriz. Organizar un encuentro con las empresas de entregas en motocicleta para buscar su complicidad. Sensibilizarles sobre el problema, los costes que les comporta y buscar un código o acuerdo de buenas prácticas para reducir la siniestralidad. Se busca su implicación y compromiso en un problema que es de todos pero en el que ellos forman parte de la solución y mejorará su imagen.
 
h. Acciones post-siniestro
 
Más y mejor información sobre la siniestralidad de las motocicletas. La información es indispensable para la toma de decisiones. La creciente importancia de las motocicletas en la seguridad vial aconseja y justifica la utilización de un formulario único para el registro de los siniestros, la disposición de un sistema de gestión integrada de los datos de la siniestralidad, la existencia de una base de datos sobre siniestralidad, el uso de la localización de los siniestros por medio del GPS de las policías y el establecimiento de indicadores aceptados internacionalmente para permitir comparaciones.
Fomento de la investigación en materia de motocicletas y seguridad vial. En atención a la preocupación social por la siniestralidad y sus consecuencias y a la importancia creciente de las motocicletas en este tema se propone promover la implicación de las universidades y centros de I+D+I en la investigación en materia de motocicletas y seguridad vial.
Mejorar la atención a las víctimas. Realizar simulacros, ensayos y formación de los servicios de emergencias para mejorar la atención de los motociclistas en caso de accidente y a fin de revisar, actualizar y mejorar la atención a los siniestros de motocicletas y sus víctimas por los servicios de emergencias se propone la realización periódica de simulacros para comprobar los protocolos de actuación.

i. Planificación de acciones

Priorización
La función principal del taller es ser capaz de identificar y dimensionar el mayor número posible de medidas que contribuyeran a la disminución de la siniestralidad de los motociclistas. Una vez celebrado el taller, el primer paso es priorizar las medidas. Se trata de conseguir una lista ordenada de acciones para su puesta en marcha, es decir, para calendarizarlas.
Se recomienda realizar la priorización atendiendo a tres criterios:
• Impacto en la disminución de la siniestralidad
• Viabilidad de su ejecución
• Nivel de consenso

j. Calendario de ejecución del plan

El proceso de priorización nos dará unas primeras instrucciones para la elaboración del calendario.

Se recomienda:
• indicar si la medida se debe realizar a corto plazo (en el primer año), medio plazo (en uno o dos años) o largo plazo (más de dos años).
• concentrar primero los esfuerzos en pocas acciones pero desarrolladas con máxima intensidad.
• empezar por las acciones que tengan más impacto, con el objetivo de obtener resultados y mantener el interés de los agentes y los conductores para contribuir.

Presupuesto y recursos humanos.
Son los elementos indispensables de un plan de acción política. Determinan el compromiso de la acción de gobierno. Sin un equipo que impulse el plan y presupuesto tentativo no tendremos un plan, sino una declaración de intenciones.

Metodología para elaborar planes de seguridad vial para motociclistas.

Descripción de las medidas.
Es imprescindible describir lo más detalladamente posible qué se pretende con la acción y cómo se debería realizar. Se recomienda elaborar un formato de fichas para la descripción, que se estructure en los siguientes apartados:

Título de la medida Claro, conciso, que defina la medida.
Objetivo Debe definir qué se pretende conseguir con la medida.
Descripción Debe definir cómo se propone que se realice.
Responsable Organismo que debe liderar la ejecución.
Participantes Otros agentes o administraciones que deben participar.
Indicadores De actividad y de resultado.
Calendario Prever el calendario para la ejecución de la medida.
Presupuesto Aproximado.

Criterios para la descripción de las medidas
A modo de sugerencia, se proponen tres criterios para la descripción de las medidas:
Consenso: Este consenso podrá afectar a plazos, recursos materiales y humanos, entidades participantes, alcance y, en general, a cualquier aspecto que se considere importante.
Coordinación: El modelo de coordinación se utilizará para el despliegue de medidas que necesitan, por su naturaleza, varios agentes. La medida será ejecutada por diversas entidades de forma autónoma, pero se establecerán de antemano mecanismos de coordinación y seguimiento conjunto de la marcha de los planes individuales.
Corresponsabilidad: La corresponsabilidad es el modelo de gestión más complejo. Las entidades se comprometen a ejecutar de forma conjunta e interdependiente una medida, atribuyéndose a cada entidad determinados roles, recursos y acciones en un esquema de gestión compartida.

Seguimiento y control del plan

Como se ha comentado en anteriores capítulos, es conveniente prever un espacio para el seguimiento y control de la ejecución del plan.
En todo caso, periódicamente se deberá comprobar:
Grado de avance del plan: cumplimiento de los calendarios establecidos.
Seguimiento de la ejecución de las acciones: información sobre las medidas que están en proceso de ejecución.
Evaluación de los resultados: del objetivo general y los objetivos específicos previstos.

En todo caso también, se necesitará información y datos para el seguimiento de las acciones y la evaluación de resultados.

Sistema de indicadores

Para el seguimiento y la evaluación. Es en el momento de la planificación de las acciones (ficha de descripción de las acciones) cuando se deben identificar los indicadores que se deben medir a lo largo su desarrollo.
Los indicadores nacen a partir de la definición de las variables críticas: objetivos, acciones o resultados. Permiten determinar y evaluar el grado de cumplimiento de los objetivos de un plan. Se utilizan para el seguimiento de la eficacia de cualquier aspecto de la gestión. El indicador es la relación entre las variables cuantitativas o cualitativas, que permite observar la situación y las tendencias de cambio generadas en el fenómeno observado, respecto de objetivos y metas previstas e influencias esperadas. Los indicadores son necesarios para poder mejorar. Lo que no se mide no se puede controlar y lo que no se controla no se puede gestionar.

El plan debe contemplar cuatro tipos de indicadores: Indicadores de resultados, indicadores de exposición, indicadores de actividad y los indicadores del nivel de seguridad.

• INDICADORES DE RESULTADOS: Evalúan las consecuencias de las medidas realizadas. En el caso de los siniestros de tránsito son los siniestros, propiamente dichos, sus circunstancias, las víctimas y su gravedad, y los costes asociados. 
• INDICADORES DE EXPOSICIÓN: Se utilizan para calcular el riesgo que existe en la ciudad relacionado, en este caso, con el uso de las motocicletas. Se trata de estimaciones vinculadas a la movilidad y el tránsito de la ciudad (longitud red, vehículos-km, consumo combustible, parque vehículos) y estimaciones de riesgo personal de los motociclistas (persona-km, población, número de viajes, tiempo en tráfico, censo conductores).
INDICADORES DEL NIVEL DE SEGURIDAD: Pretenden proporcionar un mejor entendimiento de la calidad del sistema, es decir, miden las condiciones de seguridad del sistema de transporte. También permiten vigilar y controlar el efecto de las intervenciones de los programas de seguridad vial. Se refiere a las medidas que tienen una relación causal con los accidentes o con su letalidad. Se refiere a datos sobre uso del casco, velocidades, uso de luces en las motocicletas, consumo de alcohol o drogas, etc.
INDICADORES DE ACTIVIDAD: Ligados a las acciones de los programas definidos en el plan. Se definen en el momento de la programación de las acciones. Nos aproximaremos a la evaluación de las medidas cuando relacionemos los indicadores de actividad con los del nivel de seguridad y los de resultados. Se trata de contabilizar las acciones: campañas, alumnos en formación, denuncias tramitadas, radares disponibles, km de calles 30, km de vías reasfaltadas, etc.

El Cuadro de Mando del plan
Una herramienta muy útil es elaborar un Cuadro de Mando que agrupe a los principales indicadores. Se trata de garantizar una toma de decisiones permanente, es decir, insistir o rectificar las decisiones tomadas. Se deben escoger los indicadores más significativos que nos permitan observar tres efectos:
• Seguir la evolución de las grandes problemáticas de la motocicleta identificadas en la ciudad.
• Seguir la evolución de las actuaciones previstas en el plan.
• Compararse con la evolución que están obteniendo otras ciudades.

Conclusiones

Primera: Centra su enfoque en dar herramientas a los responsables y los equipos técnicos municipales para que puedan formular estrategias eficaces para la reducción de la siniestralidad de un colectivo altamente vulnerable: los motociclistas.
Segunda. El rápido crecimiento del parque de motocicletas en la movilidad de las ciudades y el aumento de los siniestros y víctimas, aconseja y justifica concentrar los esfuerzos en este tipo de vehículos.
Tercera. Las motocicletas pueden y deben servir para abrir el debate sobre los siniestros de tránsito y sus consecuencias, mejorar la concienciación y como motor de arrastre para abordar la seguridad de los otros modos de desplazamiento.
Cuarta. La condición previa para una buena política de seguridad vial es una buena política de movilidad urbana. El debate sobre las motocicletas nos llevará al debate sobre el modelo de desplazamientos en nuestras ciudades que es un debate necesario y conveniente.
Quinta. La seguridad vial descansa en valores como son la autorresponsabilidad, el pensar en los demás, el compartir la vía pública y el civismo que conforman toda una pedagogía social que conviene promover en el ámbito de las ciudades.
Sexta. El plan de seguridad para los desplazamientos en motocicleta descansa en el convencimiento de que los siniestros son evitables, que si otras ciudades han podido nosotros también podemos, que en el siglo XXI no es aceptable negociar el tránsito a cambio de vidas humanas, que la administración sola no puede hacer frente al problema y se necesita la movilización y el compromiso de la sociedad civil y que, al final, habrá los siniestros y las víctimas que los ciudadanos estén dispuestos a aceptar.
Séptima. El plan de seguridad vial para los desplazamientos en motocicleta descansa en los siguientes principios:

• Participación, de todos los implicados
• Transparencia, en la información y el debate
• Consenso, que no unanimidad
• Experiencia, compartir los problemas y las soluciones de otros ayuda
• Transversalidad, única forma de abordar problemas complejos
• Soluciones, plantear medidas concretas
• Autoevaluar, constantemente
• Responsabilidad, rigor en el trabajo bien hecho

Este plan tipo de seguridad vial para los desplazamientos en motocicleta para las ciudades de la Latinoamérica aborda una de las problemáticas más importantes de la siniestralidad en la región: los motociclistas en las ciudades. Como última conclusión se presentan propuestas con el objetivo de consolidar un proyecto para la promoción de políticas sobre la seguridad de los desplazamientos en motocicletas en las ciudades:

1. Promover una “Carta para la mejora de la seguridad de los desplazamientos en motocicleta en la ciudad” Es una declaración de principios en la que se recoge la realidad de la presencia de las motocicletas en la movilidad urbana, los derechos y obligaciones de los motociclistas y del resto de usuarios de la vía pública y el compromiso de todos para mejorar la convivencia entre los diversos modos de desplazamiento.
2. Promover un encuentro de ciudades para la mejora de los desplazamientos en motocicleta Es un encuentro en el que las ciudades deben ser las protagonistas, tiene como objetivo el intercambio de experiencias y de buenas prácticas de las municipalidades, debe abordar todos los temas o ámbitos temáticos relacionados con la seguridad de los desplazamientos en moto y acabar con una declaración conjunta.
3. Crear un sitio web como punto de encuentro para la mejora de la seguridad de los desplazamientos en motocicleta en Latinoamérica Esta página web debe permitir la identificación de todas las asociaciones y entidades que trabajan por y para la seguridad de las motocicletas agrupadas por sectores, temas y países. Contactar a los responsables de las diversas organizaciones internacionales y administraciones sobre seguridad vial y motocicletas. Ser repositorio de documentación, planes, programas y documentos de interés sobre el tema. Y dar la posibilidad de realizar consultas a través de encuestas o someter a consideración nuevas acciones o iniciativas así como de recibir sugerencias.
 

 

Mas Noticias

Te Recomendamos

Volver